2 de julio de 1942

2 de julio de 1942


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

2 de julio de 1942

Julio

1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031

África del Norte

Los ataques alemanes en la línea de El Alamein fracasan. Las tropas alemanas retroceden

África

Las tropas británicas ocupan la isla de Mayotte, una posesión francesa entre Madagascar y la costa africana



Los & # 8220 Comités de Gestión Laboral & # 8221 & # 8211 Una amenaza para el trabajo

De Acción Laboral, Vol. 6 No. 28, 13 de julio de 1942, p. & # 1602.
Transcrito y marcado por Einde O & # 8217Callaghan para el Enciclopedia del trotskismo en línea (ETOL).

En la última semana & # 8217s Acción Laboral En este artículo mostramos cómo los comités obrero-patronales están en contra de los intereses INMEDIATOS de los trabajadores. Estos comités se han desarrollado para convertir a los trabajadores en caballos de carreras, sin tener en cuenta su salud y las normas sindicales establecidas. Su objetivo es prevenir las acciones de huelga necesarias para mejorar las condiciones de trabajo y obtener aumentos salariales acordes con el aumento del costo de vida. Además, con la ayuda de dichos comités, los empleadores pueden evitar que los trabajadores busquen y obtengan empleos que paguen salarios más altos u ofrezcan mejores condiciones de trabajo. La rotación laboral ya se ha reducido del 25 por ciento anual en la última guerra al 4 por ciento en la guerra actual. (New York Times, 7 de junio) Esta es una reducción debida en gran parte al funcionamiento de los comités de gestión laboral & # 8211 una técnica cubierta de azúcar para & # 8220 congelar & # 8221 trabajadores a trabajos que pagan menos, sin recurrir al decreto que Paul McNutt está dispuesto a aplicar.

La guerra imperialista ofrece a la clase dominante una oportunidad de oro (en su opinión) para usar la & # 8220 defensa nacional & # 8221 y la & # 8220 unidad nacional & # 8221 no solo para atar a los trabajadores al carro de guerra imperialista, sino también para llevarse paso a paso. , a través del comité de gestión laboral & # 8217s, las ganancias laborales & # 8217s duramente ganadas.
 

Los jefes y el modelo # 8217 para el futuro

Pero los empleadores y el gobierno también tienen un objetivo ÚLTIMO de posguerra para los comités de trabajadores y empresarios. Como ha admitido Wendell Lund, director de la división de producción laboral de la War Labor Board, las técnicas de cooperación entre los trabajadores y la gerencia desarrolladas durante la guerra son para proporcionar un patrón & # 8220 para el mismo tipo de trabajo en equipo y cooperación en los días de paz & # 8221. (New York Times, 7 de junio)

¿Por qué los jefes quieren & # 8220 trabajo en equipo & # 8221 en el período de posguerra? Primero, los patrones han demostrado su absoluta incompetencia para evitar el caos en su propia economía. No se necesitan más pruebas de esto que las depresiones periódicas, las guerras capitalistas periódicas y la incapacidad de los patrones para producir con eficacia incluso para su propia guerra. Por otro lado, el trabajo ha demostrado su indispensabilidad no solo como fuerza de trabajo, sino también en el desarrollo de ideas para la producción. Sospechando de su propia impotencia, incompetencia y prescindibilidad, y confrontada con la capacidad de la clase trabajadora, la clase capitalista quiere una reorganización de la industria con la cooperación o colaboración del trabajo. Los jefes quieren todo lo que la mano de obra puede darles & # 8211 en productividad, eficiencia e ideas, siempre que esto no vaya acompañado de amenazas o avances en su control, gestión y propiedad de la producción continuos.

Como dijo Wendell Lund (New York Times, 7 de junio):

& # 8220Los hombres a lo largo de las cintas transportadoras, o cortando troqueles o perforando en busca de petróleo, son una gran reserva de producción creativa y constructiva, ideas que, hasta ahora, apenas hemos comenzado a aprovechar. & # 8221 Los jefes no pueden & # 8217t siquiera administran su propio sistema, por lo que los trabajadores han sido y están siendo alentados a idear medios para una producción más eficiente. Hoy, el gobierno interviene para ayudar a los patrones a obtener estas ideas para una producción eficiente mediante un sistema de premios, certificados y citaciones de la Junta de Producción de Guerra. Pero para asegurarse de que el uso de estas ideas de los trabajadores no constituya una amenaza para los patrones y # 8217 que retienen la gestión de la producción, estos premios están restringidos a las plantas que han instituido voluntariamente comités de gestión laboral. & # 8221 (New York Times, Junio ​​16)

En otras palabras, los patrones, con la ayuda del gobierno, esperan continuar su explotación de los trabajadores aprovechando sus ideas dentro del marco de los comités de trabajadores y empresarios.
 

Los jefes quieren un movimiento laboral seguro

En segundo lugar, y más importante, el trabajo ha ido desarrollando su fuerza y ​​militancia en la organización, especialmente en las grandes huelgas que resultaron en la formación de los poderosos sindicatos industriales CIO.

Sabiendo que un movimiento obrero militante puede causar estragos en los designios políticos e imperialistas de la clase dominante, el problema de esta clase es y sigue siendo cómo desvitalizar un movimiento obrero vivo y hacer que sea & # 8220 seguro y sano & # 8221 o impotente ponerse de pie. por sus necesidades, su nivel de vida y sus derechos democráticos. Los comités obrero-patronales son el dispositivo organizativo más poderoso hasta ahora improvisado por los patrones en el período actual para lograr este fin, y no tienen la intención de renunciar o ignorar el dispositivo que ahora resulta apetecible por las & # 8220 exigencias & # 8221 de la guerra. .

En el pasado, los patrones podían confiar en los sindicatos seguros y conservadores de la AFL de la vieja escuela. Pero esto no resolvió el problema de la lucha de clases en relación con los millones de trabajadores involucrados en las industrias de producción en masa que presionaron por la organización.

Cuando nació la NRA, dio un tremendo ímpetu a la organización sindical al otorgar la aprobación del gobierno a la organización. Para desviar esta organización hacia canales seguros y evitar que los trabajadores organizaran sindicatos militantes, los patrones intentaron imponer sindicatos de empresa a los trabajadores. Los sindicatos de empresas crecieron como hongos al comienzo del período de la NRA.

Por otro lado, la Administración Roosevelt, reconociendo que era imposible frenar la presión de los trabajadores por sus propias organizaciones, trató de canalizar las luchas y sus organizaciones por canales seguros mediante la utilización de todo tipo de intervención gubernamental en los conflictos laborales.

Pero los métodos sindicales de empresa de los empleadores y los métodos de intervención del gobierno de la Administración Roosevelt & # 8211 ambos de propósito colaboracionista & # 8211 no lograron detener la organización del trabajo en sindicatos industriales fuertes que llevaban a cabo luchas militantes. Como resultado del aumento de la situación económica en 1935 & # 821137, que proporcionó empleo a millones después de años de escasez de desempleo, el CIO nació y demostró su derecho a continuar existiendo mediante métodos de lucha militantes (huelgas, piquetes masivos, sentadas , etc.). Con todas las dificultades internas, multiplicadas varias veces, la organización y el concepto del CIO siguen siendo el gran logro y la esperanza del trabajo en el frente económico.

Si no hubiera intervenido la guerra imperialista, con la consiguiente capitulación de la burocracia sindical ante la ofensiva de los patrones, los sindicatos de la CIO habrían aumentado aún más en fuerza y ​​militancia. Como indicó Philip Murray, presidente del CIO, en la convención del CIO en 1941 en Detroit, es concebible que hubieran ingresado al campo político de forma independiente como un movimiento político obrero.
 

Los jefes y la ofensiva # 8217 después de la guerra

Temiendo el resurgimiento del movimiento militante de la clase obrera en el período de la posguerra, los patrones incluso ahora buscan fortalecer los comités obreros-patronales a expensas del gobierno. De buena fe sindicatos.

Pero, en el período de la posguerra, con millones de trabajadores que ya no se necesitan para la producción de guerra, la mano de obra se encontrará en una posición mucho más débil económicamente para combatir a los patrones & # 8217 ofensivos & # 8211 una tarea que es bastante difícil bajo las condiciones más favorables. condiciones de relativa escasez de mano de obra, fuerte organización sindical y trabajadores militantes.

HOY, los trabajadores deben prepararse para el futuro estando en guardia contra cualquier intento de desvitalizar sus organizaciones. Esto significa, concretamente, que los militantes de los sindicatos continúan hablando en las reuniones y convenciones sindicales para el mantenimiento de las normas sindicales e indican su desconfianza y oposición a los propósitos y prácticas antisindicales de los comités obrero-patronales.
 

Mantener De buena fe Sindicatos

Es el De buena fe sindicatos que han adquirido la experiencia, la técnica y desarrollado la maquinaria organizativa para resolver mejor los problemas de los trabajadores en relación con los empleadores. Debe resistirse a todas y cada una de las invasiones, pequeñas o grandes, de las prerrogativas sindicales. No hay nada en relación con los salarios, las horas, etc., que no pueda ser mejor hecho por el propio sindicato que por la maquinaria de los comités obrero-patronales. Estos comités de trabajadores y empresarios son solo una variación del sindicalismo empresarial, una amenaza mortal para la organización sindical. Los sindicatos sólo mantienen su fuerza mediante la vigilancia y la lucha constantes, huelgas, etc. Al abandonar sus logros y derechos, los sindicatos se debilitan inevitablemente. Las filas, sin sentir los efectos diarios y sin ver las evidencias diarias de los esfuerzos sindicales, tienden cada vez más a perder la confianza en los sindicatos, que son en realidad sus mejores armas. Los comités obrero-patronales aceleran el debilitamiento de la estructura y el organismo sindical. A los empleadores les gusta que los trabajadores no deberían & # 8217t & # 8211 y deberían hacer algo al respecto.
 

Rangos dudosos de los comités

La burocracia sindical, casi en su totalidad, se ha permitido seguir adelante, a veces con escepticismo y a regañadientes, pero sin embargo ha estado de acuerdo con la formación de comités obreros-patronales con el fin de lograr una & # 8220 producción eficiente & # 8221 para la & # 8220 guerra por la democracia. & # 8221 Los estalinistas también & # 8211 como servidores del Kremlin & # 8211 han apoyado plenamente y en muchos casos han sido directamente instrumentales en el establecimiento de comités obreros-patronales. Pero los trabajadores de base tienen más que dudar de la estructura de la gestión laboral. Sus experiencias hasta ahora indican que estos comités no están en sus intereses & # 8211 LOS TRABAJADORES & # 8217 & # 8211.

A medida que avanza la guerra y los efectos de los comités obreros-patronales sobre las normas laborales y los sindicatos se manifiestan claramente, las filas de los trabajadores comenzarán a sacudir la cabeza en protesta y dirán:

¡Suficiente! Los comités obrero-patronales son comités de los patrones para administrar a los trabajadores. Los trabajadores no quieren formar parte de ellos. Los trabajadores dependerán de nuestras propias organizaciones & # 8211 nuestros propios sindicatos. & # 8221
 

Trabajador ofensivo hacia el control del trabajador

Hoy en día, más y más trabajadores están comenzando a darse cuenta de la necesidad de que los trabajadores tengan voz en cómo se lleva a cabo la producción para desarrollar cierto control en y sobre la producción y, finalmente, asumir el control total. Sin embargo, cualquiera que se engañe a sí mismo oa los demás de que los comités laborales y administrativos son un paso hacia el control de la producción # 8217 de los trabajadores, encuentra la respuesta en las declaraciones de los propios fabricantes en sentido contrario. Una encuesta reciente de fabricantes demostró su satisfacción con estos comités porque & # 8220 de ninguna manera permiten que los trabajadores asuman las funciones de gestión & # 8221 (New York Times)

Los trabajadores deben lograr el control de la producción a través de sus propias organizaciones & # 8211 los sindicatos, etc. (La relación del control de la producción de los trabajadores con el sistema capitalista no está dentro del alcance de este artículo, aunque es decisiva en la solución del mismo.) En algunos casos, para proteger sus propios intereses inmediatos, los sindicatos ya han ganado la derecho a consultar los libros de los patrones para determinar las ganancias, etc., ya hacer demandas de ajustes salariales y otras mejoras en las condiciones de trabajo en consecuencia.

CUANDO LOS TRABAJADORES SE ENCUENTRAN EN LA GESTIÓN DE LA MAQUINARIA PRODUCTIVA A TRAVÉS DE SUS PROPIAS ORGANIZACIONES, ESTÁN HACIENDO AVANCES IMPORTANTES. ESTÁN DESARROLLANDO IDEAS QUE EN EL CURSO DE LAS LUCHA ECONÓMICA Y POLÍTICA ENTRE LOS JEFES Y LOS TRABAJADORES LLEVARÁN AL CONCEPTO DE TRABAJADORES PLENOS Y # 8217 CONTROL DE LA PRODUCCIÓN EN EL INTERÉS DE LOS TRABAJADORES EXCLUSIVAMENTE. QUE DEBE CONVERTIRSE Y SER LA RESPUESTA FINAL Y REAL DEL TRABAJO A LOS COMITÉS DE GESTIÓN LABORAL.


¿Qué pasaría si los alemanes ocuparan preventivamente el norte de África francés en julio de 1942?

No me refiero a enviar fuerzas en retirada de Egipto-Libia a Túnez. Como en OTL, esperaría que se retiraran allí.

Más bien me refiero a las fuerzas del Eje transportadas principalmente por aire (probablemente también en el mar) en * después de * OTL's TORCH de * Europa * que estuvieron primero bajo el mando de COL-GEN Walter Nehring, y luego Von Arnim una vez que Nehring fue despedido.

Estas fuerzas, junto con las fuerzas del Eje en retirada lideradas por Rommel, fueron suficientes para mantener en existencia una cabeza de puente tunecina del Eje desde el 9 de noviembre de 1942 hasta el 13 de mayo de 1943.

Lo que propongo es que estas fuerzas, o su equivalente en composición, se desplieguen por mar y aire meses antes, y sobre un área geográfica más amplia, tan al oeste como puedan llegar dentro del norte de África francesa.

Obviamente, dado que estas fuerzas específicas no estuvieron completamente inactivas desde julio de 1942 hasta noviembre de 1942, y estaban realizando tareas o entrenando antes, esto tiene el costo de algo, pero no estoy seguro de qué específicamente.

No creo que haya asegurado que los franceses de Vichy en el norte de África cambien de lado con rapidez y prisa por negar la mayor parte de Argelia y Marruecos a los alemanes.


Contenido

Archipiélago de Svalbard Editar

El archipiélago de Svalbard se encuentra en el Océano Ártico, a 1.050 km del Polo Norte y a una distancia similar al norte de Noruega. Las islas son montañosas, los picos permanentemente cubiertos de nieve, algunos glaciares hay terrazas fluviales ocasionales en el fondo de valles escarpados y alguna llanura costera. En invierno, las islas se cubren de nieve y las bahías se hielan. La isla de Spitsbergen tiene varios fiordos grandes a lo largo de su costa oeste e Isfjorden tiene hasta 16 km de ancho. La Corriente del Golfo calienta las aguas y el mar está libre de hielo durante el verano. Se establecieron asentamientos en Longyearbyen y Barentsberg en ensenadas a lo largo de la costa sur de Isfjorden, en Kings Bay, al norte de la costa y en Van Mijenfjorden al sur. Los asentamientos atrajeron a colonos de diferentes nacionalidades y el tratado de 1920 neutralizó las islas y reconoció los derechos mineros y pesqueros de los países participantes. Antes de 1939, la población estaba formada por unas 3.000 personas, en su mayoría noruegas y rusas, que trabajaban en la industria minera. Las minas a la deriva estaban conectadas a la costa mediante vías de cable o rieles aéreos y el carbón vertido en invierno se recogía después del deshielo de verano. En 1939, la producción era de unas 500.000 toneladas largas (510.000 t) al año, divididas aproximadamente a partes iguales entre Noruega y Rusia. [1]

Operaciones aliadas Editar

Operación guantelete editar

Gauntlet fue una operación combinada aliada desde el 25 de agosto hasta el 3 de septiembre de 1941 durante la Segunda Guerra Mundial. Las fuerzas canadienses, británicas y noruegas libres desembarcaron en la isla noruega de Spitsbergen en el archipiélago de Svalbard, a 1.050 km al sur del Polo Norte. Las minas de carbón en las islas eran propiedad y estaban operadas por Noruega en Longyearbyen y por la Unión Soviética en Barentsburg, ambos gobiernos acordaron su destrucción y la evacuación de sus ciudadanos. El objetivo de Gauntlet era negar a los alemanes el carbón, la infraestructura minera y de transporte, el equipo y los almacenes en Spitsbergen y suprimir las estaciones inalámbricas en el archipiélago, para evitar que los alemanes recibieran informes meteorológicos. Gauntlet fue un éxito, los alemanes no se habían enterado de la expedición hasta que se había ido. Los asaltantes no sufrieron bajas, la población de Svalbard fue repatriada, los asaltantes tomaron varios barcos como premios y un buque de guerra alemán fue hundido en el viaje de regreso. [2]

Operación Fritham Editar

La Operación Fritham (30 de abril - 14 de mayo de 1942) fue un intento aliado de asegurar las minas de carbón en Spitzbergen, la isla principal del archipiélago de Svalbard, a 650 millas (1050 km) del Polo Norte y aproximadamente a la misma distancia de Noruega. Un grupo de tropas noruegas zarpó de Escocia el 30 de abril para volver a ocupar la isla y expulsar a un grupo meteorológico alemán. El 14 de mayo, cuatro bombarderos de reconocimiento alemanes hundieron los barcos en Green Harbour. El comandante, Einar Sverdrup, y once hombres murieron, once hombres resultaron heridos y la mayoría de los suministros se perdieron con los barcos. El 26 de mayo, una Catalina hizo contacto con Fritham Force y destruyó un bombardero alemán Ju 88 atrapado en el suelo. Más salidas entregaron suministros, atacaron bases meteorológicas alemanas, evacuaron heridos y rescataron a marineros náufragos. [3]

Operación Caja de cambios Editar

Operation Gearbox (30 de junio - 17 de septiembre de 1942) fue una operación noruega y británica que reemplazó a la Operación Fritham. Los supervivientes de Fritham Force habían recuperado todo el equipo que pudieron y establecieron un campamento en Barentsburg, que había estado desierto desde la Operación Gauntlet y enviaron grupos de reconocimiento. El Almirantazgo descubrió gran parte de lo que había sucedido, a través de Ultra descifrados de Luftwaffe Señales inalámbricas codificadas en Enigma. El 2 de julio, 57 noruegos con 116 toneladas largas (118 t) de suministros llegaron en crucero. Barentsburg fue fortificada y las partes atacaron la fiesta meteorológica alemana en Longyearbyen el 12 de julio, solo para descubrir que habían partido tres días antes. La pista de aterrizaje fue bloqueada y el 23 de julio, un Ju 88, que transportaba a una tripulación experimentada y dos altos funcionarios, fue derribado mientras volaba a baja altura sobre el terreno de aterrizaje. El plan alemán de enviar otro grupo meteorológico se había frustrado. [4]

Operation Gearbox II Editar

Operation Gearbox II (17 de septiembre de 1942 - 7 de septiembre de 1943) fue una operación noruega y británica. Los refuerzos de Operation Gearbox consolidaron las defensas de Barentsburg e hicieron preparativos para Gearbox II, otro refuerzo de los noruegos y parte del plan del Convoy PQ 18, para evitar una repetición del Convoy PQ 17 (27 de junio - 10 de julio de 1942) en el que 24 de los 35 cargueros se habían hundido. Los engrasadores de flotas RFA Ranger azul y RFA Oligarca y cuatro escoltas de destructores zarparon de Scapa Flow el 3 de septiembre y anclaron en Lowe Sound varios días después. Del 9 al 13 de septiembre, los relevos de destructores se separaron del PQ 18 para repostar antes de que el convoy pasara por Bear Island y en el rango de la Luftwaffe bombarderos y torpederos con base en el norte de Noruega. Otra fiesta meteorológica alemana fue expulsada de la isla por los noruegos y el 19 de octubre, el crucero USS Tuscaloosa y cuatro destructores entregaron más tropas noruegas. [5] [6]

Operaciones alemanas Editar

Operación Bansö, 1941-1942 Editar

En agosto de 1941, los aliados habían eliminado las estaciones meteorológicas alemanas en Groenlandia, la isla Jan Mayen, la isla Bear (Bjørnøya) y los informes meteorológicos civiles de Spitzbergen. los Kriegsmarine y el Luftwaffe inspeccionó los sitios terrestres para las estaciones meteorológicas en el rango de suministro marítimo y aéreo, algunas para ser tripuladas y otras automáticas. Wettererkundungsstaffel 5 (Wekusta 5) parte de Luftflotte 5, tenía su sede en Banak, en el norte de Noruega. [7] El Dr. Erich Etienne, un ex explorador polar, ordenó una operación para instalar una estación tripulada en Advent Bay (Adventfjorden). Su subsuelo de grava aluvial era aceptable para un terreno de aterrizaje. El sitio recibió el nombre en clave Bansö (desde Banak y Spitzbergen Öya) y el 25 de septiembre comenzaron los vuelos en ferry de hombres, equipos y suministros. Los pilotos del He 111, Ju 88 y Ju 52 adquirieron experiencia de aterrizaje en terreno blando, cortado con surcos y rocas. [8]

Los británicos siguieron los eventos en Bletchley Park a través de ultra descifrados, lo que se vio facilitado por la voluntad alemana de hacer un uso rutinario de las comunicaciones por radio. El Dr. Albrecht Moll y tres hombres llegaron para pasar el invierno de 1941-1942 transmitiendo informes meteorológicos. El 29 de octubre de 1941, Hans Knoespel y cinco meteorólogos fueron instalados por el Kriegsmarine en Lilliehöökfjorden, una rama de Krossfjord en el noroeste de Spitzbergen. [9] [a] El 2 de mayo de 1942 llegó a Banak el aparato de una estación meteorológica automática, un termómetro, barómetro, transmisor y baterías, en una caja denominada Kröte (sapo) por la tripulación aérea. Tan pronto como el tiempo lo permitiera, debía volar a Bansö y traer de regreso al grupo Moll. El 12 de mayo se envió un He 111 y un Ju 88 con suministros y los técnicos para instalar el Kröte. El avión llegó a Adventfjorden a las 5:45 a. M. La tripulación y los pasajeros del He 111 se unieron a la fiesta en tierra [11]

Luftwaffe operaciones, junio-julio Editar

El grupo Moll en Bansö había informado del vuelo británico del 26 de mayo y el 12 de junio señaló que el terreno de aterrizaje estaba lo suficientemente seco para un intento de aterrizaje. Un Ju 88 voló a la isla y aterrizó, pero dañó sus hélices mientras rodaba, dejando varada a la tripulación y aumentando la partida alemana a 18 hombres. Luftwaffe Los aviones volaban a Spitzbergen todos los días, pero se les advirtió cada vez y los alemanes pensaron en usar hidroaviones. El extremo este de Isfjorden y Advent Bay estaban demasiado llenos de hielo a la deriva y se abandonó la idea. Bajo el sol de medianoche (20 de abril - 22 de agosto), cuando se acercaba la mitad del verano, el hielo más al oeste cerca de las posiciones aliadas se despejó más rápido que en el extremo alemán (este) del fiordo. [12] Los alemanes informaron del ataque de Catalina contra el Ju 88 el 27 de junio, que lo había dejado cancelado y afirmaba haber dañado el avión británico con fuego de respuesta. El 30 de junio, el grupo envió un mensaje de que la pista de aterrizaje estaba lo suficientemente seca para los aviones Junkers Ju 52 y se reanudaron los vuelos de suministro. El avión fue observado por un grupo noruego que había emprendido una expedición fallida para destruir el cuartel general alemán en Hans Lund Hut. En días despejados, los pilotos alemanes volaban directamente sobre las montañas y en días nublados y brumosos, cuando estaban muy cargados, tomaban la ruta de la costa más allá de Barentsburg. [13]

Bases alemanas 1942-1943 Editar

Nussbaum, otro Kriegsmarine El grupo meteorológico, comandado por el Dr. Franz Nusser, partió de Noruega en U-377 volver a Svalbard y volver a ocupar el Knospe base en Signehamna que había pasado el invierno de 1941-1942 recopilando datos meteorológicos. Se hicieron dos viajes a Svalbard y Nussbaum entró en funcionamiento en noviembre de 1942. Durante el invierno de 1942-1943, Nussbaum no necesitaba suministro de aire, pero en mayo, se necesitaron repuestos para su motor y generadores de hidrógeno. Los suministros fueron lanzados por un Fw 200 de KG 40 que voló desde Vaernes los días 6, 8 y 18 de mayo, recopilando datos meteorológicos en ruta. El 20 de junio de 1943 Nussbaum fue sorprendido por la patrulla de comandos noruegos, comandada por Kaptein E. Ullring con Fenrik Augensen, inspeccionando el fiordo Kongs y el fiordo Kross en una cañonera. Cinco de los seis alemanes escaparon a la costa de la península de Mitra pero Heinz Kohler, que estaba más cerca del agua, fue asesinado por los noruegos cerca de Signehamna. La fiesta del tiempo había logrado enviar una llamada de socorro antes de que huyeran y U-302 (Kapitănleutnant Herbert Sickel), navegando frente a Svalbard, se embarcó en la fiesta el 22 de junio. los Nussbaum El grupo había visto un Fw 200 por encima de su cabeza, pero no había sido visto. El 26 de junio, el U-302 se reunió con U-625 (Kapitănleutnant Hans Benker) para transferir el partido, que llegó a Narvik el 28 de junio. [14]


El peor ataque de tiburón de la historia y # 038 El hundimiento del USS Indianapolis

El peor ataque de tiburón en la historia registrada también resultó ser un desastre para la Marina de los EE. UU. Cuando, el 30 de julio de 1945, USS Indianápolis fue hundido por un submarino japonés, la Armada no se dio cuenta de que el barco se había perdido hasta cuatro días después, después de lo cual cientos de hombres que flotaban en el océano durante días habían sido devorados por tiburones.

Hacia fines de julio de 1945, el crucero pesado USS clase Portland Indianápolis entregó una serie de componentes clave para la construcción de la bomba atómica que se lanzaría sobre Hiroshima, en la isla de Tinian en el Pacífico.

Poco hizo la tripulación de Indianápolis conocer los horrores que les acechaban después de haber completado esta misión.

Después de entregar los componentes de la bomba atómica, USS Indianápolis puso rumbo a Filipinas. Sin embargo, poco después de la medianoche del 30 de julio, el crucero fue avistado por un submarino de clase I japonés. Los japoneses no dudaron en atacar y torpedearon con éxito el barco estadounidense.

USS Indianapolis (CA-35), 27 de septiembre de 1939

Indianápolis fue alcanzado por dos torpedos japoneses, cada uno de los cuales causó daños terribles. Uno golpeó una reserva de combustible de aviación y el otro golpeó los propios tanques de combustible del barco. Las explosiones resultantes partieron el crucero por la mitad. El barco se hundió en 12 minutos y alrededor de 300 marineros perdieron la vida al hundirse.

USS Indianápolis tenía 1.196 marineros a bordo, y los 896 que sobrevivieron al hundimiento debieron pensar que, a pesar de la horrible naturaleza del desastre, un esfuerzo de rescate estaría al alcance de la mano. Sin embargo, resultó que la salvación no llegaría hasta dentro de cuatro días, y esos cuatro días en mar abierto serían cuatro días de terror.

El crucero pesado de la Armada de los Estados Unidos USS Indianapolis (CA-35) en marcha en 1939.

El peligro de los tiburones para los militares estadounidenses, especialmente el personal de la Armada, en el Pacífico se conoce desde el comienzo de la guerra. De hecho, en julio de 1942, la Oficina de Servicios Estratégicos (la OSS, que fue la predecesora de la CIA) comenzó a investigar la posibilidad de desarrollar un repelente de tiburones para ser utilizado por los militares navales.

Indianápolis & # 8217s ruta prevista de Guam a Filipinas

Se utilizaron varias sustancias diferentes y combinaciones de sustancias en varios experimentos de OSS. Si bien el progreso inicial fue lento, finalmente se encontró una fórmula de trabajo combinando acetato de cobre con tinte negro. Se propuso que se coloquen gránulos de esta fórmula en los chalecos salvavidas para mantener a los tiburones alejados de los hombres en el agua.

Submarino japonés I-58 (1943)

Desafortunadamente para los militares a bordo del USS Indianápolis, la Marina no les proporcionó ninguno de este repelente de tiburones (que luego se usó hasta los años 70, incluso en equipos de la NASA que regresaron del espacio y aterrizaron en el océano).

La sala de torpedos delantera del I-58 mientras estaba en Sasebo en 1946, justo antes de que el submarino fuera hundido.

Los 800 y pico marineros que sobrevivieron al hundimiento del crucero y sobrevivieron a la noche fueron recibidos con una visión horrible cuando salió el sol a la mañana siguiente: cientos de aletas de tiburón atravesando el agua.

Los tiburones habían sido atraídos por la sangre de todos los marineros que habían muerto o habían resultado heridos por las explosiones en Indianápolis, así como por la paliza de muchos cuerpos en el agua.

Punta blanca oceánica con un anzuelo oxidado en la boca.Foto: Alexander Vasenin CC BY-SA 4.0

Una gran cantidad de, muy probablemente, tiburones oceánicos (una de las especies de tiburones más agresivos), comenzaron a arremolinarse alrededor de los hombres que se balanceaban en el agua en chalecos salvavidas y salvavidas.

Un modelo del I-No. 58 submarino (tipo tardío) de la Armada Imperial Japonesa.Foto: 利用 者: 宮本 す ぐ る CC BY-SA 3.0

Había muchos cuerpos flotando en el agua para que los tiburones se dieran un festín, pero el frenesí de alimentación que siguió pronto comenzó a atraer a más y más tiburones. Y cuando los cientos de tiburones que habían llegado terminaron con los cuerpos flotantes, volvieron su atención a los vivos.

Sobrevivientes de Indianápolis en Guam en agosto de 1945

Los marineros en el agua se dieron cuenta rápidamente de que sus posibilidades de supervivencia se maximizarían al unirse en grupos. De esta manera, podrían patear y golpear a los tiburones que se acercan juntos y vigilar las espaldas de los demás.

Aquellos hombres que ya estaban heridos, sin embargo, tenían pocas posibilidades contra los animales hambrientos. Cualquiera que estuviera sangrando fue atacado repetidamente hasta sucumbir. Los hombres individuales en el agua se convirtieron en blancos fáciles para los tiburones, quienes los despacharon rápidamente.

USS Indianapolis (CA 35), frente a Guam, 18 de julio de 1944. De izquierda a derecha: los almirantes Chester W. Nimitz Ernest J. King y Raymond A. Spruance. Indianápolis fue el buque insignia de Spruance.

Incluso para aquellos que tuvieron la suerte de haber subido a una de las pocas balsas salvavidas que habían sobrevivido al hundimiento, las cosas fueron difíciles, por decir lo menos. Casi no se había recuperado comida ni agua del crucero porque se había hundido muy rápido. Además, los que estaban en las balsas salvavidas estaban completamente expuestos al sol.

La deshidratación se produjo rápidamente, y en uno o dos días, algunos hombres estaban tan atormentados por su sed que comenzaron a beber agua de mar, lo que pronto provocó un final agonizante. A medida que el envenenamiento por sal surtía efecto, estos hombres a menudo se volvían locos y comenzaban a agitarse en un frenesí, lo que no solo atraía a más tiburones, sino que también los agitaba y los animaba a atacar.

Los supervivientes del crucero pesado USS Indianapolis (CA-35) son llevados a tierra desde el buque hospital USS Tranquility (AH-14) de la Armada de los Estados Unidos en Guam, el 8 de agosto de 1945.

A veces, cuando estos hombres se ahogaban, se agarraban a otros hombres en el agua y la fuerza de sus luchas arrastraba a sus compañeros bajo las olas. En un intento desesperado por sobrevivir, algunos hombres empujaban los cuerpos de los camaradas recientemente fallecidos hacia los tiburones en un intento de desviar la atención de las bestias de ellos mismos.

El buque hospital USS Tranquility (AH-14) de la Armada de los Estados Unidos llega a Guam, transportando a los supervivientes del crucero pesado USS Indianapolis (CA-35), el 8 de agosto de 1945.

Con todo, no es seguro cuántos marineros sucumbieron a los ataques de tiburones, cuántos se ahogaron y cuántos murieron por ingerir agua de mar. Lo que se sabe con certeza es que los tiburones que rodearon a los supervivientes durante cuatro días se comieron a cientos de hombres. Las estimaciones de las muertes directamente relacionadas con los tiburones oscilan entre docenas y más de 150.

Los supervivientes del crucero pesado USS Indianapolis (CA-35) son llevados a tierra desde el buque hospital USS Tranquility (AH-14) de la Armada de los Estados Unidos en Guam, el 8 de agosto de 1945.

Los supervivientes restantes fueron finalmente rescatados cuatro días después Indianápolis se hundió cuando un avión de la Armada que volaba sobre el océano vio a los hombres flotando en el océano.

De hecho, la Armada había interceptado una transmisión del submarino japonés que había hundido el crucero, pero la había descartado como una estratagema para atraer a los barcos estadounidenses al área para una emboscada.

El buque hospital USS Tranquility (AH-14) de la Armada de los Estados Unidos llega a Guam, transportando a los supervivientes del crucero pesado USS Indianapolis (CA-35), el 8 de agosto de 1945. La proa del destructor de escolta USS Steele (DE-8) es visible en el primer plano.

De los 1.196 militares que estaban en el crucero cuando fue torpedeado, solo 317 vivieron para contarlo. Fue la mayor pérdida de vidas en un solo incidente en la historia de la Marina de los EE. UU., Y sigue siendo hasta el día de hoy el peor ataque de tiburón en la historia registrada.

El hidroavión USS St. George (AV-16) de la Armada de los Estados Unidos en Guam, el 8 de agosto de 1945. Las ambulancias en primer plano esperan la llegada del buque hospital USS Tranquility (AH-14) con los supervivientes del crucero pesado hundido USS Indianápolis (CA-35).

La Marina de los Estados Unidos culpó al capitán de Indianápolis, El capitán Charles McVay, por el desastre, afirmando que no siguió un curso en zigzag y, por lo tanto, hizo que su barco fuera vulnerable a un ataque.

McVay fue sometido a consejo de guerra en diciembre de 1945, pero a pesar de que más tarde fue restaurado al servicio activo, fue consumido por la culpa y finalmente se quitó la vida.

McVay fue oficialmente exonerado de culpa por el presidente Clinton y el Congreso en 2000. Para el capitán del USS IndianápolisSin embargo, la exoneración oficial llegó unas décadas demasiado tarde.


Por Chad N. Proudfoot

En los últimos días de la Segunda Guerra Mundial, los estadounidenses se estaban acercando rápidamente a uno de sus antiguos baluartes del Pacífico, Filipinas. Filipinas había perdido a los japoneses en 1942. El 8 de diciembre de 1941, Japón inició un ataque aéreo contra las islas que pronto se convirtió en una guerra terrestre y aérea en toda regla. El general MacArthur y sus tropas lucharon con gran dignidad y coraje, pero el enemigo se acercaba a gran velocidad. In early 1942, MacArthur was ordered to Australia by President Roosevelt, leaving General Wainwright in command. General Wainwright continued the gallant fight against the enemy, but he and his troops were forced to surrender after the fall of Bataan and Corregidor on May 6, 1942.

Thus began a period of unimaginable hardship for the American prisoners of war. Many were forced to endure the horrors of prisons such as Bilibid and Nichols Field, where prisoners were beaten, starved, and denied adequate medical care. Thomas Abruzzino of Clarksburg, Harrison County, who would later perish on board a hellship, was a POW at Nichols Field, and a deposition given by another inmate after the war describes how bad the treatment could become:

Throughout it all, many American prisoners survived on the islands. As the war progressed, the allied advance in the Pacific was strengthening. It looked as though General MacArthur was going to make good on his promise to return to his post in the Philippines. The Japanese understood what was coming, and so they decided to move the prisoners of war from the Philippines to Japan for use as slave labor. Any able-bodied man was to be moved, and as one source describes "able bodied" meant any man who could stand. 2 So began the period of the hellships.

Hellships were freight ships used by Japan to transport prisoners of war. They were not necessarily military ships, and they were unmarked. This made them legitimate targets for allied attacks. They were called "hellships" not because of the torpedo attacks that would later occur (many ships made safe voyages and were never damaged or sunk), but because of the conditions endured by the prisoners onboard. 3 There were many hellships that operated in the Pacific during World War II, but the horrific story of the Arisan Maru can serve as the example of the horrors that all hellship prisoners endured in one form or another.

los Arisan Maru was a 6,886 ton civilian-controlled cargo ship, that 1,782 prisoners of war boarded on October 11, 1944. 4 The ship sailed for Palawan, but returned to Manila on October 20, after allied air raids on Manila has ceased. The ship finally left Manila for good on October 21, destined for Japan. los Arisan Maru was part of a convoy of ships, but it and the Kimikawa Maru were the slowest of the pack. On October 23, US submarines attacked the convoy, causing it to split and leaving the Arisan Maru on its own.

The conditions on board the ship were absolutely deplorable. Avery E. Wilbur, a survivor from the Arisan Maru, described his experience for United Press, which was later reprinted in the Wheeling News-Register on February 16, 1945:

Another survivor, Robert S. Overbeck, told his story to the Associated Press, which was later printed in the Logan Banner on February 17, 1945:

The conditions on the ship were so horrible that many of the men prayed that a bomb or torpedo would end their lives, if only to save them from such a deplorable condition. 5 Their wish would be granted.

On October 24, 1944 Cdr. E. N. Blakely spotted the unmarked Arisan Maru through his periscope on the USS Shark, an American submarine. He and his crew sent two torpedoes speeding through the icy waters of the South China Sea toward the ship, striking it on the starboard number three hold and the stern. 6

Sargento. Calvin Graef later reported that when the ship was struck there was no panic aboard. "There wasn't any hysteria, in fact, if anything, it was more or less that if the ship were sunk, it could be that some people would get out and that would be better than what we had been going through." 7 The Japanese cut the rope ladders so that the men could not escape, but after the guards left the men found other rope and many pulled themselves out of the hold. Because the ship did not sink immediately, many men had time to run to the galley and eat whatever food they could find. "It was just comical to watch some of they guys drinking bottles of ketchup and eating all this sugar" while "smoking two cigarettes at a time." 8

The Japanese that were on board the ship were much too busy saving themselves to worry about any of the prisoners, and it was clear that they were going to be left to die. Hundreds of prisoners could not swim or were too weak to go on. Many men swam to an enemy destroyer, hoping to be saved. When they got to the sides of the ship, however, they were beaten off with clubs and were left floating in the icy Pacific waters. Others were pushed under the water with sticks. 9

All-in-all, only nine prisoners survived the attack on the Arisan Maru. Thomas Abruzzino was one of the many brave men who perished along with many other West Virginians. The sinking of the Arisan Maru marks not only the largest incident where West Virginians were killed on hellships, it remains the largest loss of American lives in a single disaster at sea. 10

After the war, the allies were anxious to publicize the awful attacks on the hellships, and the unlawful way in which they were transported so as to invite submarine attacks. In the last days at the International Military Tribunal for the Far East, Sgt. Graef testified about the atrocities. After his testimony, Sir William Webb, President of the Tribunal, congratulated Graef for his "will to live." 11 It was a will held by many, but only able to be exercised by a lucky few. Truly, the hellships remain among the most senseless atrocities of World War II, as so many lives were expended for no purpose or reason.


2 July 1942 - History

During the Second World War there were a total of about 30 people killed and up to 70 hurt during air attacks on the city, the damage was up to 51 houses destroyed and 1,271 less badly damaged.

Below is details about some of those attacks on Cambridge from 1940 - 1942.

If you study the history of air raids on Cambridge you will discover the first devastating air attack took place on Vicarage Terrace in June 1940, but few people, even now, are aware that about 10 weeks before the Vicarage Terrace attack 11 H.E bombs were aimed at Cambridge, but fell in sugar beet fields on the outskirts of the city, only causing damage to the crops.

The Vicarage Terrace Attack
After the attack on Vicarage Terrace, (Story HERE) One August night in 1940 eight H.E bombs were dropped at different parts of the city, including Fenner's cricket ground. No casualties were reported, but there was damage from the blast.

On the 28th August a total of eight bombs fell on Cambridge again ( One failing to go off), there were again a large number of people who escaped the attack. The unexploded bomb fell a few feet from a house at the top of Leys Avenue, there was slight damage to the property, but the people inside went unharmed. Some other bombs fell in Pemberton Terrace and Shaftesbury Avenue.

On the 15th October one person was killed when a single bomb hit a house in Barrow Road.

It was during the next year, 1941, Cambridge saw the worse year for bombing.

On the 16th January, a cold icy night, 200 incendiary bombs, most of them in the area of Hyde Park Corner were dropped on the city. Perse School was severely damaged by fire, while a warehouse nearby in Regent Street, also suffered damage. Firemen were hampered by hydrants either buried in the snow or found they got frozen up.

On the 30th January at four o'clock in the afternoon attacks were made in the Mill Road bridge area, where two small cottages were hit at the side of the bridge. Two people lost their lives and ten others were injured.

On the 15th February a bomb fell in front of a house in Cherry Hinton Road, The porch was blown apart, but all eight people inside escaped unhurt.

On the 24th February the city suffered a attack that resulted in the death of eleven people, including wardens and firewatchers on duty. This attack was carried out in three phases.

The attack started with incendiaries being dropped in the Cherry Hinton Road area at about 10pm. At 10:35pm two H.E's made a direct hit on a house at Grantchester Meadows, killing two woman. At 11.15 a whole batch of H.E's and a score of incendiaries fell on Hills Road between Hyde Park Corner and Station Road. Wardens and firewatchers were caught up in the attacks, while others were injured in their homes.

On the 9th May a more determined attack happened with fire bombs. Hundreds of incendiaries were showed in the area between Hills Road and Trumpington Road. Fifty houses received direct hits, yet all but four or five of the resulting fires were put out within minutes.

On the 29th August Romsey Town was the scene of a serious attack. 10 H.E bombs, presumably aimed at the railway, hit two houses in Great Eastern Street, causing two deaths and injuries to seven people.

On the 29th September on a wet evening at about 11 o'clock incendiaries hit Huntingdon Road, just beyond the top of Castle Hill. Extensive damage was caused to telephone wires and public service pipes, but luckily there was no traffic about and nobody was in the road at the time, or they would not have survived.


Reopening the Burma Road

Stillwell eventually was able to begin operations in Burma, and U.S. Army Engineers were able to build a new Ledo Road to bypass the portions of the Burma Road held by the Japanese since May 1942. Progress was slow and the land route did not begin delivering supplies in any quantity until 12 January 1945, following successful campaigns by the Chinese in Burma. The first convoy of 113 vehicles left Ledo (in northeastern India) on that date, arriving in Kunming, China on 4 February 1945. A fuel pipeline was also built, in parallel to the road. The road was renamed "Stilwell Road" in honor of the General's inspiration to the project. While the road was a stunning engineering achievement, by the time the overland route was reopened, operations in other theaters had determined the outcome of the war against Japan.


WAVES

Throughout World War II women contributed to the war effort in various fields of endeavor. Women Accepted for Volunteer Emergency Service (WAVES), a unit of the U.S. Naval Reserve, was one such field. Their numerous contributions proved to be a vital asset to winning the war as well as proving that mixed-gender forces could be successful. A nudge from Eleanor Roosevelt prompted the navy to consider a women’s reserve corps. Congress was slow to recognize the need for women in the navy, but President Roosevelt realized that servicewomen would be a wartime plus, and signed the corps into law on July 30, 1942. Mildred McAfee, president of Wellesley College, was sworn in as a naval reserve lieutenant commander, the first female commissioned officer of the U.S. Navy and the first director of the WAVES. By early August 1942 a great number of women from every state applied for the general navy service positions offered in Bainbridge, Maryland. The intensive 12-week training course entailed eight-hour days of classroom study. The women, equivalent to yeomen, were trained to perform secretarial and clerical functions. The first class consisted of 644 women, and subsequent classes produced a maximum of 1,250 graduates. The results exceeded expectations by fall 1942, the U.S. Navy had produced a record 10,000 women for active service. Later serving in a wide range of occupations, the WAVES performed jobs in the aviation community, medical professions, science, technology and communications. The navy established the WAVES to perform the same assignments as the WACs with such duties as control tower operations. For that position the preferred candidate had to meet the following criteria, to be and to have:


July 17, 1942 – Dawid Sierakowiak

Dawid Sierakowiak was a young man imprisoned in the Lodz Ghetto during the German occupation of Poland in World War II. He began keeping a diary when he was 14 years old, shortly before the war started. He continued until he was in his eighteenth year. Dawid’s account was contained in five notebooks that represent one of the most extensive and detailed descriptions of the Lodz Ghetto in existence. Gaps in the dates between the notebooks probably mean that there were others that were never discovered. He wrote with such regularity that his diary may truly be considered a “day-to-day” record of this terrible period in Jewish history.

THE INEVITABLE WINTER

On July 17th, 1942, Dawid was thinking about the challenges of the future. He knew that the only long-term hope for survival lay with the defeat of Germany in the war. Unfortunately, he could see no indication that such an event was likely to come any time soon. The tide of the war had not yet turned in favor of the Allies. His main access to news came from German papers that were still confidently predicting a final Nazi victory. Since he could see no quick end to the war, his thoughts turned to surviving another year in the ghetto. This seemed nearly impossible since the ghetto residents were living in terrible conditions that made their ongoing struggle even harder. Starvation, lack of medicine, and poor sanitation had a devastating impact on people. Dawid wrote, “The death rate keeps rising in the ghetto. Many teachers in the former gymnasium have died, or are dying, or are incurable sick. I keep hearing about all kinds of previously unknown diseases that put people down after a short struggle. All immunity is disappearing, and any little thing can become a cause of death. […] Meanwhile, winter is approaching. Who will survive it? It’s very doubtful that we will. Nevertheless, spending one more winter in the ghetto becomes an inevitable and implacable prospect. No, the war will not end this year.”

The war did not end for almost another three years. Dawid was correct when he saw that time was working against him. Although he and his family continued their struggle, he perished from tuberculosis, complicated by starvation and exhaustion on August 9th, 1943. Dawid’s diary gives us remarkable insight into the life of this remarkable young man and helps us to mourn with deeper understanding the tragic loss of lives in the Holocaust.


Ver el vídeo: 1942. Серия 2 2011


Comentarios:

  1. Cranstun

    Sitio encontrado con sus preguntas.

  2. Dor

    Me gustaría su mayor existencia y relleno de noticias.

  3. Tomuro

    que lindo dices

  4. Huxford

    Creo que comete un error. Puedo probarlo. Escríbeme en PM, nos comunicaremos.



Escribe un mensaje