Francis Cabot Lowell

Francis Cabot Lowell


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Francis Cabot Lowell nació en Newburyport, Massachusetts, el 17 de abril de 1775, hijo de John Lowell, destacado jurista y delegado al Congreso Continental.Lowell se convirtió en un comerciante de éxito y viajó a Inglaterra, donde en 1810 adquirió información sobre el funcionamiento interno de los telares eléctricos de Lancashire. A su regreso a los Estados Unidos, Lowell colaboró ​​con el maestro mecánico Paul Moody para construir una versión mejorada de la maquinaria que realizaba las funciones de hilado y tejido. En 1814, Boston Manufacturing Company reunió con éxito todo el proceso bajo un mismo techo en Waltham, Massachusetts. en el río Charles. Nueve años más tarde, después de la muerte de Lowell el 10 de agosto de 1817, la planta fue reubicada como un complejo masivo en una ciudad que lleva el nombre del fundador. Se hicieron esfuerzos para fomentar el "Sistema Lowell", un plan para abordar todas las necesidades de la mujer. ex trabajadores agrícolas (y más tarde mujeres inmigrantes) que estaban empleados en la planta. Lowell pasó de una población de varias docenas a más de 8.000 en 15 años. No todo el mundo quedó impresionado por el supuesto utopismo del sistema Lowell, en particular Henry David Thoreau, quien se convirtió en crítico.


Francis Cabot Lowell - Historia

Cuando comenzó el año 1810, Francis Cabot Lowell, un importador de Boston de 36 años, estaba amargamente desanimado. Su salud empeoraba y, como resultado de la guerra entre Gran Bretaña y Francia y la política estadounidense de desalentar el comercio mediante embargos y otras leyes, su negocio de importación estaba en ruinas. Sin saber qué camino tomar, decidió viajar al extranjero. Mientras estaba en el extranjero, descubrió la vocación de su vida. En Gran Bretaña, se maravilló de las fábricas textiles de Manchester. Aunque era ilegal exportar maquinaria o planos textiles, Lowell estudió cuidadosamente los telares mecánicos y en secreto hizo bocetos de los diseños.

A su regreso a Boston en 1813, Lowell construyó maquinaria textil superior a cualquiera que hubiera visto en Inglaterra. Al año siguiente, en Waltham, Massachusetts, él y dos asociados gastaron medio millón de dólares para construir la primera fábrica del mundo capaz de convertir algodón crudo en tela mediante maquinaria eléctrica bajo un mismo techo.

Para dotar de personal a su nueva fábrica textil, Lowell eligió una mano de obra diferente a la que se encontraba en cualquier fábrica anterior. Decidido a evitar la miseria de las fábricas textiles de Inglaterra, Lowell reclutó su fuerza laboral no de las familias de los pobres o de los niños pequeños, sino entre las virtuosas hijas de los granjeros de Nueva Inglaterra, que aceptaron trabajar en la fábrica de Lowell durante dos o tres años como una forma de obtener una dote o un ingreso independiente. Debido a que las mujeres llevaban mucho tiempo hilando y tejiendo en el hogar, y debido a que las mujeres jóvenes estaban dispuestas a trabajar por la mitad o un tercio del salario de los hombres jóvenes, parecían ofrecer una solución perfecta a las necesidades laborales de la fábrica.

Para acabar con el prejuicio contra el trabajo en las fábricas por ser degradante e inmoral, la empresa anunció que emplearía únicamente a mujeres de buen carácter moral. Amenazó con despedir a cualquier empleado culpable de fumar, beber, mentir, jurar o cualquier otra conducta inmoral. Para vigilar de cerca el carácter moral de los empleados, la empresa exigió que los empleados asistieran a la iglesia y proporcionó pensiones donde vivían las muchachas del molino bajo la cuidadosa supervisión de amas de llaves de carácter impecable. En unos pocos años, la nueva fábrica se vio abrumada por los solicitantes de empleo y estaba "más desconcertado por deshacerse de las manos que por emplearlas".


Francis Cabot Lowell - Historia

A veces, si eres la primera persona en hacer o crear algo, puedes volverte famoso o rico. Francis Cabot Lowell se convirtió en ambos.

Francis Cabot Lowell nació en una familia adinerada. En 1810, él y su familia visitaron Inglaterra, donde vio el funcionamiento fluido de Lancashire Textile Mills. Regresó a Massachusetts para diseñar el primer telar motorizado en funcionamiento en los Estados Unidos y establecer la Boston Manufacturing Company. La empresa creció tanto y tan rápido que eclipsó a su competencia.

Lowell tuvo otra idea brillante. Contrató a mujeres jóvenes y solteras para trabajar en su molino. Estas jóvenes necesitaban dinero y Lowell necesitaba trabajadores que tuvieran pocos derechos para producir sus bienes. Muchas mujeres jóvenes trabajaban muchas horas por un salario bajo en su fábrica.

Según un biógrafo, Lowell fue un hombre que "descubrió lo que sucede cuando uno sigue sus sueños". Aunque el Sueño Americano puede haberse hecho realidad para Francis Lowell, las mujeres jóvenes que trabajaban en su fábrica pueden no estar de acuerdo.


Lowell, Massachusetts (Parte 3)

Después de cantidades inusuales de lluvia en la ciudad y río arriba a principios de mayo de 2006, Lowell sufrió una de las peores inundaciones de la historia. El día 15, el Merrimack se elevó 8 pies por encima del nivel de inundación en Lowell, causando daños significativos desde Manchester, New Hampshire río abajo hasta Haverhill, Massachusetts. Sin embargo, una inundación de dos metros y medio es más un espectáculo que un problema real para la mayoría de la gente, así que mi novia y yo nos tomamos la tarde libre para tomar algunas fotos.

Estas son fotografías de antes y después de un parque en la orilla del Merrimack, detrás de la presa Pawtucket. Esta es una tierra muy baja y es uno de los lugares donde la inundación fue más dramática. Como puedes ver, no fue ese mal, pero las inundaciones aquí prácticamente nunca ocurren. Obviamente, las imágenes no capturan el rugido del agua que cae sobre el borde de las cataratas, que están a unos 300 metros de distancia y solo 10 pies de altura.

Estas son las cataratas, antes y después. De alguna manera no pudimos capturar cuántas personas estaban paradas en el puente aquí. Había equipos de noticias de Boston y todo. Una vez más, el sonido de tanta agua pasando por las cataratas y la vista de lo rápido que se movía el Merrimack fue impresionante. Recuerde que Lowell se construyó debido a estas caídas y al volumen de agua en rápido movimiento que las cubre. En una inundación grave, en realidad es otra cosa.

Las "Cataratas de Pawtucket" que ves aquí son en gran parte una presa artificial, hecha para canalizar el Merrimack hacia las dos entradas al sistema de canales de Lowell. Las cataratas reales son más una serie de rápidos de una milla de largo que comienzan con esta presa. Puede ver en la primera imagen que la presa está coronada por postes de metal que sujetan tablas de madera. Cuando hay demasiada agua, los tablones estallan, como mecanismo de seguridad para evitar que los canales se desborden. En esa imagen, se han ido casi por completo después del invierno. En la segunda imagen, deben haber estallado todos. Lo que no ves es entre los dos, el cuerpo de ingenieros del ejército acababa de terminar de reemplazarlos a todos. También mantienen presas río arriba destinadas a retener el agua para mantener el Merrimack a un nivel uniforme. Originalmente, las presas río arriba tenían por objeto almacenar agua para mantener los molinos en funcionamiento durante todo el año. Después de la inundación de 1936, la peor en la historia de Lowell, se construyeron más presas que supuestamente evitarían que una inundación como esta vuelva a ocurrir. No estoy seguro si fue porque esto fue provocado por la lluvia y no por un deshielo primaveral, pero no creo que funcionen.

La línea blanca en la tercera imagen está en una puerta de entrada que controla el flujo hacia uno de los canales. Esa línea fue el nivel del agua en la inundación de 1936: es 10 pies más alto que el más alto que alcanzó el río este año.

Esta es Francis Gatehouse, que está un poco detrás de la presa Pawtucket. La primera fotografía es de marzo, como muchas de las otras fotografías anteriores.

En la segunda imagen, puede ver que se ha colocado un gran mamparo de metal contra la puerta de entrada para bloquear el canal. En la tercera imagen, puede ver que la puerta de madera original está levantada y el agua estalla alrededor de las uniones del mamparo. En la cuarta imagen, puede tener una idea de cuán grande es esta puerta.

Alrededor de 1850, James Francis se dio cuenta de que el Merrimack se inundaba ocasionalmente y que el sistema de canales que atravesaba Lowell no tenía ningún mecanismo para evitar que las aguas cubrieran los canales e inundar la ciudad. La gente pensaba que estaba loco, ya que el Merrimack nunca había inundado la historia de la ciudad. Entonces, su puerta de entrada y su enorme puerta de madera fueron apodadas "La locura de Francisco". Sin embargo, en 1852, hubo una inundación (con una cresta de 10 pies por encima del nivel de inundación) y la puerta se cayó, salvando a la ciudad de una inundación. Nadie volvió a llamarlo una locura. En la inundación de 1936, la puerta se dejó caer nuevamente, pero como la ciudad ya no usaba los canales para alimentar los molinos, se abandonó. Nuevamente evitó una inundación en el huracán de 1938 (nuevamente 10 pies por encima del nivel de inundación). En algún momento, se levantó y no se ha vuelto a bajar, hasta que se dejó caer este año al ser reemplazado por el moderno mamparo de metal. Entonces, a 8 pies sobre el nivel de inundación, acabamos de tener la cuarta peor inundación de Lowell en 150 años.

En la quinta imagen, puede ver que la inundación de 1936 pasó por encima de la puerta. Si la puerta hubiera fallado, un muro de agua a la altura de la puerta habría entrado en la ciudad.

Estos son los nuevos condominios de Lawrence Mills. Un poco mojado ahora. Espero que la gente del piso inferior tenga seguro contra inundaciones. La parte trasera de este edificio está justo en el río.

Este es el centro inundado. La mayor parte del centro de la ciudad está muy por encima del río y los canales se mantuvieron nivelados mediante los mecanismos mencionados anteriormente. Sin embargo, existe esta pequeña parte que se encuentra en la confluencia de los ríos Concord y Merrimack que es muy baja. Afortunadamente, el Concord fluye hacia el Merrimack desde el sur, y la lluvia fue principalmente hacia el norte (río arriba en el Merrimack). Sin embargo, el Merrimack estaba tan inundado que retrocedió hacia el Concord, siendo este el resultado.

El resto son imágenes de cosas que fotografié en las páginas anteriores durante la inundación. El agua del canal estaba marrón y olía fatal. Afortunadamente, el agua no tardó en volver a los niveles normales y mi edificio no sufrió muchos daños, aunque está justo en el canal.

Aserraderos y canales (principalmente) Octubre de 2006

Aquí hay algunas fotos más de los aserraderos de Lowell. Algunos ya no son más que una pared de ladrillos o dos, y algunos ahora son complejos de oficinas y condominios. Sobre la mayoría de ellos he hablado con más detalle en páginas anteriores, así que intentaré aclarar el texto.

El primer grupo de imágenes es Appleton Mills entre Jackson y Dutton Street. Están haciendo una especie de limpieza aquí, y hay una valla levantada. Como mencioné antes en las páginas 1 y 2, estos aparentemente fueron demolidos parcialmente a propósito, pero no sé qué van a hacer exactamente con lo que queda. El edificio de ladrillos en la cuarta imagen es el Cottonhouse Lofts, que ha sido renovado relativamente recientemente como espacio habitable. Sin embargo, he oído que los dos grandes edificios de almacenamiento de al lado serán demolidos en algún momento.

Esta es la parte trasera de Boott Mills, que contiene una importante exhibición del Parque Nacional (la sala de tejido está aquí). Estos edificios traseros todavía se están convirtiendo en oficinas y apartamentos, y fue en los últimos años que el Riverwalk se extendió aquí. Parece que continuará aún más hasta el río Concord. Hay una vía verde planificada para las orillas del propio río Concord que recién está despegando.


Una vista de Massachusetts y Boott Mills desde el puente de Hunts Falls. Puede ver una gran cantidad de Mile of Mills desde este puente, cuando no está tratando de sacar una imagen de un automóvil en movimiento.

Estos patos vivían en este pequeño estanque separado del Merrimack. Creo que la arena que cerró esta agua probablemente fue movida por la inundación. junto con todo tipo de otras cosas.

Este es el canal del este, justo al lado de Merrimack St: estos edificios están frente a Prescott St. Algunos de estos edificios pertenecen al Lowell Sun, que es el periódico local. Sin embargo, supuestamente se mudarán del centro de la ciudad al edificio del Museo Textil Americano en Dutton Street. ¿Más condominios? ¿Lo apoyará el mercado?

Los Lawrence Mills. Puede ver cómo algunos edificios están construidos directamente sobre canales y qué tan vacío se ve este patio desde que gran parte de él se quemó hace 20 años. Todavía hay algunos edificios masivos tapiados en este sitio que están buscando nuevos usos.

El Canal Occidental, que pasa por Lawrence Mills y el Tsongas Arena. Claramente solía haber algunas estructuras aquí, no estoy seguro si pertenecían a los molinos Merrimack o Tremont. Este sitio está muy cerca del paseo del río y tiene vistas panorámicas. Es probablemente el sitio más "devuelto a la naturaleza" de la ciudad y es bastante relajante venir aquí en un día agradable y observar las pequeñas cascadas y los sauces.

Cuando Lowell celebró el Campeonato Mundial de Curling en el Tsongas Arena, esto estaba al frente.

Estas cinco imágenes muestran que este estacionamiento para Wannalancit Mills se encuentra en lo que parece un sótano para el antiguo Tremont Mills. La primera imagen es el exterior, los siguientes cuatro están en el interior. Me gusta la hiedra. No pude obtener una imagen muy buena, pero la quinta imagen muestra túneles que corren debajo del lote. ¿Son estos los restos de las pistas de rodadura de las ruedas hidráulicas?

Sinceramente, no estoy seguro de qué está pasando aquí. Frente a Tremont Mills.

Estos son los molinos de Wannalancit. Hasta la década de 1980, esta era todavía una planta textil, y usaba telares que eran de la década de 1920 más o menos. Se trajeron trabajadores de Columbia, ya que todavía sabían cómo operar las máquinas y soportarían las terribles condiciones. El Parque Nacional tiene la exhibición de turbinas de Suffolk aquí, que es un pequeño recorrido bastante bueno.

Las chimeneas de Lawrence Mills.

El canal norte frente a los molinos de Wannalancit: el canal más grande y último construido (alrededor de 1850) en la ciudad.

¡Y alguien limpiándolo! La complejidad de la propiedad de los canales es un tema bien conocido en la ciudad. Por ejemplo, la exhibición de turbinas de Suffolk no funciona completamente debido a que una fuga en las paredes del canal puede haber dañado algunos equipos. Creo que la descripción fue que el agua propiedad de Boott Hydroelectric se estaba filtrando a través de las paredes propiedad del Parque Nacional, a través de terrenos propiedad de la ciudad y hacia las paredes de un edificio privado.

El cementerio Lowell data de la década de 1840, lo que lo convierte en el cuarto cementerio jardín más antiguo de los Estados Unidos. Más antiguo que cualquier parque público de la ciudad, este cementerio ajardinado a orillas del río Concord es tanto un parque para caminar como un cementerio. Algunos de los nombres más ricos y famosos de Lowell están enterrados aquí, a menudo bajo monumentos enormes y elaborados. El cementerio originalmente tenía lagos y todo, que ahora se ha ido. Sin embargo, el entorno montañoso y ajardinado sigue siendo bastante diferente a las enormes parcelas de tierra planas en las que la clase media de la ciudad está enterrada frente a Gorham St.

Para ponerse en contacto con Abandoned But Not Forgotten, envíenos un correo electrónico a [email protected] con cualquier pregunta o presentación que desee contribuir al sitio.

NO DIGO UBICACIONES. NO SÉ SI LOS EDIFICIOS ESTÁN A LA VENTA. NO SÉ SI LOS EDIFICIOS AÚN ESTÁN EN PIE.


Contenido

Francis Cabot Lowell buscó crear un proceso de fabricación eficiente en los Estados Unidos que fuera diferente al que vio en Gran Bretaña. Su visión se basaba en su "gran fe en la gente de Nueva Inglaterra" y los empleados "serían alojados y alimentados por la empresa y permanecerían empleados sólo unos pocos años en lugar de formar una subclase permanentemente oprimida". [2]

Después de un viaje a Londres en 1811 durante el cual memorizó los telares mecánicos de diseño, Lowell fundó Boston Manufacturing Company en 1813 junto con Nathan Appleton, Patrick Tracy Jackson y los otros llamados "Boston Associates". Este grupo de comerciantes del área de Boston estaba "comprometido con los ideales de la ética protestante original y la simplicidad republicana" pero, sin embargo, eran "empresarios astutos y con visión de futuro que se apresuraron a aprovechar nuevas oportunidades de inversión". [3] La Boston Manufacturing Company construyó su primer molino junto al río Charles en Waltham, Massachusetts, en 1814. [1] A diferencia del sistema predominante de fabricación textil en ese momento, el "Sistema de Rhode Island" establecido por Samuel Slater-Lowell decidió contratar mujeres jóvenes (generalmente solteras) entre las edades de 15 y 35 años, a las que se las conoció como "chicas de molino". Fueron llamados "operativos" porque operaban los telares y otra maquinaria. [4]

El sistema Lowell, también conocido como el sistema Waltham-Lowell, fue "sin precedentes y revolucionario para su época". No solo fue más rápido y eficiente, sino que se consideró más humano que la industria textil en Gran Bretaña al "pagar en efectivo, contratar a adultos jóvenes en lugar de niños, y al ofrecer empleo por solo unos pocos años y brindar oportunidades educativas para ayudar a los trabajadores". pasar a mejores trabajos ". [1]

Por primera vez en los Estados Unidos, estas fábricas combinaron los procesos textiles de hilado y tejido bajo un mismo techo, eliminando esencialmente el "sistema de salida" a favor de la producción en masa de telas de alta calidad. Revolucionó por completo la industria textil y "eventualmente se convirtió en el modelo para otras industrias manufactureras" en los Estados Unidos. [1]

Chicas de Lowell Mill Editar

Lowell resolvió el problema del trabajo empleando a mujeres jóvenes (generalmente solteras) de entre 15 y 35 años, a las que se conoció como "niñas de molino". A diferencia de las industrias europeas, que tenían acceso a "grandes poblaciones urbanas sin tierra cuya dependencia del sistema salarial les daba pocas opciones económicas", las empresas estadounidenses tenían que lidiar con una pequeña oferta de mano de obra porque la población era pequeña y prefería cultivar su propia tierra. y la independencia económica que la acompañó. Además, muchos estadounidenses vieron el sistema de fábrica europeo como "intrínsecamente corrupto y abusivo". [5]

Para persuadir a estas jóvenes de que trabajaran en un molino, se les pagaba en efectivo una vez "cada semana o dos semanas". [6] Además, Lowell ideó una comunidad de fábrica: se requería que las mujeres vivieran en dormitorios propiedad de la empresa adyacentes al molino que eran administrados por mujeres mayores chaperonas llamadas "matronas". Además de trabajar 80 horas a la semana, las mujeres debían adherirse a estrictos códigos morales (impuestos por las matronas), así como asistir a servicios religiosos y clases educativas. A pesar de ser "altamente discriminatorio y paternalista en comparación con los estándares modernos, fue visto como revolucionario en su día". [7]

De hecho, contratar mujeres tenía un buen sentido comercial, no solo las mujeres tenían experiencia en tejer e hilar, sino que se les podía pagar menos que a los hombres, lo que aumentaba las ganancias de Lowell's Boston Manufacturing Company, y eran "más fáciles de controlar que los hombres". Además, su estricto control sobre sus empleados "cultivó la lealtad de los empleados, mantuvo bajos los salarios y aseguró a sus accionistas una aceleración de las ganancias". [7]

De acuerdo con la cosmovisión de Boston Associates, se alentó a las niñas del molino a que se educaran y realizaran actividades intelectuales. Asistieron a conferencias gratuitas de Ralph Waldo Emerson y John Quincy Adams y leyeron libros que tomaron prestados de las bibliotecas circulantes. También se les animó a unirse a los "círculos de mejora" que promovían la escritura creativa y el debate público. [3]

La inestabilidad económica en la década de 1830, así como la inmigración, afectaron en gran medida a las fábricas de Lowell.

La sobreproducción durante la década de 1830 hizo que el precio de la tela terminada cayera y la situación financiera de las fábricas se vio agravada por una depresión menor en 1834 y el Pánico de 1837. En 1834, las fábricas redujeron los salarios en un 25%, lo que llevó a las niñas a responder por organizar una huelga infructuosa y organizar un sindicato llamado Factory Girls Association. En 1836, realizaron otra huelga infructuosa cuando aumentaron sus tarifas de vivienda. Las condiciones continuaron deteriorándose hasta 1845, cuando las muchachas del molino de Lowell formaron la Asociación de Reforma Laboral Femenina, que unió fuerzas con otros trabajadores de Massachusetts para aprobar leyes destinadas a mejorar las condiciones laborales en el estado, que los molinos simplemente ignoraron. [1]

Las mujeres respondieron con una huelga y publicaron revistas y boletines como el Oferta Lowell. Incluso solicitaron a la legislatura del estado de Massachusetts que aprobara una ley que limitara la jornada laboral a diez horas. La petición no tuvo éxito, pero mostró a los propietarios de las fábricas que sus empleados se habían vuelto demasiado problemáticos.

A mediados de la década de 1840, una "nueva generación de gerentes de molinos estaba a cargo", para quienes "las ganancias más que las personas parecían su principal preocupación, incluso la única". [3]

Además, los propietarios de las fábricas, que estaban convencidos de que sus empleados se habían vuelto demasiado problemáticos, encontraron una nueva fuente de trabajo en los inmigrantes irlandeses que acudían en masa a Massachusetts en 1846 para escapar de la Gran Hambruna de Irlanda. Estos trabajadores inmigrantes eran en su mayoría mujeres con familias numerosas que estaban dispuestas a trabajar más tiempo por salarios más baratos. También a menudo obligaban a sus hijos a trabajar. Esta dependencia de los trabajadores inmigrantes poco a poco convirtió a las fábricas en lo que estaban tratando de evitar: un sistema que explotaba a las clases bajas y las hacía dependientes permanentemente de los trabajos mal pagados en las fábricas. En la década de 1850, el sistema Lowell se consideró un experimento fallido y las fábricas comenzaron a utilizar cada vez más trabajo infantil e inmigrante.

En la década de 1890, el sur emergió como el centro de la fabricación textil de los EE. UU. No solo se cultivaba algodón localmente en el sur, sino que tenía menos sindicatos y los costos de calefacción eran más baratos. A mediados del siglo XX, todas las fábricas textiles de Nueva Inglaterra, incluidas las de Lowell, habían cerrado o se habían trasladado al sur. [1]

En 1840, Lowell, Massachusetts, tenía 32 fábricas textiles y se había convertido en una ciudad bulliciosa. Entre 1820 y 1840, el número de personas que trabajaban en la industria se multiplicó por ocho. [3]

Aunque la mayoría de las niñas originales de Lowell Mill fueron despedidas y reemplazadas por inmigrantes en 1850, las mujeres solteras y adultas que estaban acostumbradas a ganar su propio dinero terminaron usando su educación para convertirse en bibliotecarias, maestras y trabajadoras sociales. De esta manera, se consideró que el sistema producía "beneficios para los trabajadores y la sociedad en general". [7]


El fin del sistema Lowell:

La sobreproducción durante la década de 1830 hizo que bajara el precio de la tela acabada. En respuesta, las fábricas recortaron los salarios y aumentaron las obligaciones laborales, lo que obligó a los trabajadores a trabajar más a un ritmo más rápido.

La nueva administración asumió el control y las fábricas pronto comenzaron a cambiar, según el libro The Simple Life: Plain Living and High Thinking in American Culture:

“A mediados de la década de 1840, una nueva generación de gerentes de molinos estaba a cargo y su perspectiva difería considerablemente del grupo fundador. Las ganancias, más que las personas, parecían su principal preocupación, incluso la única. Como admitió uno de los nuevos gerentes, & # 8216 considero a mi gente de trabajo como a mi maquinaria & # 8217. Ausente de su perspectiva estaba cualquier sentido de responsabilidad paterna por la elevación moral e intelectual de sus operarios. & # 8216Siempre que puedan hacer mi trabajo por lo que decido pagarles, me quedo con ellos, obteniendo de ellos todo lo que pueda. & # 8217 Este no era el republicanismo industrial ilustrado que Jefferson había imaginado y descrito, más bien era el cínico materialismo que Charles Dickens vio en Inglaterra en ese momento. Los visitantes de Lowell en las décadas de 1830 y 1840 notaron repetidamente la creciente similitud de las fábricas con el temido sistema inglés y también la discrepancia entre el ideal original de Lowell y su realidad de segunda generación ".

En 1834, la fábrica redujo los salarios de los trabajadores en un 25 por ciento. Las muchachas del molino respondieron con una huelga y organizando un sindicato llamado Factory Girls Association. Los esfuerzos del sindicato no tuvieron éxito. Dos años más tarde, las muchachas del molino se declararon en huelga nuevamente cuando aumentaron sus tarifas de vivienda, pero la huelga volvió a fracasar.

Las condiciones continuaron deteriorándose hasta 1845 cuando las muchachas del molino formaron la Asociación de Reforma Laboral Femenina. Esta asociación unió fuerzas con otros trabajadores de Massachusetts para obligar al gobierno a aprobar una legislación destinada a mejorar las condiciones laborales en el estado. La asociación ayudó a aprobar leyes sobre las horas de trabajo limitadas, pero las fábricas simplemente ignoraron las nuevas leyes.

El sistema Lowell siguió fallando cuando los inmigrantes irlandeses, que comenzaron a acudir en masa a Massachusetts en 1846 para escapar de la hambruna en Irlanda, buscaron trabajo en los molinos. Estos trabajadores inmigrantes, que eran en su mayoría mujeres con familias numerosas que solían poner a sus hijos a trabajar en las fábricas con ellos, estaban dispuestos a trabajar más horas por salarios más baratos. Debido a que estos trabajadores tendían a estar casados ​​y tener familias, no vivían en los dormitorios económicos de la empresa y en su lugar vivían en viviendas de vecindad.

Esta dependencia de los trabajadores inmigrantes poco a poco convirtió a las fábricas en lo que estaban tratando de evitar: un sistema que explotaba a las clases bajas y las hacía dependientes permanentemente de los trabajos mal pagados en las fábricas.

En la década de 1850, el sistema Lowell se consideró un experimento fallido y las fábricas comenzaron a utilizar cada vez más trabajo infantil e inmigrante.

La fabricación de textiles en Nueva Inglaterra comenzó a declinar en la década de 1890 cuando los nuevos avances tecnológicos hicieron que fuera más fácil y barato fabricar textiles en el sur, donde el algodón se cultivaba localmente, los costos de calefacción eran más baratos y había menos sindicatos.

Los propietarios de la fábrica decidieron no modernizar o actualizar las fábricas textiles de Massachusetts y, en cambio, invirtieron en la construcción de fábricas textiles modernas en el sur.

Como resultado, a mediados del siglo XX, todas las fábricas textiles de Nueva Inglaterra, incluidas las fábricas textiles Lowell, habían cerrado o se habían trasladado al sur.

Para obtener más información sobre la revolución industrial, consulte mi artículo sobre los mejores libros sobre la revolución industrial.


I. Manuscritos sueltos, 1742-1879

Esta serie consta de documentos comerciales, correspondencia, recibos y otros documentos. (Antiguo) El recuadro 1 contiene documentos comerciales sin fecha y una colección de escrituras familiares tempranas y otros documentos legales, 1742-1787, así como manuscritos relacionados con la carrera de Lowell en Harvard, 1789-1793. Entre los elementos más importantes del (antiguo) recuadro 1 se encuentran un diario y la correspondencia de la "Marti-Mercurian Band", un grupo al que pertenecía Lowell y que buscaba establecer una compañía militar en las notas de debate de la universidad de Harvard Lowell sobre cuestiones tales como "si es moralmente correcto que el gobierno se equivoque "una memoria de la vida universitaria de Charles Jackson y la correspondencia entre Lowell y su hermano John Lowell III, su hermana Anna Cabot Lowell y su madrastra Rebecca Russell Tyng Lowell durante su estancia disciplinaria con el reverendo Zedekiah Sanger en Bridgewater, 1793.

(Antiguo) Las casillas 2-9 contienen una combinación de correspondencia familiar y comercial, contratos, facturas y recibos. La correspondencia de Lowell's se ocupa casi exclusivamente de sus proyectos comerciales (comercio marítimo de Cabot, New England Bank, bienes raíces en Broad Street e India Wharf en Boston), pero relativamente poco se relaciona con las operaciones de Boston Manufacturing Company. Corresponsales comerciales destacados incluyen a William Cabot, Uriah Cotting, Warren Dutton, Samuel P. Gardner, Charles Jackson, Patrick Tracy Jackson, Nathaniel Cabot Lee, James Lloyd, Jr., Peter Remsen y James Russell. Otras personas representadas son Charles Bulfinch, Samuel Cabot, Harrison Gray Otis y Timothy Pickering. Esta serie también contiene una lista de escrituras del condado de Suffolk, 1802-1809 (Old Box 6, Folder 10), y una modesta colección de documentos relacionados con el patrimonio de Lowell (Old Box 9).

Los corresponsales familiares incluyen: Anna Cabot Lowell (1768-1810), Charles Lowell (1782-1861), Hannah Jackson Lowell (m. 1815), John Lowell II (1743-1802), John Lowell III (1769-1840), Rebecca RT Lowell (m. 1816) y Mary Jackson Lee (1783-1860). Las cartas escritas a Lowell por su hermano John Lowell III desde Inglaterra y Europa, 1804-1806 (Old Boxes 4-5), describen capitales y artefactos extranjeros y contienen destellos ocasionales de la política europea en la era napoleónica. Las cartas de Francis Cabot Lowell desde el extranjero a familiares y amigos, 1810-1811 (Old Box 6), tratan principalmente de asuntos comerciales.

(Antiguo) Los recuadros 5-7 contienen la correspondencia de Hannah Jackson Lowell con su hermana Mary Jackson Lee (esposa de Henry Lee, otro importante comerciante comercial de Boston), la autora escocesa Anne Grant (1775-1838), Janet Wilson y otros miembros de la familia Wilson . Esta correspondencia ocasionalmente toca el papel de la mujer en la vida intelectual del siglo XIX, pero principalmente se ocupa de preocupaciones familiares y personales, como el crecimiento y el bienestar de los hijos Edward Jackson Lowell (1807-1830), Francis Cabot Lowell II (1803). -1874) y John Lowell IV (1799-1836).

Para obtener una lista alfabética de individuos, eventos y temas de importancia seleccionados que aparecen en esta serie, así como las ubicaciones de sus buzones y carpetas, consulte el Índice de selección. NOTA: Esta colección se ha reubicado desde que se creó el índice. Para ayudar a los investigadores a localizar elementos específicos, en esta guía se han conservado los números de carpeta y caja antiguos (entre paréntesis).

II. Volúmenes encuadernados, 1797-1894


Diez cosas que quizás no sabías sobre Lowell, Massachusetts

Con la Reunión Anual de la Asociación de Industrias Estadounidenses Temprana de 2019 que se celebrará en unos meses, aquí hay algunas cositas interesantes de información sobre Lowell, Massachusetts que, con suerte, lo invitarán a unirse a nosotros para nuestra Reunión Anual el próximo mes de mayo. Las jovencitas en la foto del título de arriba lo invitan a aprender más sobre ellas y sus interesantes vidas durante la Reunión Anual de las Asociaciones de Industrias Americanas Tempranas & # 8217 del 15 de mayo al 18 de mayo de 2019. Entonces, aquí hay diez cosas que quizás no haya sabido Lowell, Massachusetts.

  1. Lowell, Massachusetts lleva el nombre de Francis Cabot Lowell, quien nunca puso un pie en la ciudad que lleva su nombre. Francis Cabot Lowell pasó dos años en Inglaterra entre 1810 y 1812. Mientras estuvo allí, recorrió las fábricas textiles de Manchester y, según algunos, se dedicó al espionaje industrial. Al parecer, memorizó el funcionamiento de los telares mecánicos que eran comunes en Inglaterra en ese momento. [1] Upon his return to America, Lowell and an inventive mechanic named Paul Moody developed a power weaving loom in 1814 based upon what Lowell had seen in England. With financial backing from a group of Boston investors he formed the Boston Manufacturing Company and developed the first fully integrated weaving mill on the Charles River in Waltham, Massachusetts that started with cotton from the bale and at the other end produced bolts of cotton cloth. You can learn more at (https://www.charlesrivermuseum.org/francis-cabot-lowell-and-the-boston-manufacturing-company/).[2] The mill at Waltham was a great success and it soon became apparent that the company needed to expand. But, the three mills that had been built in Waltham were using all of the available power from the Charles River. So, the Boston Manufacturing Company sought a new site.

Figure 1. Early Photo Inside One of the Lowell Mills

They settled on East Chelmsford, Massachusetts on the Merrimack River just 30 miles from Boston. Construction began at the site in 1822 and the investors decided to name the new town they built Lowell in honor of Francis Cabot Lowell who had died in 1817.

2. At its peak in 1850, the city of Lowell had 40 mill buildings powering 320,000 spindles on almost 10,000 looms and employed more than 10,000 workers in the textile industry.[3]

Figure 2. Whistler’s Iconic Painting of his Mother. Its Correct Title is “Arrangement in Grey and Black No. 1”

3. Lowell is the birthplace of the American painter James McNeill Whistler. He was born on July 11, 1834 and achieved worldwide fame as a painter. His most iconic image is the painting of his mother shown in Figura 2. But his father, Major George Washington Whistler, was a fascinating character in his own right. His life story is at least as interesting as that of his famous son. (https://www.smithsonianmag.com/arts-culture/getting-know-whistlers-father-180951439/).

Figure 3. A Not Very Famous Portrait of Whistler’s Father, Major George Washington Whistler, Not Painted by His Son!

George Washington Whistler supervised the building of the first locomotive in the Lowell Machine Shop in 1835. He took apart a locomotive imported from England to learn how it was constructed and then fabricated patterns from which the Lowell Machine Shop built one of the first locomotives manufactured in New England. Within three years, the Lowell Machine Shop had turned out 32 more locomotive engines. The Lowell Machine Shop was established to meet the machine tool needs of the weaving mills, but expanded to be one of the premier machine shops in the world. Many of the master mechanics of the American Industrial Revolution got their training at the Lowell Machine Shop.

Figure 4. Locomotive Engine built by the Lowell Machine Shop in 1852

The Whistler House Museum of Art (http://www.whistlerhouse.org/) is worth a stop at some point during your visit to Lowell.

4. By 1846, the mills in Lowell where turning out almost a million yards of cloth a week! Until the Civil War, Lowell was the largest concentration of industrial production in America and was New England’s second largest city with a population of 33,000.

5. Lowell, in 1879, was the primero town in the United States to get telephone numbers just three years after Alexander Graham Bell had patented his telephone.

Figure 5. Jack Kerouac Most Famous Book

6. Lowell is the birthplace of Jack Kerouac (March 12, 1922 – October 21, 1969). For those of us who lived through the 60’s, his name will be a familiar one. As the author of, On the Road, and several other books, he is considered a literary iconoclast and alongside William S. Burroughs and Allen Ginsburg is closely identified as one of the members of the Beat Generation and a progenitor of the “Hippie Movement”. You can learn more about this literary icon at https://www.nps.gov/lowe/learn/historyculture/kerouac.htm.

Figure 6. An Early Moxie Ad

7. Moxie originated as a patent medicine called “Moxie Nerve Food”, which was created around 1876 by Dr. Augustin Thompson in Lowell, Massachusetts. Thompson claimed that it contained an extract from a rare, unnamed South American plant which is now known to be gentian root. Moxie, he claimed, was especially effective against “paralysis, softening of the brain, nervousness, and insomnia”. Thompson claimed that he named the beverage after a Lieutenant Moxie, a purported friend of his, who he claimed had discovered the plant and used it as a “panacea”. After a few years, Thompson added soda water to the formula and changed the product’s name to “Beverage Moxie Nerve Food”. By 1884 he was selling Moxie both in bottles and in bulk as a soda fountain syrup. In 1885, he received a trade mark for the name. He marketed it as “a delicious blend of bitter and sweet, a drink to satisfy everyone’s taste”. Thompson died in 1903. Moxie was purchased by the Coca-Cola company in 2018. The name has become the word “moxie” in American English, meaning courage, daring, or determination. Our Executive Director John Verrill is a big fan of the stuff. You might want to try some while you’re in Lowell.

Figure 7. Some Lowell Mill Girls

8. One of the features that distinguished the Lowell mills in the 1830’s was that workers were paid in cash once a month. Most other employers paid workers with credit at a company store or settled their worker’s wages once every 3 months. In the 1830’s, a woman working at one of the Lowell mills could earn between $12-$14 dollars per month (that’s equivalent to about $320 – $370 in 2017 dollars)[4]. The mill girls paid $5 a month for their room and board in one of the company’s boarding houses. These young women experienced economic independence that was unknown before the development of the Lowell mills. They likely had more ready cash than their farmer fathers. It was not unusual for these young women to return home after a year in the mills with $25-$50 in a bank account. But these women worked long hours (as many as 14 hours/day) with only brief breaks for their breakfast and dinner (See Figure 8). Their hours were shorter during the winter months, but the working conditions were dusty and dangerous throughout the year.

Figure 8. Work Schedule at the Lowell Mills

9. The women in the Lowell Mills formed the Lowell Female Labor Reform Association in 1844 with Sarah Bagley as its first president. The Lowell mill girls were not hesitant to express their opinions about working conditions and wages in the mills. The first protest came in 1834 just about a decade after the mills opened. Subsequent protests and strikes followed resulting in the organization of the Lowell Female Labor Reform Association. The LFLRA is noted as being the first organization of working women to come together and bargain collectively for better working conditions and higher pay. You will learn more about these women and their labor reform efforts during out visit to the Boott Mill National Historical Park.

10. English Author Charles Dickens (See Figure 9) visited Lowell in February of 1842. He specifically wanted to see America’s first industrial city. He toured the mills, the tenement housing and the city of Lowell. He later wrote a book about his travels in the United States titled, Notas americanas. In the book Dickens wrote favorable descriptions of both the Lowell mills and the Lowell mill girls. He said of the mill girls, “They had serviceable bonnets, good warm cloaks, and shawls… They were healthy in appearance, many of them remarkably so, and had the manners and deportment of young women, not of degraded brutes of burden.”

So, come join us for the 2019 Early American Industries Association Annual Meeting, Wednesday, May 15 th thru Saturday, May 18 th , 2019 in Lowell, Massachusetts for a meeting filled with friends, fun, workshops, lectures, demonstrations and a variety of opportunities to learn. Maybe a glass of Moxie to avoid “paralysis, softening of the brain, nervousness and insomnia! The 2019 EAIA Annual Meeting maybe just the “panacea” you need! I guarantee you’ll find out some more interesting things about Lowell! We’ll be based at the Westford Regency Inn & Conference Center in Westford, Massachusetts (https://www.westfordregency.com/). Registration forms will be mailed to you and will also be available right here on our website in mid-January 2019.

[1] After the Revolutionary War, England passed laws prohibiting the export of textile machinery or the emigration of those who could operate it. Samuel Slater an overseer in an English textile factory introduced British cotton technology to America when he left England posing as a farmer. He had committed the details of the Arkwright spinning machine to memory and in 1790, while working for Moses Brown, he started the first American cotton spinning mill in Pawtucket, Rhode Island

[2] Waltham and the Charles River Museum are only 22 miles from Lowell and would make a great side trip before or after the 2019 EAIA meeting.

[3] At Pawtucket Falls just above the junction of the Merrimack and Concord Rivers, the Concord River drops more than 30 feet. The system of canals and gates built in Lowell harnessed the kinetic energy of this water flow and produced over 10,000 horsepower of energy to turn the turbines that powered the mills.


Francis Cabot Lowell

Francis Cabot Lowell was born to John Lowell II and Susanna Cabot Lowell on April 7, 1775. He spent much of his life in Massachusetts, since his father served as a judge for the District of Massachusetts. He graduated from Harvard in 1793, and soon began working in his uncle’s importation and exportation business. He married Hannah Jackson in 1798, and the couple had four children together. In 1810, the family traveled to Europe, primarily to improve Francis’ weakening health. During their time there, Francis immersed himself in textile manufacturing. The family returned to America soon after, and Francis brought with him revolutionary techniques in textile manufacturing. With the assistance of his brother-in-law, Patrick Tracy Jackson, Lowell established the Boston Manufacturing Company. By 1815, the Boston Manufacturing Company was the first fully integrated mill in the world, and produced approximately thirty miles of cloth each day. It later served as a model for future industrial areas in the Northeast due to its success. Unfortunately, Lowell was not able to fully experience his success due to his deteriorating health. Just several years after his company began to achieve prominence, Lowell passed away on August 10, 1817 at the age of 42.


What makes Francis Cabot Lowell and his Boston Manufacturing Company unique?

The invention of the modern factory system.

This was his conception alone, something that departed from how business was done here and in Europe. Perhaps because he was an outsider when it came to manufacture and mechanics, he saw beyond the mill as the mainstay of production (mills produced only one part of the production process) and could envision something more multifaceted. It took imagination to think in terms of a fully integrated and centralized process for the making of textiles. While not the start of the Industrial Revolution, Lowell’s Boston Manufacturing Company in Waltham moved the Industrial Revolution significantly forward, as this paper will discuss. To examine this process, I will look at many factors, from modern financing to water power, from protective tariffs to the labor force, that facilitated the growth of the factory system.


Ver el vídeo: francis Cabot Lowell tv ad