Guillermo de Poitiers

Guillermo de Poitiers

Guillermo de Poitiers nació en Normandía hacia 1030. Después de estudiar en Poitiers se desempeñó como caballero normando. Más tarde se convirtió en sacerdote y finalmente fue nombrado archidiácono de Lisieux. Fue en este momento que William se hizo amigo de William, duque de Normandía.

Cuando Guillermo se convirtió en rey de Inglaterra en 1066, invitó a Guillermo de Poitiers a convertirse en su capellán personal. El libro de William, La historia de Guillermo el Conquistador, fue publicado alrededor de 1073. Aunque Guillermo de Poitiers estuvo en Lisieux durante 1066, su libro proporciona la descripción más detallada que tenemos de la batalla de Hastings.

Edward, rey de los ingleses, que ya había establecido a William como su heredero y a quien amaba como a un hermano o como un hijo. Para confirmar su promesa a William, le envió a Harold, de todos sus súbditos, el más grande en riquezas.

Llegó un informe de que el rey Eduardo estaba muerto y Harold llevaba su corona. William está decidido a vengar el mal con las armas. Se reunió una gran fuerza de 50.000 voluntarios, todos confiados en la justicia de su causa.

El duque William se destacó tanto en valentía como en destreza militar. Dominaba las batallas, controlando a sus propios hombres en vuelo, fortaleciendo su espíritu y compartiendo sus peligros.

William era un general noble, inspirador de coraje, compartiendo el peligro, más a menudo ordenando a los hombres que lo siguieran que instándolos desde la retaguardia. El enemigo (en la batalla de Hastings) se desanimó ante la mera visión de este maravilloso y terrible caballero. Tres caballos murieron debajo de él. Tres veces se puso de pie de un salto. Escudos, cascos, cota de malla fueron cortados por su espada furiosa y centelleante, mientras que otros atacantes fueron nublados por su propio escudo.


Vida temprana y matrimonio con Luis VII

Leonor era la hija y heredera de Guillermo X, duque de Aquitania y conde de Poitiers, que poseía uno de los dominios más grandes de Francia, más grande, de hecho, que los del rey francés. A la muerte de William en 1137, ella heredó el ducado de Aquitania y en julio de 1137 se casó con el heredero del trono francés, quien sucedió a su padre, Luis VI, al mes siguiente. Leonor se convirtió en reina de Francia, título que mantuvo durante los siguientes 15 años. Bella, caprichosa y adorada por Louis, Leonor ejerció una influencia considerable sobre él, incitándolo a menudo a emprender peligrosas aventuras.

De 1147 a 1149, Leonor acompañó a Luis en la Segunda Cruzada para proteger el frágil reino latino de Jerusalén, fundado después de la Primera Cruzada sólo 50 años antes, del asalto turco. La conducta de Leonor durante esta expedición, especialmente en la corte de su tío Raimundo de Poitiers en Antioquía, despertó los celos de Luis y marcó el comienzo de su distanciamiento. Tras su regreso a Francia y una breve reconciliación, su matrimonio fue anulado en marzo de 1152.


Guillermo de Poitiers

Historiador normando, nacido en una familia destacada, en Pr & eacuteaux, cerca de Pont Audemer, Normandía, hacia 1020. Una de sus hermanas era abadesa de un monasterio en Pr & eacuteaux. Hacia 1040 fue a realizar sus estudios en Poitiers (de ahí su apellido). Después de llevar la vida de un caballero y participar en varias batallas, recibió órdenes y se convirtió en capellán de Duke, cuya historia decidió escribir. Hugo, obispo de Lisieux, lo llevó a su catedral y lo nombró arcediano. Cumplió con estos deberes bajo Hugh y su sucesor Gilbert Maminot, quien había fundado una especie de academia académica donde se discutían cuestiones astronómicas y matemáticas. William fue considerado uno de los hombres mejor informados de su tiempo que conoció de los autores griegos y latinos. Vivió hasta una edad muy avanzada, desconociéndose la fecha de su muerte, pero se sitúa alrededor de 1087. Se le conoce principalmente a través del Ordericus Vitalis (I, IV, pássim), quien habla de su talento para la versificación y dice que comunicó sus versos a los jóvenes estudiantes para instruirlos en el arte poético. Su única obra existente es su Vida de Guillermo el Conquistador, "Gesta Guilelmi II, ducis Normannorum, regis Anglorum I". Existe sólo en un único manuscrito (Cottonian Manuscript, British Museum), casi destruido, según el cual la obra ha sido publicada (ed. Duchesne, "Norman. Scriptores", 178-213). Esta obra fue compuesta como un solo escrito, y fue ofrecida al rey William por el autor entre 1071 y 1077. El principio (hasta 1047) y el final de la obra (desde 1068) se pierden. Según Ordericus Vitalis, el relato se detuvo en 1071. Como fuentes, hizo uso de Dudon de St. Quentin y de los anales ahora perdidos. También interrogó a los testigos de los hechos y reprodujo en parte recuerdos personales. De ahí que su obra tenga el valor de una fuente contemporánea basada en testimonios directos. Aunque el estilo tiene el carácter pretencioso de los escritos de ese período, la composición es cuidada, el tono es el de un panegírico de William. Entre los pasajes más importantes hay que mencionar la estancia de Harold en Normandía y la conquista de Inglaterra. Desafortunadamente, la primera parte, que trata sobre la vida temprana del duque William, ha desaparecido. Las ediciones de su obra son: A. Duchesne, "Normannorum Scriptores" (París, 1619, 178-213), reproducido en PL, XLIX, 1216-70 Giles, "Scriptores rerum gestarum Willelmi Conquestoris" (Londres, 1845), 78- 159, francés tr. Guizot, "Collection de m & eacutemoires relatifs & agrave l'histoire de France" (París, 1826), XXIX.

K & OUMlRTING, Wilhelms von Poitiers Gesta Guilelmi. Ein Beitrag zur anglonormann. Historiografía (Dresde, 1875) Histoire litt & eacuteraire de la France, VIII, 192-97 DAWSON, Historia del castillo de Hastings, castillos, violación y batalla de Hastings (Londres, 1909).


Críticas a la Gesta Guillelmi

Sin duda, Guillermo de Poitiers se consideraba un historiador. En la Gesta Guillelmi menciona que el deber de un historiador es permanecer dentro de los "límites de la verdad". pero no obedeció esta regla. Antonia Gransden en 'Escritura histórica en Inglaterra c. 550 ac. 1307 'muestra que Guillermo de Poitiers era tanto un panegirista como un historiador. Ella resume a Gesta Guillelmi como "un relato sesgado y poco confiable de los eventos y retratos poco realistas de los dos protagonistas principales". [5] Además, Orderic Vitalis, que utiliza la Gesta Guillelmi como su fuente principal para crear su 'Historia eclesiástica', opta por omitir o contradecir muchos de los pasajes de Poitiers en la Guesta Guillelmi, incluida la negación de la misericordia del rey Guillermo hacia los conquistados ingleses. Habiéndose criado en Inglaterra entre 1075 y 1085, Orderic sabía más. Sin embargo, la Gesta Guillelmi no se puede descartar, la mayoría de los pasajes panegíricos son fáciles de aislar, y hay mucho material que probablemente William de Poitiers informa con precisión.


1911 Encyclopædia Britannica / Guillermo de Poitiers

WILLIAM DE POITIERS (C. 1020-C. 1090), cronista normando, nació en Préaux, cerca de Pont Audemer, y perteneció a una influyente familia normanda. Después de servir como soldado, estudió en Poitiers y luego, al regresar a Normandía, se convirtió en capellán del duque William (William the Conqueror) y archidiácono de Lisieux. Escribió una vida elogiosa del duque, las partes anteriores y finales de las cuales se pierden y Ordericus Vitalis, quien da una breve biografía de él en su Historia eclesiástica, dice que también escribió versos. De William Gesta Guilelmi II. ducís Normannorum, cuya parte actual cubre el período entre 1047 y 1068, es valiosa para los detalles de la vida del Conquistador, aunque no es de fiar con respecto a los asuntos de Inglaterra. Según Freeman, "la obra está desfigurada por su constante espíritu de partidismo violento". Fue escrito entre 1071 y 1077 y fue utilizado por Ordericus Vitalis.

los Gesta fue publicado por primera vez por A. Duchesne en el Historiae Normannorum scriptores (París, 1619) y también se encuentra en el Scriptores rerum gestarum Willelmi Conquestoris de J. A. Giles (Londres, 1845). Hay una traducción al francés en el tomo xxix. de Guizot Collection des mémoires relatifs à l'histoire de France (París, 1826). Véase G. Körting, Wilhelms von Poitiers Gesta Guilelmi ducis (Dresde, 1875) y A. Molinier, Les Sources de l'histoire de France, tomo iii. (París, 1903).


¿Mal tiempo o un movimiento estratégico?

Ahora, las fuentes contemporáneas dicen que William no navegó porque el clima era malo, el viento estaba en su contra. Sin embargo, desde la década de 1980, los historiadores han argumentado que la idea del clima era claramente solo propaganda normanda y que, evidentemente, William se estaba retrasando hasta que Harold detuvo a su ejército. Pero los números no parecen funcionar para ese argumento.

Los historiadores con mayor experiencia náutica dirían que cuando esté listo, cuando llegue el Día D y las condiciones sean las adecuadas, debe irse.

Sin embargo, el gran problema de argumentar que William estaba esperando con su ejército hasta que Harold detuvo a su propio ejército es que los dos hombres se enfrentaban al mismo problema logístico.

William tuvo que mantener su fuerza mercenaria de miles de hombres en un campo en Normandía de una semana a la siguiente, mientras lidiaba con las consiguientes dificultades de suministro y saneamiento. No quería ver a su ejército consumiendo sus reservas cuidadosamente atesoradas, quería ponerse en marcha. Por lo tanto, es perfectamente creíble ver cómo el duque normando pudo haberse retrasado por el clima.

El Anglo-Saxon Chronicle nos dice que el 8 de septiembre de 1066, Harold retiró su ejército porque ya no podía mantenerlo allí porque se había quedado sin material y alimentos. Así que el rey se vio obligado a disolver sus fuerzas.


Una descripción general rápida

La hija mayor de Guillermo, duque de Aquitania, Leonor estaba casada con Luis VII, rey de Francia. Durante la Segunda Cruzada, su relación con su esposo se agrió y, en 1152, se divorciaron oficialmente. Poco después, se casó con Enrique de Anjou, quien en dos años se convertiría en Rey de Inglaterra.

La pareja real tuvo 8 hijos, cinco hijos y tres hijas. La reina Leonor de Aquitania siguió estando muy involucrada en el gobierno del vasto imperio del rey Enrique II en Francia e Inglaterra.

Leer más: Tras las huellas de las catedrales góticas

En 1173, los hijos de Henry iniciaron una revuelta contra su padre y Leonor se puso del lado de sus hijos. Henry sofocó la revuelta y, como castigo por su participación, la confinó. Enrique II murió en 1189 y Ricardo II, el Corazón de León, se convirtió en rey.

Otro de sus hijos, John, se levantó contra Ricardo junto con el rey de Francia. Eleanor apoyó a Richard. Más tarde, cuando su nieto intentó reclamar el trono, ella apoyó a John. Murió en 1204 a la edad de 82 años.

Esta reina inquieta atravesó el siglo XII, cambiando la faz de Europa.

BIBLIOTECA DE FOTOGRAFÍAS MARY EVANS

El papel que jugó

Dotado de inteligencia, energía creativa y una vida notablemente larga. Leonor de Aquitania jugó un papel importante en el siglo XII, un logro impresionante dado que las mujeres medievales se consideraban nada más que bienes muebles. Los activos del cerebro y la iniciativa le sirvieron bien en el caos de la época, las hostilidades implacables entre Plantagenets y Capets, las cruzadas y la lucha entre la Iglesia y el Estado. La equiparon para promover la civilidad en una era despiadada al promover las canciones de los trovadores y los ideales del amor cortés. Incluso en un siglo de personalidades imponentes, como Thomas Becket, Bernardo de Clairvaux y Peter Abélard, Eleanor ocupó el centro del escenario.

Como reina consorte del rey Luis VII de Francia y del rey Enrique II de Inglaterra, y como madre del rey Ricardo I y el rey Juan, ocupó el centro de atención, ejerciendo poder sobre los hombres más importantes de su tiempo. Era hija y heredera del imperioso Guillermo X, duque de Aquitania y conde de Poitiers, que poseía los dominios más grandes del noroeste de Europa, incluso más grandes que los del rey de Francia. Cuando su padre murió en 1137, ella entró en su herencia y, cumpliendo con los dictados de un acuerdo territorial, a los 15 años se casó con el heredero al trono francés. Apenas un mes después de la boda, el rey Luis VI murió, empujando al novio de 16 años de Leonor al trono de Francia.

Leonor encontró embrutecedora la vida en la corte como reina de Francia. Su marido tímido, dulce y devoto la exasperaba. Formada durante su infancia en la corte de Poitiers, donde rara vez fue disciplinada y siempre admirada, su fuerte ego impulsó a Leonor a crear una elevada visión real para sí misma, una que no abarcaba el papel subordinado de reina de Francia.

Después de una década de matrimonio, estaba tan hermosa y caprichosa como siempre, pero aún más testaruda y dominante con Louis. De 1147 a 1149 lo acompañó en la Segunda Cruzada. Según Simon Schama en Una historia de Gran Bretaña , mientras Louis tomó la cruz para expiar sus pecados, "Eleanor fue con él en un estilo magnífico más que penitencial", y agregó: "Consternada al descubrir que la cruzada era un negocio arduo y piadoso, rápidamente desarrolló una relación cálida y enfermiza con ella. tío, el algo impío Raymond de Poitiers ". Al parecer, Raimundo se instaló en Antioquía durante la cruzada, lo que despertó los celos de Luis, lo que provocó un distanciamiento entre Leonor y Luis.

Aunque en algún momento Luis había adorado a su esposa, después de 15 años de matrimonio estaba dispuesto a dejarla ir por el bien de la línea real de los Capetos. Ella no le había dado un hijo y heredero, solo dos hijas. Eleanor, en el momento justo, iluminó su situación, explicando que las infrecuentes visitas de su marido a su cama explicaban la infructuosidad de su unión. Al final, el matrimonio fue anulado por convenientes motivos de consanguinidad: Leonor y Luis eran parientes demasiado cercanos para que la iglesia los tolerara.

Después de su matrimonio

Tras la disolución de su matrimonio, Eleanor recuperó la posesión de Aquitania y Poitou. Esta riqueza combinada con su belleza atrajo a los pretendientes mucho antes de que la anulación fuera definitiva, uno de los cuales era Enrique de Anjou (un dominio que limitaba con Poitou), que pronto se conocería como Plantagenet. La mayoría de los historiadores están de acuerdo en que Eleanor y Geoffrey de Anjou, el padre de Henry, tenían intimidad sexual antes de que ella conociera a Henry. Schama señala: "Se rumoreaba que Geoffrey de Anjou había verificado personalmente el apetito de pasión de Eleanor antes de recomendársela a su hijo". Sea como fuere, Eleanor, de 30 años, y Henry, de 18, se sintieron apasionadamente atraídos el uno por el otro. El valor físico insuperable de Henry y su aguda perspicacia política resonaron con la ambición de poder de Eleanor.

Schama escribe: “Apenas ocho semanas después del divorcio de Eleanor en mayo de 1152, Henry se paró en el altar junto a esta mujer considerablemente mayor a quien todos los relatos contemporáneos describen como una belleza de ojos oscuros, desconcertantemente articulada, de mente fuerte e incluso jocosa y para nada la damisela modestamente velada en la torre ". Por su parte, Eleanor estaba dispuesta a mirar más allá del cuerpo fornido, el pecho de barril y las pecas juveniles de su novio hacia su arrogante confianza en sí misma y sus objetivos reales. Aunque pueden haber tenido poco en común debido a la diferencia de edad, la pareja compartía antecedentes similares. "Sus mundos nativos", escribe Schama, "no estaban tan lejos ... los caballeros montados en cargadores brillantemente enjaezados chocando entre sí en las listas o obligando a sus señores supremos quemando las mansiones de la oposición".

(Vía: Granger Collection, Nueva York).

Dos años después de la boda, Enrique se convirtió en el rey Enrique II de Inglaterra y Leonor en su reina. Extendiéndose desde los Pirineos en el sur hasta los Cheviots en el norte, su imperio era realmente vasto. Su descendencia Plantagenet gobernaría Inglaterra y partes del continente durante los siguientes 330 años, una era de insaciable ambición real, celos familiares y extralimitación territorial.

Durante un matrimonio tempestuoso de casi 40 años, Eleanor y Henry tuvieron siete hijos que sobrevivieron hasta la edad adulta, cuatro de los cuales eran varones. El hijo mayor sobreviviente, conocido como el Joven Rey Enrique, murió de disentería a los 28 años mientras dirigía tropas en rebelión contra su padre. Otro hijo desleal, Geoffrey, duque de Bretaña, murió misteriosamente en París, también a los 28 años. El hijo favorito de Leonor, Ricardo Corazón de León, y el favorito de Enrique, John Lackland, ambos heredarían, a su vez, la corona de Inglaterra. A lo largo de sus años fértiles, Eleanor participó en la administración del reino, particularmente en la gestión de sus propios dominios, Aquitania y Poitou.

Los relatos de las actividades de Eleanor en la corte de Poitiers revelan un lado más suave de esta mujer agresiva. Cautivada por la leyenda romántica del Rey Arturo y las historias de los caballeros de su Mesa Redonda, llenó la corte de trovadores cuyas actuaciones evocaban el mundo del Rey Arturo, un entorno de caballerosidad y amor cortés. Los preceptos de la caballería sostenían que las mujeres debían permanecer silenciosas, y las diosas pasivas debían ser abordadas con reverencia. Quizás los cuentos de los trovadores atrajeron a Eleanor por su contraste con su insensible vida de acción.

En un cuadro de 1840 de Jean Baptiste Mauzaisse, el joven Luis VII, primer marido de Leonor, toma el estandarte de San Denis en 1147. El original está colgado en Versalles.

A pesar de la caballerosidad, las circunstancias la anclaron en la realidad. Una y otra vez, las revueltas intermitentes de sus hijos adultos contra su marido desviaron su atención de las actividades culturales. Cuando sus hijos protagonizaron una rebelión en 1173, Leonor les dio apoyo en forma de tropas y dinero. De hecho, algunos historiadores creen que Leonor inició la trama. Ella y Henry habían estado separados durante mucho tiempo, y la diferencia de edad de 12 años resultó ser un obstáculo en el matrimonio. A Eleanor le molestaban las infidelidades de Henry, en particular su descarada asociación con la bella Rosamund (una belleza muy alabada por los poetas ingleses). Sin embargo, más importante que el resentimiento de Eleanor era su ambición consumada de poder personal. Ella creía que con uno de sus hijos en el trono, ella misma gobernaría Inglaterra.

Búsqueda de poder

La rebelión fracasó y el rey Enrique II mantuvo intacto el trono, y por su papel en el drama, Leonor estuvo confinada bajo vigilancia en varios castillos del reino de Enrique. Cuando su encarcelamiento terminó con la muerte de su esposo en 1189, Eleanor, impávida a los 67 años, regresó con una venganza a la vida pública. Schama señala que recibió la muerte de Henry con los ojos secos y continúa: "Con Richard, un personaje formado por sus propias pasiones educadas, finalmente sentado en el trono, pudo afirmarse nuevamente en los negocios del estado".

Su oportunidad llegó poco después de la coronación del rey Ricardo, un evento que ella organizó en el escenario con la mayor medida de pompa. La Tercera Cruzada estaba en marcha y el fervor cruzado había envuelto a Inglaterra. Sin embargo, Eleanor vio el rescate de Tierra Santa de los turcos como una distracción del negocio en cuestión. La verdadera preocupación, ella creía, no era Saladino sino la preservación de la Casa de Plantagenet, particularmente en Inglaterra. En contra del consejo de su madre, el rey Ricardo estaba decidido a unirse a la cruzada, una decisión indudablemente impulsada por la exposición infantil en Poitiers al mundo de idilios caballerescos de su madre. Como un caballero arturiano, viajaría con valentía y honor para rescatar la ciudad sitiada de Jerusalén.

En la abadía de Fontevrault, Francia, la tumba de Leonor se encuentra entre las de su marido, Enrique II, y su hijo favorito, Ricardo Corazón de León.

El rey Ricardo estuvo ausente durante cinco años, tiempo durante el cual su madre gobernó Inglaterra como administradora del reino, frustrando simultáneamente las intrigas de su hermano John Lackland en sus intentos de apoderarse del trono. La participación en la cruzada no tuvo en cuenta la ausencia total de Richard. Al regresar de Tierra Santa fue capturado y hecho prisionero por el duque de Austria. Característicamente competente e ingeniosa, Eleanor no solo cobró el considerable rescate de su hijo, sino que también hizo el formidable viaje a Austria para escoltarlo de regreso a Inglaterra. El rey Ricardo Corazón de León murió en 1199 cerca de Aquitania, asediando un castillo perteneciente a un vasallo rebelde.

Debido a que murió sin un heredero, el hermano menor de Ricardo, y el menos capaz de la prole de Enrique y Leonor, Juan fue coronado rey. Desde el comienzo de su reinado, las guerras territoriales contra los gobernantes Capetos de Francia ocuparon al rey Juan. Con la típica astucia política, Eleanor resolvió que su nieta Blanche se casara con el hijo del rey francés, iniciando así la paz entre Plantagenet y Capet. Sorprendentemente, en 1200, cuando tenía casi 80 años, cruzó los Pirineos a caballo para buscar a Blanche en la Corte de Castilla.

Aún así, su trabajo no se completó. Ese mismo año, para asegurar las posesiones continentales del rey Juan, Leonor lo ayudó a defender Anjou y Aquitania contra su nieto Arturo de Bretaña (hijo de Geoffrey). Los registros muestran que en 1202 el rey Juan estaba nuevamente en deuda con su madre por mantener a Poitou contra Arturo. Pero esa aparentemente fue su última llamada a la cortina. Después de la batalla, se retiró al monasterio de Fontevrault en Anjou, donde murió en 1204.

En los años inmediatamente posteriores a su muerte, los historiadores juzgaron a Eleanor con dureza, destacando solo sus indiscreciones juveniles e ignorando la sabiduría política y la tenacidad que marcaron los años de su madurez. Las monjas de Fontevrault, sin embargo, escribieron en su necrología: "Era hermosa y justa, imponente y modesta, humilde y elegante".


Trovadores

Desde el siglo XVIII, los trovadores han perseguido el imaginario cultural francés. Jean-Baptiste de La Curne de Sainte-Palaye publicó en 1774 una obra de tres volúmenes, Histoire littéraire des trovadores, en el que dio un relato detallado de "sus poemas, vidas, costumbres y costumbres". En 1817, François-Just-Marie Raynouard proporcionó seis volúmenes de poemas seleccionados de trovadores, Choix des poésies originales des trovadores.

Desde 1802 hasta mediados del siglo XIX, el "estilo trovador" floreció en la pintura francesa. Sus maestros (por ejemplo, Pierre Révoil, Fleury Richard, François-Marius Granet y Jean-Antoine Laurent) y mecenas (por ejemplo, la emperatriz Josefina, Luis XVIII, el duque y la duquesa de Berry) no se centraron exactamente en Jaufré Rudel, Marcabru, Bernard. de Ventadour y sus pares. Por "trovador" no se referían a una especie de poeta, sino a cualquier cosa medieval, incluidos Roland, Carlomagno, Ivanhoe, Bayard, Francisco I, la Guerra de los Cien Años, la fuente de la juventud, las damas con largas trenzas, los jóvenes con zapatos puntiagudos, torres almenadas, arcos de arco, galgos y enormes chimeneas. Llama la atención que “trovador” pudiera haber representado lo “medieval” en pocas palabras para el público de principios del siglo XIX. La metonimia no es tan absurda después de todo, mucho menos absurda como etiqueta que la de “prerrafaelita”, que lógicamente debería incluir pinturas en el estilo de Lascaux. Los trovadores hicieron algo notable en su época: le dieron un aire, que finalmente se convirtió en la quintaesencia de lo “medieval” para las épocas posmedievales, o, mejor dicho, postroubadour. Y, sin embargo, a pesar de todo este entusiasmo francés por los trovadores, ni siquiera eran franceses.

El primer trovador conocido es Guilhem de Peiteu, en traducción: Guillermo IX (como duque de Aquitania) o VII (como conde de Poitiers), o Guillermo IX de Poitiers. Nacido en 1071, murió en 1127, señor de una tierra más grande, rica y poblada que el rey de Francia, Luis VI. Su lengua materna era un dialecto romance que formaba parte de lo que hoy se llama lengua occitana. En la época de William, el corpus de textos escritos en occitano era más grande que el corpus de textos en francés antiguo. Sin embargo, parece que el desarrollo más temprano de la poesía épica francesa antigua es contemporáneo del desarrollo más temprano de la poesía lírica occitana: ambos datan de finales del siglo XI.

El sustantivo occitano “trobador"Deriva del verbo occitano"trobar"Que significa" componer ". Los expertos no se ponen de acuerdo sobre su etimología: algunos lo relacionan con el latín medieval “trópico"Que significa una variación musical en el canto gregoriano otros al árabe"tarab”Que significa canción, poema, emoción intensa. Puede derivar de ambos.

El modesto corpus de once poemas conservados bajo el nombre de Guillermo IX de Poitiers contiene muchas de las formas, temas y términos que los trovadores posteriores utilizarán como material básico. Al mismo tiempo lo ha hecho. . . Carácter: travieso, enérgico, humorístico, reflexivo, ambivalente y nunca tímido. Algunas de las canciones de William pueden no corresponder a nuestra idea del amor cortés. O tal vez deberíamos revisar nuestra idea del amor cortés y eliminar de ella cualquier ternura, mojigatería o mansedumbre que la trovadoresificación decimonónica pudiera haberle introducido. "Totz lo joys del mon es nostre, Dompna, s'amduy nos amam.”[Toda la alegría del mundo es nuestra, Señora, si nos amamos.] (Guillermo de Poitiers,“ Farai chansoneta nueva ”). Esta es una gran jactancia, expectativa o amenaza, que involucra el disfrute sexual mutuo y se trata de la alegría en este mundo y no en ningún otro.

Guillermo IX no fue el único poeta que compuso y canto en este idioma en este momento, pero su elevado estatus probablemente contribuyó a elevar la poesía misma, a hacer de ella una búsqueda ennoblecedora digna de los esfuerzos de personas talentosas, una búsqueda que podría ser compartida. colectivamente en ciudades y castillos, en casa y en las carreteras. William afirma que podría componer “en durmen sobre chevau” [dormido, montando] (en “Farai un vers de dreyt nien”). Componer dormido no es algo que un poeta moderno pudiera hacer, conduciendo, sin consecuencias nefastas.

La edad de oro de la poesía trovadoresca se prolongó hasta mediados del siglo XIII. La Cruzada contra los albigenses (1209-1229) supuestamente apuntó al catarismo. De hecho, además de aplastar efectivamente esta herejía supuestamente abominable matando y aterrorizando a sus seguidores, la Cruzada devastó el Sur y lo puso bajo el control de la monarquía Capeto. La dinámica social y política cambió, e incluso si los poetas occitanos siguieron componiendo, uno no puede dejar de pensar, mientras lee la poesía de finales del siglo XIII al XV, que no era lo mismo. los dompnas de antaño tendió a ser reemplazado por Dompna Maria, tal vez como un indicador de la ortodoxia religiosa completa. El impulso creativo pasó en la península italiana, donde se refugiaron algunos trovadores. Los poetas toscanos, conscientes de su legado, empezaron a renovarlo en su propia lengua vernácula.

El corpus de canciones de trovadores cuenta con más de 2500 textos y alrededor de 240 melodías. Este repertorio nos llegó principalmente en forma de chansonniers o compilación manuscrita de canciones, realizada en los siglos XIII y XIV (algunas en Italia). Algunos de estos chansonniers contienen biografías de los poetasvidas) y explicación de poemas (razos). Algunos están ilustrados con retratos de los poetas. Un número notable de trovadores eran mujeres (a veces llamadas "trobairitz"). Las mujeres no solo eran objetos inspiradores, sino también críticas, conocedoras, mecenas y autoras de poesía trovadoresca.

Además de influir en los poetas italianos, incluidos, en el futuro, Dante y Petrarca, el trobar llegó al norte de Francia (ver: Trouvères) y Alemania (ver: Minnesinger). En general, tuvo tanto impacto en la historia de la poesía europea como el romanticismo. El arte de trobar se trata mucho de formas y variaciones, sutiles diferencias, reconfiguraciones de elementos bien conocidos. Piense en los vinos: todos están hechos con uvas fermentadas, entonces, ¿cuál es el problema? Los trovadores son como enólogos. Usan las mismas cosas básicas (las uvas de los trovadores son deseos y frustraciones) y las convierten en algo único y placentero, aunque un vino te haga pensar en muchos otros vinos. Prefieres tu poema ric (Rico), sotil (sutil), escur (oscuro), cobert (encubierto), clus (cerrado), o leu (luz)?


La Gesta Guillelmi de Guillermo de Poitiers



Este sitio utiliza cookies y Google Analytics (consulte nuestros términos y condiciones para obtener detalles sobre las implicaciones de privacidad).

El uso de este sitio está sujeto a términos y condiciones.
Todos los derechos reservados por The PhilPapers Foundation

Página generada el martes 29 de junio 09:45:45 2021 en philpapers-web-b76fb567b-9lxnj Información de depuración

estadísticas de caché: hit = 8136, miss = 12957, save =
manipulador automático: 1213 ms
componente llamado: 1175 ms
entrada: 1175 ms
entradas_imilares: 844 ms
entry_basics: 218 ms
encabezado de entrada: 195 ms
menú: 188 ms
entry_stats: 29 ms
get_entry: 22 ms
prepCit: 10 ms
enlaces de entrada: 10 ms
lado de entrada: 8 ms
Amazonas: 8 ms
citas-referencias: 8 ms
citas-citas: 6 ms
cotizaciones_de_búsqueda: 6 ms
writeLog: 4 ms
capítulos_de_entrada: 4 ms
entry_stats_query: 2 ms
entrada-gatos: 2 ms
procesador de inicio: 1 ms
guardar objeto de caché: 1 ms
recuperar objeto de caché: 1 ms
configuración: 0 ms
autenticación: 0 ms
botones de entrada: 0 ms
stat_db: 0 ms


Ver el vídeo: La bataille de Poitiers 732 - Charles Martel met fin aux razzias musulmanes