Narragansett

Narragansett

Cuando los primeros colonos europeos llegaron a la región alrededor de la bahía de Narragansett (actual Rhode Island) alrededor de 1635, se encontraron con varios pueblos nativos, incluido el Narragansett de habla algonquina. En 1636, los jefes de la tribu concedieron a Roger Williams derechos de uso de la tierra para establecer Providence; un año después, los Narragansett se unieron a los puritanos de la colonia de la bahía de Massachusetts y Connecticut en una guerra contra los pequot, sus antiguos rivales por el control territorial. Las buenas relaciones entre los colonos y los Narragansett continuaron hasta la Guerra del Rey Felipe (1675-6), cuando los Narragansett, junto con otras tribus nativas americanas, intentaron limitar la expansión colonial, un esfuerzo que terminó con la derrota de la tribu y el abandono de su tierra natal.

Orígenes del Narragansett

La evidencia arqueológica ubica a los pueblos de Narragansett en la región que más tarde se convirtió en la colonia y el estado de Rhode Island hace más de 30.000 años. Habitaban el área a lo largo de la bahía de Narragansett desde la actual Warwick hasta South Kingstown y eran los más grandes de varias tribus nativas que vivían en el área. En 1524, el explorador italiano Giovanni da Verrazzano se encontró con una gran población de nativos americanos que vivía cerca de la bahía de Narragansett, cazando y practicando la agricultura y organizada en sistemas bajo "reyes".

De hecho, los Narragansett se dividieron en ocho divisiones, cada una gobernada por un jefe territorial; estos jefes estaban luego sujetos a un jefe principal o sachem. Para su subsistencia, el Narragansett dependía del cultivo de maíz (maíz), la caza y la pesca. Los miembros de la tribu también eran conocidos por su destreza como guerreros, ofreciendo protección a tribus más pequeñas (como Niantic, Wampanoag y Manisseans) que a su vez les rendían tributo.

Relaciones con los colonos europeos

Los primeros colonos europeos llegaron a la región alrededor de 1635, y al año siguiente, Narragansett sachems Canonicus y su sobrino Miantonomi otorgaron a Roger Williams derechos de uso de la tierra para establecer el asentamiento que se convertiría en la ciudad de Providence.

Williams había sido desterrado por las autoridades civiles de Massachusetts Bay Colony debido a sus opiniones religiosas inconformistas, y estableció una política de libertad política y religiosa en la nueva colonia de Rhode Island. (La colonia, que obtendría una carta del rey Carlos II en 1663, pronto se convirtió en un refugio para anabautistas, cuáqueros y otros inconformistas atraídos por su atmósfera de tolerancia y relativa independencia). Por su parte, Williams aprendió el idioma algonquiano y se hizo famoso por su papel de pacificador con Narragansett y otras tribus en nombre de Rhode Island y otras colonias.

También en 1636, un comerciante de Boston fue asesinado en Block Island (frente a la costa del sur de Rhode Island). Se presume que el culpable era un miembro de la tribu Pequot, que anteriormente había desafiado a los Narragansett por el control de un área de tierra. Aunque los Pequot habían estado viviendo pacíficamente junto a los colonos de la bahía de Massachusetts y Connecticut, las tensiones se habían ido acumulando y este incidente resultó ser el punto de ruptura. Después de que las autoridades de Massachusetts enviaran una expedición punitiva contra los Pequot, la tribu organizó una feroz defensa de su tierra natal. La llamada Guerra Pequot alcanzó su punto máximo cuando los guerreros de las tribus Mohegan y Narragansett se unieron a los colonos ingleses al mando del Capitán John Mason para organizar un ataque sorpresa contra el fuerte principal de Pequot en Mystic, Connecticut. Unos 500-600 habitantes del fuerte fueron quemados vivos o asesinados; el ataque devastó a los pequot, que huyeron del fuerte en grupos más pequeños, muchos de los cuales fueron asesinados o capturados y vendidos como esclavos o puestos bajo el control de otras tribus, incluida la narragansett.

Guerra del rey Felipe

Las buenas relaciones entre los Narragansett y los colonos europeos duraron apenas otra década antes de que la Guerra del Rey Felipe, la primera guerra importante entre colonos y nativos americanos, estallara en 1675. Felipe fue el nombre en inglés que se le dio a Metacom, el jefe de la tribu Wampanoag y el hijo de Massasoit, el líder nativo americano que ayudó a los colonos de Plymouth a sobrevivir su primer invierno en el Nuevo Mundo. Los wampanoag y otras tribus se opusieron a la continua expansión territorial de los europeos, y en diciembre de 1675 los colonos lanzaron un ataque contra los previamente neutrales Narragansetts. Unos 700 Narragansett, entre ellos muchas mujeres y niños, murieron en la única batalla conocida como la Gran Masacre del Pantano.

Después de esta sangrienta batalla, los Narragansett, liderados por su jefe de guerra Canonchet, se unieron a la lucha de Felipe contra los europeos. En marzo de 1676, un partido de Narragansett destruyó una compañía de soldados ingleses y sus aliados nativos americanos a lo largo del río Blackstone, y después de que fracasaran las negociaciones negociadas por Williams, Narragansett quemó Providence. En abril de 1676, sin embargo, los colonos habían derrotado a Narrangansett y habían matado a Canonchet. La tribu pronto abandonó su tierra natal territorial, y algunos se unieron a las tribus Mohegan o Abenaki y más se establecieron entre los Niantic, y el grupo combinado tomó el nombre de Narragansett.


Cuando los europeos se pusieron en contacto con los nativos americanos, rápidamente cambió el equilibrio de poder en toda la región de varias maneras. Algunos cambios se produjeron a través de tratados, comercio y enfermedades. El Narragansett se benefició de los tres, pero especialmente de la enfermedad. La gente de habla algonquina a lo largo de la costa oriental fue devastada por una enfermedad entre 1616 y 1619 que debilitó a muchas de las tribus alrededor del Narragansett.

Una de las tribus rivales fue la tribu Wampanoag. El Wampanoag se alió con los colonos en Plymouth y los utilizó para ayudar a proteger a su gente de los ataques de Narragansett. En el otoño de 1621, los Narragansett enviaron un haz de flechas envueltas en una piel de serpiente a la colonia de Plymouth como un desafío amenazante, pero el gobernador de Plymouth, William Bradford, envió la piel de serpiente rellenada con pólvora y balas. Los Narragansett entendieron el mensaje y no los atacaron.

El asentamiento europeo en el territorio de Narragansett no comenzó hasta 1635 en 1636, Roger Williams adquirió tierras de Narragansett sachems Canonicus y Miantonomi y estableció Providence Plantations.

Guerra Pequot: Durante la Guerra Pequot de 1637, los Narragansett se aliaron con los colonos de Nueva Inglaterra. Sin embargo, la brutalidad de los colonos en la masacre de Mystic conmocionó a los Narragansett, que regresaron a casa disgustados. [9] Después de la derrota de los pequots, los colonos entregaron cautivos a sus aliados, los narragansett y los moheganos.

Los Narragansett más tarde tuvieron un conflicto con los Moheganos por el control de la tierra conquistada de los Pequot. En 1643, Miantonomi dirigió a los Narragansetts en una invasión del este de Connecticut, donde planeaban someter a los moheganos y a su líder Uncas. Miantonomi tenía unos 1.000 hombres bajo su mando. Las fuerzas de Narragansett se desmoronaron y Miantonomi fue capturado y ejecutado por el hermano de Uncas y rsquo. Al año siguiente, el líder de guerra de Narragansett, Pessicus, reanudó la guerra con los Moheganos, y el número de aliados de Narragansett creció.

Los moheganos estaban al borde de la derrota cuando los colonos llegaron y los salvaron, enviando tropas para defender el fuerte Mohegan en Shantok. Los colonos luego amenazaron con invadir el territorio de Narragansett, por lo que Canonicus y su hijo Mixanno firmaron un tratado de paz. La paz duró los siguientes 30 años.

Rey Felipe y Guerra rsquos: Metacomet posteriormente declaró la guerra a los colonos en lo que los colonos llamaron la Guerra del Rey Felipe y rsquos. Metacomet escapó de un intento de atraparlo en la colonia de Plymouth, y el levantamiento se extendió por Massachusetts cuando otras bandas se unieron a la lucha, como Nipmuc. Los indios querían expulsar a los colonos de Nueva Inglaterra. Llevaron a cabo ataques exitosos contra asentamientos en Massachusetts y Connecticut, pero Rhode Island se salvó al principio, ya que los Narragansett permanecieron oficialmente neutrales.

Los líderes de las Colonias Unidas acusaron a los Narragansetts de albergar refugiados de Wampanoag. Hicieron un ataque preventivo contra la fortaleza de la empalizada de Narragansett en Rhode Island el 19 de diciembre de 1675, en una batalla que se conoció como la Gran Lucha del Pantano. Cientos de hombres, mujeres y niños de Narragansett murieron en el ataque y el incendio del fuerte, pero casi todos sus guerreros escaparon. En enero de 1676, el colono Joshua Tefft fue ahorcado, arrastrado y descuartizado por las fuerzas coloniales en el castillo de Smith & rsquos en Wickford, Rhode Island. Había luchado del lado de los Narragansetts durante la Gran Lucha del Pantano y era considerado un traidor.

Los indios tomaron represalias en una ofensiva de primavera generalizada que comenzó en febrero de 1676 en la que destruyeron todos los asentamientos coloniales en el lado occidental de la bahía de Narragansett. Quemaron Providence el 27 de marzo de 1676, destruyendo la casa de Roger Williams, entre otros. Los indios destruyeron muchas ciudades de Nueva Inglaterra y los atacantes asaltaron los suburbios de Boston. Sin embargo, las enfermedades, el hambre, las pérdidas en las batallas y la falta de pólvora hicieron que el esfuerzo indio colapsara a fines de marzo.

Las tropas de Connecticut compuestas por los colonos y los aliados de Mohegan entraron en Rhode Island y mataron a un número considerable de los ahora debilitados Narragansetts. Una fuerza de milicias de Mohegans y Connecticut capturó Narragansett sachem Canonchet unos días después de la destrucción de Providence, mientras que una fuerza de milicias de Plymouth y Wampanoags persiguió a Metacomet. Fue asesinado a tiros, poniendo fin a la guerra en el sur de Nueva Inglaterra, aunque se prolongó durante un año más en Maine.

Después de la guerra, los ingleses vendieron a algunos Narragansetts supervivientes como esclavos y los enviaron al Caribe, otros se convirtieron en sirvientes contratados en Rhode Island. Los Narragansetts supervivientes se fusionaron con las tribus locales, en particular los Niantics del Este. Durante la época colonial y posteriores, los miembros de la tribu se casaron con colonos y africanos. Sus cónyuges e hijos fueron incorporados a la tribu, lo que les permitió mantener una identidad tribal y cultural.

Primer gran despertar: Durante este tiempo de avivamiento en las colonias, muchas tribus también conocieron a Jesús. Los Narragansetts fueron fuertemente influenciados por el despertar. Los colonos construyeron una iglesia para la tribu y pudieron conservar la iglesia y la tierra durante bastante tiempo.

La guerra civil: Debido a los tratados indios, la tribu pudo mantenerse neutral durante la Guerra Civil. Si hubieran participado, habrían tenido que renunciar a su condición de nación india separada.

siglo 20: Los Narragansett perdieron el control de gran parte de sus tierras tribales durante la destribalización del estado y rsquos a fines del siglo XIX, pero mantuvieron una identidad de grupo. La tribu se incorporó en 1900 y construyó su casa comunal en 1940 como un lugar tradicional para reuniones y ceremonias.


Historia del Concilio

El Consejo Narragansett, Boy Scouts of America es parte de un movimiento Scouting mundial con más de 15 millones de miembros en cien países. Los Boy Scouts comenzaron en Inglaterra en 1907 cuando el héroe militar británico, Lord Robert Baden-Powell, organizó el primer campamento de Boy Scouts. En 1908, publicó Scouting for Boys y formó lo que se convertiría en la Asociación Británica de Boy Scouts.

Como resultado de un "buen giro" realizado por un scout inglés en Londres para el editor de Chicago William D. Boyce, el escultismo llegó a Estados Unidos. Los Boy Scouts of America fueron incorporados en 1910 y autorizados por el Congreso el 15 de junio de 1916.

El escultismo en Rhode Island comenzó como los Boy Scouts de Rhode Island, que se organizó por primera vez como una asociación voluntaria el 6 de septiembre de 1910. El 13 de abril de 1911, se autorizó bajo las leyes estatales con el propósito de darles a los niños de Rhode Island una organización en la que podrían formarse en grupos que reflejaran el recién formado Programa Boy Scout nacional. De 1910 a 1917, los Boy Scouts de Rhode Island establecieron grupos (tropas) en todo Rhode Island, excepto en Newport, Blackstone Valley y Woonsocket. En estos lugares, las tropas estaban organizadas y afiliadas al Consejo Nacional de Boy Scouts of America.

En 1917, los Boy Scouts de Rhode Island se unieron al movimiento nacional. Según los términos del acuerdo, el Consejo de Boy Scouts of America de Greater Providence se formó para hacerse cargo de la operación del Programa Scouting y la supervisión de las tropas. El Consejo Nacional de Boy Scouts of America reconoció la fecha de la organización del Consejo y los rsquos como el 6 de septiembre de 1910 y otorgó a todos los miembros el servicio a esa fecha. El Consejo Nacional de Boy Scouts of America también acordó que los Boy Scouts de Rhode Island podrían mantener su identidad corporativa para poder continuar recibiendo legados, mantener fondos y propiedades y adquirir otros fondos y propiedades en el futuro, por lo tanto, la formación de Rhode Island Boy Scouts como organización fiduciaria.

En 1929 y 1930, el Concejo de Boy Scouts of America de Greater Providence se fusionó con el Concejo del Condado de Newport, el Concejo de Pawtucket-Central Falls y el Concejo de Woonsocket para formar el Concejo de Narragansett.

En 1916 se otorgaron las primeras cartas de exploración en Massachusetts a los Consejos de Fall River y Fairhaven-New Bedford. Estos estatutos proporcionarían a los jóvenes del área en 17 comunidades en los condados de Newport, Bristol y Plymouth. En 1935, ya muy avanzado en el desarrollo, las leyes de Massachusetts requerían que ambos consejos volvieran a firmar bajo los artículos de incorporación. Al hacerlo, el Consejo de Fairhaven-New Bedford se volvió a nombrar el Consejo de Cachalot apoyando a las ciudades de Wareham, Marion, Freetown, Rochester, Mattapoisett, Dartmouth y Acushnet.

Durante 29 años, el Cachalot Council utilizó las instalaciones locales de Fairhaven-New Bedford Boys & rsquo Club de Camp Maxim. En 1945, la Junta Ejecutiva de Cachalot llevó a cabo una recaudación de fondos para comprar y construir Camp Cachalot, que significa "ballena blanca" en Carver, Massachusetts.

El Fall River Council también se volvió a nombrar como el Massasoit Council que proporciona liderazgo Scouting a Somerset, Swansea, Westport, Tiverton y Little Compton. El campamento para el Fall River Council comenzó en 1917 en Camp Stanford en Fall River y proporcionó una salida para los niños durante cuatro años. En 1921, en una reunión de la Junta Ejecutiva del Consejo de Fall River, se decidió que se realizaría la compra de un área boscosa de 100 acres, nombrándola Camp Noquochoke. Se adquirieron acres adicionales en Camp Noquochoke & rsquos años más tarde cubriendo más de 110 acres en la costa este del río Westport en Westport, MA. Camp Noquochoke continuó sirviendo a los jóvenes del área hasta 1980.

Tanto el Cachalot Council como el Massasoit Council continuaron creciendo hasta 1972 cuando se unieron una vez más para formar un desarrollo mayor conocido como Moby Dick Council.

El 1 de julio de 2001, el Consejo Moby Dick con sede en New Bedford, Massachusetts, se fusionó con el Consejo Narragansett en Providence, Rhode Island, agregando 17 ciudades y pueblos más en Massachusetts a las 6 ciudades y pueblos que el Consejo Narragansett ya estaba sirviendo. El Consejo sirve a casi 26,000 miembros jóvenes registrados y participantes de Learning for Life y apoya a más de 5,000 adultos voluntarios registrados. El Consejo Narragansett opera una Tienda / Centro de Servicios Scout en Summit Square Plaza en la Ruta 2 en Warwick, RI y opera ocho grandes campamentos: Camp Aquapaug, Buck Hill Scout Reservation, Camp Buxton, Cub World en Buck Hill, Cachalot Scout Reservation, Champlin Reserva Scout, Sandsland y Camp Yawgoog.


Narragansett - HISTORIA

NIÁNTICO
HISTORIA y copia
(revisado el 7.15.97)

[Nota: Esta es una sola parte de lo que serán, según mi clasificación, alrededor de 240 historias tribales compactas (contacto hasta 1900). Se limita a los 48 estados más bajos de los EE. UU., Pero también incluye a las Primeras Naciones de Canadá y México que tuvieron roles importantes (Huron, Micmac, Assiniboine, etc.).

El contenido y el estilo de esta historia son representativos. El proceso normal en este punto es hacer circular un producto casi terminado entre un grupo de pares para comentarios y críticas. Al final de esta Historia, encontrará enlaces a las Naciones mencionadas en la Historia de Niantic.

Usando Internet, esto puede ser más inclusivo. No dude en comentar o sugerir correcciones por correo electrónico. Trabajando juntos podemos poner fin a parte de la desinformación histórica sobre los nativos americanos. Encontrarás que el ego en este extremo es de tamaño estándar. Gracias por pasar. Espero tus comentarios. Lee Sultzman.]

Ubicación de Niantic

La costa sur de Nueva Inglaterra desde la desembocadura del río Connecticut al este hasta el suroeste de Rhode Island, incluida Block Island en Long Island Sound. El Niantic se dividió en dos divisiones: el Niantic oriental en el suroeste de Rhode Island y el Niantic occidental en el centro-sur de Connecticut, justo al este de la desembocadura del río Connecticut. El área intermedia fue ocupada por Pequot-Mohegan.

Población

Las estimaciones de la población original son problemáticas, ya que los Niantic fueron golpeados por una combinación de guerra y epidemias justo antes del contacto. Una buena estimación sería de unos 4.000. Cuando comenzó el asentamiento inglés en Plymouth, Massachusetts en 1620, había alrededor de 1.500 Niantic divididos en partes iguales entre el este y el oeste. Como aliados de los Pequot, los

Western Niantic casi fue destruido en 1637 durante la Guerra de Pequot. Solo unos cien sobrevivieron y fueron puestos bajo el control de Mohegan. Estos parecen haber sido absorbidos, pero algunos de sus descendientes aún pueden existir entre los Pequot y Mohegan en Connecticut. Los Niantic del Este eran aliados de Narragansett y continuaron como una tribu separada hasta después de la Guerra del Rey Felipe (1675-76). Confinado en una reserva en Charlestown, Rhode Island, el Niantic permitió que lo que quedaba de Narragansett se uniera a ellos en 1680. Las dos tribus se fusionaron poco después y desde entonces se las conoce como Narragansett. Aunque Rhode Island terminó su estatus tribal durante el siglo XIX, los Narragansett se reorganizaron y fueron reconocidos federalmente en 1983. Incluyendo Niantic y Narragansett, la inscripción actual es de casi 2400.

Nombres

A veces traducido como Nehantic, su nombre significa & quot; punto de tierra & quot.

Idioma

Algonquin. Dialecto Y similar al Pequot, Mohegan, Narragansett y Montauk.

Sub-naciones: oriental y occidental

Originalmente una sola tribu, los Niantic fueron separados en divisiones orientales y occidentales por la invasión Pequot / Mohegan.

Pueblos

Pueblos del este de Niantic: Wekapaug.

Muy parecido a los vecinos Narragansett, Pequot y Mohegan. .

La guerra y las devastadoras epidemias arrasaron Nueva Inglaterra (1614-17). Para hacer frente, Niantic oriental y occidental eligió caminos similares pero muy diferentes. Mientras que el Niantic occidental se alió después con el Pequot, el Niantic oriental se unió al Narragansett en Rhode Island. A partir de 1614, los comerciantes holandeses se expandieron hacia el este desde la parte baja del río Hudson y visitaron las tribus a lo largo del lado norte de Long Island Sound hasta las aldeas de Narragansett en Rhode Island. Como resultado, los reclamos holandeses de Nueva Holanda se extendieron a Cape Cod, y en 1622 habían construido un puesto comercial cerca de la actual Hartford para comerciar con las tribus a lo largo del bajo río Connecticut. Sin embargo, los ingleses también reclamaron la misma área como parte de Virginia y durante 1620 habían establecido un asentamiento en Plymouth. Massachusetts. En lugar de luchar por sus reclamos conflictivos, los holandeses optaron por cooperar y enviaron un representante por tierra a Plymouth en 1627. Después de felicitar a los ingleses por el éxito de su nueva colonia, firmó un acuerdo comercial que otorgaba a los holandeses derechos exclusivos para comerciar con Narragansett. en Rhode Island y las tribus al oeste en Connecticut.

Este acuerdo sirvió a los intereses de los colonos de Plymouth en ese momento, pero las cosas cambiaron después de 1630 con la llegada de un gran número de puritanos a Massachusetts. Simplemente ignoraron el acuerdo anterior y, en unos pocos años, los ingleses y los holandeses eran rivales en el comercio de pieles a lo largo del río Connecticut. Durante un tiempo, Niantic y Pequot negociaron con ambos, pero la intensa competencia finalmente creó una división dentro de Pequot. Una revuelta y una separación crearon dos tribus opuestas: Pequot, que favorecía a los holandeses, y los Mohegan pro ingleses. Obligado a elegir entre ellos, el Western Niantic se fue con el Pequot. Desafortunadamente, Pequot y Mohegan no se separaron en buenos términos y, a medida que su rivalidad se intensificó, el comercio se volvió peligroso a lo largo del río Connecticut tanto para los holandeses como para los ingleses. La situación empeoró después de que los ingleses construyeran un puesto comercial en Windsor en 1633.

Tanto Niantic como Pequot eran guerreros y bastante capaces de defenderse. En 1634, los guerreros del oeste de Niantic mataron a John Stone, un comerciante de Boston (descrito con mayor precisión como pirata y esclavista), cerca de la desembocadura del río Connecticut. Sin tener en cuenta el hecho de que Stone había conocido su final prematuro mientras secuestraba a mujeres y niños de Niantic para venderlos como esclavos en Virginia, y por lo tanto era el tipo de hombre que necesitaba ser asesinado, los ingleses exigieron que el Pequot (que hablaba por el Niantic occidental) entregara su asesinos. Esto fue rechazado comenzando el deslizamiento hacia la guerra. En 1635, los ingleses construyeron Fort Saybrook en la desembocadura del Connecticut. Aunque aislado en medio de las hostiles Pequot y Western Niantic, bloqueó el acceso de los holandeses al río y forzó el cierre de su puesto comercial en Hartford. Thomas Hooker y los primeros colonos ingleses llegaron al año siguiente, y los enfrentamientos iniciales de la Guerra Pequot (1637) en realidad comenzaron ese verano cuando Western Niantic de Block Island se apoderó del barco de un comerciante de Boston que mató a uno de los tripulantes.

Sin molestarse en consultar a los colonos de Connecticut, la bahía de Massachusetts envió una expedición punitiva de 90 hombres al mando de John Endicott a Block Island con instrucciones de matar a todos los guerreros de Niantic y capturar a la mujer y los niños (valiosos como esclavos). Los ingleses quemaron 60 wigwams y campos de maíz. Dispararon a todos los perros, pero el Niantic huyó al bosque y los soldados solo lograron matar a 14 de ellos. Decidiendo que este castigo era insuficiente, Endicott y sus hombres navegaron hasta Fort Saybrook antes de ir tras la aldea de Pequot en la desembocadura del río Támesis para exigir 1000 brazas de wampum para pagar por el comerciante de Boston muerto y algunos niños de Pequot como rehenes para asegurar la paz. . Cuando los ingleses de Saybrook se enteraron de lo que se había hecho, la recepción de Endicott fue muy fría, ya que serían ellos los que soportarían cualquier represalia. Sin embargo, "la grasa estaba en el fuego", y le dieron a Endicott los soldados que podían prescindir. Luego, el pequeño ejército de Endicott avanzó la corta distancia por la costa hasta las aldeas de Pequot y aterrizó.

Los Pequot estaban tan sorprendidos como los ingleses de Saybrook por el ataque, pero la mayoría logró escapar al bosque. Endicott y sus hombres quemaron la aldea y regresaron a Boston, pero los Pequot habían reconocido a algunos de los soldados de Saybrook. El Niantic tomó represalias asediando el fuerte y matando a cualquiera que se atreviera a aventurarse fuera. Ese invierno, los Pequot pidieron a Mohegan, Narragansett y Niantic que los ayudaran contra los ingleses. Solo el Niantic occidental estuvo de acuerdo, pero los Mohegan y Narragansett se unieron a los ingleses, y el Niantic oriental permaneció neutral. Cuando el ejército combinado inglés, Mohegan y Narragansett de John Mason destruyó el fuerte Pequot en el río Mystic en mayo, los Pequot y Western Niantic abandonaron sus aldeas y huyeron. Perseguidos sistemáticamente por los ingleses y sus aliados nativos, la mayoría fueron asesinados de inmediato. Los prisioneros fueron ejecutados o vendidos como esclavos a las Bermudas y las Indias Occidentales. Solo 100 Western Niantic lograron rendirse. Junto con los Pequot restantes, fueron puestos bajo el control de los Mohegan.

En 1655, el trato de Mohegan a los Pequot y Western Niantic se había vuelto tan severo que los ingleses, que por lo general no estaban inclinados a simpatizar en estos asuntos, trasladaron a los Pequot a lugares separados en el este de Connecticut y algunos de los Western Niantic se fueron con ellos. Muchos de los que permanecieron con los Mohegan se unieron a los indios Brotherton y dejaron Connecticut para vivir con los Oneida en el norte del estado de Nueva York en 1788. Los Brotherton se mudaron al norte de Wisconsin en 1834, muchos de sus descendientes todavía viven allí en el lado este del lago. Winnebago. Se ha asumido que el resto de Niantic occidental fue absorbido por Pequot y Mohegan, pero todavía se informó de algunas familias de Niantic occidental cerca de Lyme y otra pequeña banda cerca de Danbury a principios del siglo XIX, las cuales han desaparecido desde entonces. El Niantic Oriental permaneció cerca del Narragansett hasta la Guerra del Rey Felipe (1675-76). Sin embargo, el Niantic oriental pudo permanecer neutral, pero Narragansett, acusado de proporcionar refugio a los Wampanoag, fueron atacados por los ingleses en diciembre de 1675. Los Naragansett fueron casi exterminados durante la guerra y perdieron más del 80% de sus habitantes. población. Posteriormente, a los 500 Narragansett en 1680 que quedaban se les permitió establecerse con el Niantic del Este en su reserva en Charlestown, Rhode Island. Niantic y Narragansett se fusionaron poco después y desde entonces se conocen como Narragansett.

Primeras Naciones a las que se hace referencia en esta Historia de Niantic:

Se agradecerían comentarios sobre esta "historia". Directo mismo a Lee Sultzman.


Historia de la bahía de Narragansett

Narragansett Bay es una bahía y un estuario en el lado norte de Rhode Island Sound. Cubriendo 147 millas, la bahía forma el estuario más grande de Nueva Inglaterra, que funciona como un puerto natural expansivo e incluye un pequeño archipiélago. Pequeñas partes se extienden hasta Massachusetts.

Más de 40 islas en la bahía

De más de 40 islas en la bahía, las tres más grandes son Aquidneck, Conanicut y Prudence Islands. Los cuerpos de agua que forman parte de la bahía de Narragansett incluyen la bahía Mount Hope del río Sakonnet y la parte sur de las mareas del río Taunton. La bahía se abre en Rhode Island Sound - Block Island se encuentra a menos de 20 millas (32 km) al suroeste de su apertura - y el Océano Atlántico.

Narragansett Bay es un ria, un valle fluvial ahogado que permanece abierto al mar. Consiste en una serie de valles fluviales inundados formados por bloques corticales caídos en un sistema horst y graben [4] que se está hundiendo lentamente entre un sistema de fallas aún cambiantes; sin embargo, el sistema de estuario es vasto en comparación con el flujo actual de los cuatro pequeños ríos que ingresan a la bahía: en el noreste, el río Taunton y en el noroeste, los ríos Providence y Seekonk, junto con el río Pawtuxet desde el oeste.

La forma actual de la bahía de Narragansett es, en cambio, el resultado de la glaciación más reciente de Nueva Inglaterra, bajo los bordes de la capa de hielo Laurentide en el Último Máximo Glacial, alrededor de 18,000 B.P. El nivel del mar bajó tanto que la plataforma continental quedó expuesta, bajo su peso de hielo, y el glaciar se partió en el Atlántico en su forraje al sur de Block Island. Los glaciares que fluyen a través de una cuenca sedimentaria geológicamente antigua excavaron canales a través de los sedimentos más jóvenes y dejaron al descubierto un lecho rocoso mucho más antiguo. Los cortes de norte a sur perforados por el hielo se pueden ver claramente en el mapa: forman el Pasaje Oeste que separa la Isla Conanicut del oeste continental y el Pasaje Este que ahora separa la Isla Conanicut de la Isla Aquidneck.

A medida que el hielo se estancó y luego se retiró, la región quedó libre de hielo alrededor de 14,000 B.P. Una complicada secuencia de ingresión marina y rebote isostático inundó y vació el paisaje. Un lago proglacial de agua dulce llamado por los geólogos lago Narragansett se formó alrededor de 15.500 AP, [8] confinado detrás de morrenas terminales: [9] el lago duró aproximadamente 500 años, dejando el poderoso flujo de un río posglacial que corre por su eje norte-sur . Luego, el agua salada llenó el valle, ya que el aumento del nivel del mar inundó permanentemente el área.

Primeros habitantes y visitantes

Tras el retroceso de los glaciares de América del Norte, dos tribus se trasladaron al área de la Bahía: los Narragansett al oeste y los Wampanoag al este. Ambas tribus aún poseen tierras en el sur de Nueva Inglaterra y están reconocidas a nivel federal por la Oficina de Asuntos Indígenas.

El territorio de Wampanoag una vez se extendió desde la actual Boston en el norte, hasta Warren, Rhode Island en el oeste y hacia el este hasta las costas de Cape Cod, incluyendo Martha's Vineyard y Nantucket Island. El Wampanoag, que se traduce como "gente del amanecer", tenía un amplio acceso a la costa y subsistía de la pesca y la agricultura.

Los Narragansett, o "gente de la pequeña punta", eran conocidos como guerreros y frecuentemente comerciaban con otras tribus de la región. Su territorio llegó una vez desde las costas occidentales del río Providence y la bahía Narragansett a través de las regiones del este de Connecticut.

La primera visita de los europeos a la bahía fue probablemente a principios del siglo XVI. La mayoría de los historiadores aceptan que el primer contacto con los europeos lo hizo Giovanni da Verrazzano, un explorador italiano que entró en la bahía en su barco La Dauphine en 1524 después de visitar la bahía de Nueva York. Verrazzano llamó a la Bahía & # 8220Refugio & # 8221 (el & # 8220Refuge & # 8221). La bahía tiene varias entradas, sin embargo, y la ruta exacta de su viaje y el lugar donde ancló sigue siendo un tema de disputa entre los historiadores, lo que lleva a la correspondiente incertidumbre sobre qué tribu se puso en contacto con él. Verrazzano informó que encontró claros y bosques abiertos adecuados para viajar, incluso por un gran ejército, muy lejos del impenetrable enredo que resultó cuando los ingleses suprimieron las quemaduras controladas en el siglo XVII.

En 1614, la bahía fue explorada y cartografiada por el navegante holandés Adriaen Block, que da nombre a la cercana Block Island. El primer asentamiento europeo registrado fue en la década de 1630. Roger Williams, un miembro insatisfecho de la colonia de Plymouth, se mudó a la zona alrededor del año 1636. Se puso en contacto con el Narragansett sachem llamado Canonicus por los europeos y estableció un puesto comercial en el sitio de Providence. Al mismo tiempo, los holandeses habían establecido un puesto comercial aproximadamente a 20 km al suroeste que estaba bajo la autoridad de New Amsterdam en la bahía de Nueva York.

En 1643, Williams viajó a Inglaterra y se le concedió un estatuto para la nueva colonia de Rhode Island. También escribió un diccionario del idioma Narragansett, Claves para el idioma indio, que se publicó en Inglaterra ese mismo año.

Roger Williams y otros primeros colonos nombraron muchas de las islas de la Bahía. Para recordar los nombres, los niños de las escuelas coloniales a menudo recitaban el poema: & # 8220 Paciencia, prudencia, esperanza y desesperación. Y el pequeño cerdo de allí. & # 8221


Idioma

Todos los indios del sur de Nueva Inglaterra, incluido el Narragansett, hablaban idiomas afines de la familia algonquina oriental. A study done in 1861 declared that nobody had spoken Narragansett regularly since before 1816. According to the Summer Institute of Linguistics, no Narragansett person knew or used their native language in 1997.

As of 2007 the Narragansett were working to revive their language. Using books written during colonial times and other research sources, several scholars pieced together the vocabulary and grammar of this extinct language. The Aquidneck Indian Council, with support from The Rhode Island Committee for the Humanities, published a book with basic language instruction. They also developed classroom materials.

Roger Williams wrote a book published in 1643 called A Key into the Language of America. It remains the largest collection of Narragansett vocabulary. Later efforts, dating from 1769 to 1879, added 82 words, raising the total known to about 200. Isolated terms, such as wigwam y powwow, have become well known. Williams listed information about the tribal customs as well as their language and how it related to the Eastern Algonquian dialects (language varieties) of the Massachusett, Pequot (see entry), Mohegan, and Wampanoag tribes.


Narragansett: History

Topics include Dining Scene, United States: For Foreign Visitors & more!

The area where Narragansett now calls home, has been the home of Native American tribes for thousands of years particularly the Narragansett Tribe themselves. But with the arrival of the Europeans to the land of Rhode Island and environs, trouble stirred. As the Europeans claimed more and more land, the Narragansett was one of their biggest challenges and the land they occupied of great value to the newcomers. Eventually, the Narragansett tribe was forced to sell land and move on despite their power in numbers and strength.

It wasn't until King Philip's War however, that the power of the tribe really began to defuse. Their forts were attacked and many of their men killed. Some tribe members fled for safety, joining other tribes from different areas. The killing and fleeing continued until ultimately, what was once a long-lived large and prosperous tribe had now dwindled down to less than 100 living members.

The land of Narragansett was rich and valuable great for agriculture and the location near the ocean made it ideal for trade. Soon, with these businesses booming, the city was developing well. But the area was more than just a hotspot for business, the beauty also made it valuable to tourism. By the mid 1800s, hotels were going up and the town was building up its role as a seaside resort. The tourism trade has continued on ever since.


The Great American Racetrack War

What happened to the most profitable horse track in the country?

As American as Horatio Alger eating apple pie. The rags-to-riches son of immigrants basking in the trappings of wealth and success. Vinny Viola, proud son of Brooklyn and billionaire mogul, raised the trophy last month at Churchill Downs, after winning the 143rd Kentucky Derby with Always Dreaming. The same Vinny Viola, West Point 1977, who three months earlier saw his dream of high office&mdashSecretary of the Army&mdashturn to ashes amid business conflicts. Politics, sports, money, and the military all in one run-for-the-roses: a classic Derby. But for pure drama, none of it compares to the War of the Wild Irish Roses.

In the role of Vinny Viola was one Walter E. O&rsquoHara, the owner of the most profitable racetrack in the country in 1937, Narragansett Park in Pawtucket, Rhode Island. Mr. O&rsquoHara was born a poor Irish mill boy in Fall River, Massachusetts but rapidly rose to become a mill owner, a newspaper baron, and one of the richest men in New England by the time he was 40. And like Whitneys, Phippses, and Belmonts before him, O&rsquoHara thought becoming a horseman would help cleanse his lowly pedigree.

Narragansett became the most profitable racetrack in the country in part due to revenue enhancement practices of Mr. O&rsquoHara not universally beloved by horse players. (Being a respected sportsman would be great, but a buck is a buck.) Unlike most racetracks of the day, which paid off to the nearest cent, Narragansett paid off to the nearest nickel&mdashrounded down, of course. These pennies, called the &ldquobreaks,&rdquo went to the house, and they added up over a year&rsquos racing. O&rsquoHara&rsquos more creative tool for separating the bettor from his money was the carefully managed photo finish. If the placing judges post the results of a close race a bit hurriedly, while illuminating the &ldquophoto&rdquo finish light a bit tardily, and if upon closer examination the originally posted results were to be amended, there is a fair chance that one or more excitable patrons would rip, tear, or otherwise deface or dispose of that nuisance to a racetrack&rsquos profit&mdasha winning ticket.

The Rhode Island Racing Division decided that preliminary results would no longer be permitted to be posted in the event of a photo finish, and on September 2, 1937 informed O&rsquoHara of the promulgation. O&rsquoHara, in turn, informed his placing judges that he viewed the new rule as an unwelcome suggestion, best ignored. The placing judges, aware of who signed their pay checks (O&rsquoHara), posted preliminary results as per usual after a photo finish the very next day. This posed a problem for the State Steward at Narragansett, James Doorley, as he was aware of who signed his paycheck: Robert E. Quinn, Governor of the State of Rhode Island.

Walter O&rsquoHara and Bob Quinn hated each other like only two successful Irish Americans could. It is said to have started when O&rsquoHara backed his friend, Pawtucket Mayor Tom McCoy, against Quinn for the Democratic nomination for governor in 1936 but if not that, it would have been something else, as the littlest state was way too small for the both of them.

O&rsquoHara would take a drink if offered on hot summer afternoons, and he spent most of them in his luxurious owner&rsquos penthouse suite above the Narragansett clubhouse, where he not only watched the races but also kept a swanky apartment. So when Steward Doorley confronted O&rsquoHara about the photo finishes, few words got out before O&rsquoHara slugged him unconscious. When the state&rsquos most flamboyant businessman knocks out his principal regulator in broad daylight, word has a tendency to get around. With deliberate speed came Quinn&rsquos verdict: O&rsquoHara must go. The Racing Division ordered Narragansett to remove O&rsquoHara as general manager, effective immediately.

Some say it&rsquos better to know the judge than the law, which was the case for O'Hara. Superior Court Judge Charles Walsh set aside O&rsquoHara&rsquos removal until a hearing date two days after the end of the 1937 summer racing season. However, by morning, Governor Quinn had the order overturned by a better placed friend--the Presiding Judge of the Superior Court. Not exactly reassured by the dueling injunctions out of its lower courts, the Rhode Island Supreme Court agreed to resolve the controversy on an expedited basis the following week.

A week was long enough for O&rsquoHara to tell his side of the story, as he owned the Providence Star-Tribune, one of Rhode Island&rsquos two daily newspapers and its only tabloid. The day before the Supreme Court hearing, the Star-Tribune published a midnight special edition--a journalistic excess theretofore reserved only for rare and momentous occasions on the order of presidential assassinations, declarations of war, and Red Sox pennants--completely dedicated to the pummeling of Quinn.

O&rsquoHara, on the record in his own newspaper, called the Governor a lying, mentally unstable bribe-taker, likely to end up in an in-patient psychiatric facility.

O&rsquoHara, on the record in his own newspaper, called the Governor a lying, mentally unstable bribe-taker, likely to end up in Butler Hospital, the Providence in-patient psychiatric facility. The headline writers fashioned a front page top bold banner: &ldquoQuinn Will Land in Butler&rdquo so that when folded in the ordinary manner on newsstands, it read &ldquoQuinn in Butler&rdquo.

While the Supreme Court was in session hearing the arguments across town, Governor Quinn held a press conference announcing he had lodged a police complaint against O&rsquoHara for criminal libel. That night, while O&rsquoHara and his pal Mayor McCoy were strategizing in the penthouse at Narragansett, a caravan of state police arrived to arrest O&rsquoHara on the libel charge. Mayor McCoy&rsquos contingent of Pawtucket policemen explained in plain language to Quinn&rsquos state troopers that the Mayor and O&rsquoHara preferred not to be disturbed. Facing an actual armed standoff between two police forces and fearing things were going downhill fast, O&rsquoHara agreed to be arrested, but was promptly bailed out by Mayor McCoy.

The following day, the Supreme Court decided in O&rsquoHara&rsquos favor, ruling that the Racing Division had not properly issued the photo finish rule. The timing was quite convenient for O&rsquoHara, as that Saturday was the running of the Narragansett Handicap, the marquee contest of the summer racing season, and the 1937 race was legendary. Seabiscuit was in the midst of the winning streak that made him an improbable hero to a Depression-wary America and inspired the books and movies that would immortalize him. Going for his eighth straight stakes race victory in the Narragansett Handicap, Seabiscuit ran poorly on a sloppy track and finished third.

Notwithstanding O&rsquoHara&rsquos procedural victory in the Supreme Court, the Racing Division unanimously ordered the permanent removal of O&rsquoHara as general manager and the suspension of Narragansett&rsquos racing license for an indefinite period, effectively a regulatory death penalty. Of course O&rsquoHara appealed. The Supreme Court again promised a timely decision.

It is not textbook litigation strategy for a Governor awaiting a decision on the validity of his executive action from a high court to publicly announce an intention to ignore that decision, if unfavorable, as judges lean toward believing the judiciary to be a co-equal branch. Nonetheless, on October 11, 1937, while the Supreme Court was deliberating, Governor Quinn issued a statement that &ldquounder no circumstances&rdquo would he permit the fall racing season to open at Narragansett with O&rsquoHara as general manager.

Four days later, the Supreme Court, for the second time in a month, unanimously overturned the Racing Division&rsquos removal of O&rsquoHara and the suspension of Narragansett&rsquos license, holding that the Quinn administration&rsquos bias so tainted the proceedings as to render them null and void.

Once he gets a few drinks under his belt, and that happens by ten o&rsquoclock in the morning. he&rsquos got the filthiest, filthiest mouth of any man I&rsquove ever listened to.

Quinn immediately began his own mudslinging campaign against O&rsquoHara, and it turned out O&rsquoHara was guilty of an unspeakable offense to Irish Democrats: he was in bed with the WASP Republicans. O&rsquoHara&rsquos financial backer was none other than the hated patrician Metcalf family, who owned the anti-Catholic Providence Journal and controlled the Rhode Island Hospital Trust Company, the State&rsquos largest bank. The Metcalfs, through Hospital Trust, bankrolled O&rsquoHara&rsquos racetrack, loaning him the money necessary to purchase the land and build the racetrack facilities.

There was also talk that O&rsquoHara&rsquos mill businesses in Fall River were actually fronts to launder money from bootlegging operations along the New Bedford-Fall River coastline. The talk was specific enough and loud enough from the people in that line of work that even O&rsquoHara&rsquos friends thought there was fire where the smoke was.

And then there was his drinking. O&rsquoHara would start early, rarely not having his first by 9:00 a.m. when still in his bathrobe at the Narragansett penthouse. Most days he was noticeably intoxicated before lunch. And he was a mean drunk. As his partner told it, &ldquoNow, he&rsquos alright when he&rsquos sober, but once he gets a few under his belt, and that happens by ten o&rsquoclock in the morning, then everybody is a &lsquoGod-damned bastard&rsquo, and he&rsquos got the filthiest, filthiest mouth of any man I&rsquove ever listened to.&rdquo

On Saturday, October 16, Quinn summoned the commanding General of the National Guard and the Chief of the State Police, and informed them that he had issued a proclamation of martial law declaring Narragansett Park to be in a state of insurrection and ordered them to prepare to mobilize and occupy the racetrack the next day. The pretext for the proclamation was the &ldquogreat danger&rdquo that gangsters and other persons of ill repute were preparing to assemble at the racetrack for the fall racing season.

Any sentient person who has spent measurable time near a paddock, then or now, could in clear conscience verify that the lines at the betting windows would vanish if gangsters and other persons of ill repute ceased to assemble at racetracks. They nearly always assemble peaceably, however, as drawing unwelcome attention to themselves interferes with hoped for relaxation and recreation and occasional race-fixing.

When O&rsquoHara arrived at Narragansett that afternoon, he was greeted first with fixed bayonets, but ultimately was allowed access. He took to the public address system from his penthouse, amusing the troopers with his drunken profane denunciations of the Governor.

Monday was the scheduled beginning of the 1937 fall racing season that never was. Thousands of programs for races never to be run remained in boxes, unopened. The track bugler even blew the call to post at 1:15 p.m. to a grandstand vacant but for four stable boys playing cards and four hundred national guardsmen and state troopers assembling machine guns at entrances and patrolling the infield in formation. Within days, the horses and horsemen abandoned Narragansett for other racetracks.

Throughout the occupation, Quinn and O&rsquoHara held dueling press conferences and radio broadcasts, gestating additional libel suits and another arrest of O&rsquoHara. This time Quinn sought to deny bail. Quinn claimed that O&rsquoHara might flee the state. &ldquoI would have thought that&rsquos what he wanted me to do&rdquo, O&rsquoHara quipped to the judge. The soldiers, reduced to less than seventy by the end of October, stayed on until the scheduled end of the fall racing season, November 11, Armistice Day.

The end of the Great Racetrack War of 1937 was not the end of troubles for Walter O&rsquoHara. On the very day after the Armistice Day ceasefire, a Federal grand jury indicted O&rsquoHara for making over $100,000 of illegal campaign contributions. While O&rsquoHara would eventually beat that rap, for the Narragansett Park investors, the indictment was the last straw. Their stock, which had traded near $12 per share prior to the troubles, was now languishing near $2. They launched a proxy battle to remove O&rsquoHara as general manager and director. Over two-thirds of the shareholders voted for his removal, his personal ownership stake having been depleted by sales of shares to finance his battles with Quinn. By the end of November, the Star-Tribune was broke. Advertisers, leery of controversy and of antagonizing the Governor, shunned the paper and took their chances with a Providence Journal monopoly, which purchased the Star­Tribune in a bankruptcy sale and then shuttered it within months.

To settle the libel suits, O&rsquoHara issued a public apology to Quinn in March 1938 and then proceeded to announce that he would run as a third party candidate against him in the November election. Neither would win the election, as 1938 witnessed a Republican landslide backlash against the warring Democrats. O&rsquoHara would try for a comeback at Narragansett, waging his own proxy battle at the July 1938 shareholders meeting, but failed and was found to have made false allegations in the proxy statements by the Securities and Exchange Commission. His wife left him in 1939, obtaining a quickie Nevada divorce on the ground of cruelty.

So depleted was Walter O&rsquoHara by this point that, after twelve years of marriage, his wife, who only a few years earlier was provided with a stable of thoroughbred horses and a closet of sable furs, received just $7,500 and a house in Pawtucket. He tried putting together syndicates to build racetracks in Atlantic City and Florida, but each time failed to get licensed. O&rsquoHara died tragically on February 2, 1941, at age 44, in a head on collision driving his Packard back to Pawtucket from a dog track in nearby Taunton, Massachusetts. The one-time multi-millionaire left an estate with a net value of only $193.81.

When McCoy Stadium was finally completed in 1942, it cost nearly as much to build as Yankee Stadium.

Mayor McCoy was never elected to higher office. He died four years after O&rsquoHara at age 61. Today, he is best remembered for the baseball stadium that bears his name, the home of the Triple A Pawtucket Red Sox. For reasons undisclosed, McCoy chose a low­lying swamp for the sight of his namesake monument, resulting in repeated cost overruns and construction debacles (60 huge concrete pilings sank in the swamp).

It was rumored that the contractors, all friends of McCoy, were not greatly saddened by this. It was also widely rumored that McCoy, with friends, owned the swamp. All escaped indictment. The Providence Journal took to calling the project &ldquoMcCoy&rsquos Folly.&rdquo When it was finally completed in 1942, years late, the planned 15,000 seat McCoy Stadium seated only 6,000 and cost nearly as much to build as Yankee Stadium.

After losing the Governor&rsquos race, Quinn&rsquos once promising political career was over. He went back to practicing law and was later appointed to, of all positions, the United States Court of Military Appeals.

By the mid-1970&rsquos, Narragansett, once the most profitable racetracks in the country, was hemorrhaging money due to aging facilities, a reduced caliber of racing, a tragic stable fire in 1976 that killed 19 horses and the general sense of seediness there. Narragansett Park&rsquos end came on Labor Day 1978. The City of Pawtucket converted the facility into an industrial park that remains today. The only reminders of the area&rsquos colorful and storied past are the street signs, bearing the names of the great horses that once ran there: War Admiral Place, Whirlaway Place and, of course, Seabiscuit Place.


USS Narragansett

The eighth USS Narragansett (ECS-5017) Commissioned 2103 Y Class, or Class Y starships were freighters deployed by the Earth Cargo Service in the 22nd century. Y class ships were built to replace the earlier J-class starships that had been used by Earth’s cargo service in the early 22nd century. The design principles of a Class Y were similar to those of the earlier class J ships – with the major difference being that the Y class was a larger vessel.
The ships had a crew complement of 23 however, this did not account for children which may have been born to the crew members during their long voyages. Y class ships were capable of a maximum speed of warp 1.8. The eight cargo modules attached to the sides of the ship gave the ship a total capacity of 20 kilotons. The ships came with a single plasma cannon, however most freighter Captains upgraded their weapons as soon as possible as their cargoes made them attractive targets for pirates. Commissioned 2103. Lost during rescue mission in orbit of Genesis Planet. Exact date of incident unknown due to temporal distortions. Struck from naval records 2235.


Narragansett Bay Insurance Company (“NBIC”) is a wholly owned subsidiary of Heritage Insurance Holdings, Inc. (NYSE:HRTG) (“Heritage” or the “Company”). Heritage is a property and casualty insurance holding company headquartered in Clearwater, Florida. Through its subsidiaries, Heritage Property & Casualty Insurance Company, Zephyr Insurance Company, and NBIC Holdings, Inc., the Company writes personal and commercial residential premium through a large network of experienced agents in Alabama, Connecticut, Delaware, Florida, Georgia, Hawaii, Maryland, Massachusetts, New Jersey, New York, North Carolina, Rhode Island, South Carolina, and Virginia.

“ My wife and I are extremely grateful for your professional service in the handling of our boiler claim. You are a credit to the Narragansett Bay Insurance Company. “

George G.

Ver el vídeo: Home, Life u0026 Style - Narragansett, RI