El Caribe después de Colón - Historia

El Caribe después de Colón - Historia

Tras el descubrimiento de Colón de las islas del Caribe, los españoles buscaron las mejores formas de explotar su nuevo territorio. Inicialmente, los españoles se concentraron en extraer el oro que encontraron en las islas. El oro pronto se agotó. Los españoles luego se volcaron a la agricultura. Establecieron grandes plantaciones para cultivar caña de azúcar, algodón y otros cultivos. Obligaron a las poblaciones nativas a trabajar para ellos, a punta de pistola. Cuando murieron demasiados nativos, los españoles comenzaron a importar esclavos de África para trabajar en las plantaciones.

.



Naranja dulce, naranja agria (naranjas de Sevilla y Valencia), lima y limón, tamarindo, coco, plátano y uvas son algunas de las plantas y árboles que los españoles trajeron a Jamaica. También introdujeron la caña de azúcar, jengibre, palmera datilera, granada, plátanos e higos.

Las otras potencias europeas establecieron una presencia en el Caribe después de la caída del Imperio español, en parte debido a la reducción de la población nativa del área por enfermedades europeas. Los holandeses, los franceses y los británicos se sucedieron en la región y establecieron una presencia a largo plazo.


Cristóbal Colón (1451-1506) es la versión en inglés del nombre español Cristóbal Colón y el italiano Cristoforo Colombo. Sus viajes de exploración fueron patrocinados por España, e hizo cuatro de ellos en su intento de llegar a la India en busca de oro y especias. Aunque nunca llegó a la India, sus viajes lo hicieron famoso ya que llevaron a la conquista europea de América del Norte y del Sur y de las islas del Caribe. Esto ha llevado a algunas partes del mundo a celebrar el "Día de la Raza".

Este año, el "Día de la Raza" se celebra el 8 de octubre. Se dice que fue el día en que llegó por primera vez a las Américas en 1492. Colón no "descubrió" América, como a menudo se menciona erróneamente en los textos. Había habitantes de América del Norte y del Sur miles de años antes de la llegada de Colón. Y tampoco fue el primer europeo en llegar allí. Sin embargo, la llegada de Colón a América y el Caribe cambió definitivamente el destino de estas tierras, provocando la conquista y la devastación y, en muchos casos, la eliminación total de la población local.

La historia de las islas del Caribe rara vez se encuentra en los libros de texto, y aquí analizamos los efectos de las visitas de Colón a estas islas. Ubicadas al este de Centroamérica, están formadas por cientos de islas que hoy se agrupan en 27 territorios. De estos trece territorios son independientes, los otros todavía están bajo diversas potencias europeas. Los territorios independientes son Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Cuba, Dominica, República Dominicana, Granada, Haití, Jamaica, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, San Cristóbal y Nieves, Trinidad y Tobago. Cada isla tiene su propia historia y patrimonio cultural únicos. Algunas de las islas del Caribe fueron ocupadas alrededor del 5000 a. C. Cuando los europeos llegaron a la región un poco antes de 1500, había diferentes grupos de nativos en la región. Estos grupos vivían principalmente de la agricultura, la pesca y la caza.

La isla donde desembarcó Colón por primera vez se conocía como Guanahani. Se pensaba que esta era la isla más tarde llamada San Salvador, mientras que investigaciones recientes sugieren que su primer desembarco fue la isla de Samana Cay. Ambos están en las Bahamas.

Encontró las islas muy hermosas, pero no encontró oro. Luego llegó a Colba (más tarde conocida como Cuba), y luego a otra isla a la que llamó Hispaniola (hoy contiene Haití y República Dominicana). Con la ayuda de un cacique local, estableció un pequeño asentamiento español. Se llamó Navidad (la Natividad). Allí quedaron veintiún españoles, mientras que Colón regresó a España.

Comenzó su segunda expedición en 1493, con siete barcos y 1500 hombres. Cuando regresó a Navidad, encontró que todos los españoles habían sido asesinados, ya que se habían portado mal con los nativos. Más al este, fundó un asentamiento llamado Isabela. Las protestas y revueltas de la población local de La Española fueron reprimidas con armas de fuego y nuevamente regresó a España en 1496.

Se desconoce la población de La Española en el momento de la llegada de Colón. Las estimaciones varían de ocho millones a 50.000. Cuando Colón llegó por primera vez a La Española en 1492, un grupo de personas pacíficas y serviciales vivía allí.

Los españoles los llamaron taínos, y Colón escribió que eran “un pueblo tan cariñoso, generoso y tan tratable que no hay mejor pueblo ni tierra en el mundo”. Pero Colón no estaba tratando de hacer amigos, estaba buscando riqueza, oro y control sobre la región. Aparte de los taínos, había un grupo rival conocido como los caribes. Había cinco territorios en la isla de Hispaniola en este momento, cada uno gobernado por un jefe.

En su segundo viaje, allí en 1493, Colón trajo a 1500 personas para establecerse allí, e insistió en que cada 'indio', es decir, cada habitante del lugar, mayor de 14 años, debería suministrarle una cierta cantidad de oro cada tres meses. . Pero no había mucho oro allí y no pudieron hacerlo. A muchos les cortaron las manos y los pies como castigo y los desangraron hasta morir. Otras personas locales murieron de enfermedades. Alrededor de 1512 había solo 28,000 personas, y hacia 1542, solo 200.

A medida que la población local había disminuido, se importaron esclavos de África para trabajar. A los españoles también les resultó difícil vivir allí y se mudaron a América del Sur. Todo tipo de personas ocuparon la isla. Los aventureros franceses se encontraban entre ellos. Parte de La Española fue cedida a Francia por la Paz de Ryswyk en 1697.

Fue conocido como Saint Dominique y luego Haití. Haití era una colonia francesa en el momento de la revolución francesa.

Las Bahamas forman un archipiélago que consta de unas 700 islas e islotes, aunque solo 40 de ellos están ocupados. Una rama de los taínos, los lucayanos, vivía en la región cuando Colón llegó aquí, principalmente en las 19 islas más grandes del archipiélago. La población total era de alrededor de 40.000. Casi toda la población fue transportada como mano de obra a otras islas. Solo quedaban 11 personas allí en 1520, y pronto no hubo ninguna. Durante otros 130 años, las islas no tuvieron gente.

Crecieron bosques espesos. El reasentamiento comenzó a partir de 1648. Los nuevos colonos incluían blancos, esclavos y negros libres. Fue nuevamente abandonado y reasentado y los conflictos continuaron.

Durante algunos años, las Bahamas estuvieron bajo la recién independizada América, y luego nuevamente bajo España, pero se convirtió en una colonia británica en 1787. No quedó ni un solo descendiente de los habitantes originales.

El tercer viaje comenzó en mayo de 1498 y se llegó a Trinidad en julio. Luego llegó a la costa de Venezuela, pero no se dio cuenta de que estaba explorando todo un continente. Fue Amerigo Vespucci quien primero se dio cuenta de esto, siguiendo la misma ruta que Colón, y América recibió su nombre.

El cuarto viaje de Colón fue de 1502-04. Llegó a la costa centroamericana y navegó por Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá. Poco después de esto, Colón murió en 1506.

La historia en las otras islas del Caribe también es similar. En América del Sur se destruyeron grandes civilizaciones, como después de que Colón, España y Portugal conquistaran el continente. También en América del Norte, los nuevos colonos devastaron a los indígenas. Por eso parece inapropiado celebrar su llegada a la región americana, aunque hay que reconocer su contribución en la alteración de la historia del mundo.

Los pueblos indígenas de estas regiones tienen un movimiento llamado "Abolir el Día de la Raza", y algunos Estados de EE. UU. Han reconocido sus preocupaciones y han comenzado a celebrarlo como "Día de los pueblos indígenas" o "Día de los nativos americanos".

(Doctor en Historia de la India Antigua, el escritor vive en Dehradun y es autor de diez libros)


Una breve historia de los taínos, los pueblos indígenas del Caribe

Los taínos estuvieron presentes en todas las islas del Caribe desde aproximadamente 1200 a 1500 d.C., y cuando Cristóbal Colón llegó a la región, los taínos eran el grupo indígena que encontró. Según la arqueóloga Laura Del Olmo Frese, si bien los taínos tenían sus similitudes, también tenían sus diferencias en el arte y la gobernanza. Uno de los lugares para presenciar su historia hoy es Puerto Rico.

Algunas de las artesanías que han sobrevivido de la cultura taína incluyen piezas de cerámica con detalles específicos y formas circulares, junto con algunas que representan animales. También crearon obras hechas de piedra, incluido el cemí, un símbolo de forma triangular que se cree que tiene un significado religioso.

Los taínos eran agricultores o labradores que tenían sistemas de riego eficientes, y algunos de sus cultivos más comunes eran el maíz y la yuca, además de árboles que daban frutos. Se cazaban algunos animales, como manatíes e iguanas.

La sociedad taína se estructuró jerárquicamente con el CEntre los caciques más famosos de Puerto Rico se encuentran Agüeybaná, Caguax y Loaíza. La vida religiosa estaba bajo el alcance de un chamán, y también había una clase guerrera, por encima de la población en general.

Después de la llegada de los conquistadores al Caribe, la población taína se vio muy afectada por los recién llegados y su número disminuyó. Sin embargo, al mismo tiempo, su idioma ha influido en el vocabulario actual con palabras como “huracán” (hurakan) y “guayaba” (wayaba).

Quizás no haya mejores lugares para explorar cómo vivían los taínos en Puerto Rico que visitar el Centro Ceremonial Indígena Tibes en Ponce y el Parque Ceremonial Indígena Caguana en Utuado. A través del trabajo de diferentes arqueólogos e investigadores, estos dos centros ofrecen a los visitantes la oportunidad de vislumbrar estructuras de piedra, petroglifos y vistas panorámicas de los sitios.

También hay otros museos que albergan información y artefactos de los Taínos, incluido el Museo de las Américas (Museo de las Américas) dentro del Cuartel de Ballajá y el Museo y Centro de Estudios Humanísticos Dr. Josefina Camacho de la Nuez en la Universidad del Turabo en Gurabo. Este último exhibe artefactos encontrados específicamente en Punta Candelero en Humacao, en la costa este de Puerto Rico.


Crisol del Caribe: Historia, cultura y globalización

En la era actual de la globalización, a menudo se olvida que estos procesos que abarcan el mundo se iniciaron con la expansión europea en el Caribe que comenzó hace más de quinientos años. Ahora vemos la proliferación de fábricas en el extranjero que permiten a los propietarios, productores y consumidores de productos estar en lugares muy distantes. Nos parece que en la búsqueda de beneficios, la actividad comercial se ha extendido recientemente a todos los rincones del planeta. Observamos que el movimiento continuo de seres humanos a través de las fronteras da como resultado nuevas formas de culturas híbridas y criollas. Y sentimos que el mundo que nos rodea se está moviendo cada vez más rápido: la rápida circulación de imágenes e información, el advenimiento de los viajes de larga distancia baratos y las demandas aceleradas del lugar de trabajo nos dan la impresión de que el tiempo en realidad se está acelerando.

Más que el comienzo de algo nuevo, estos procesos globales se remontan a cuando el Caribe se convirtió en el sitio de las primeras industrias europeas, a partir del siglo XVI. En ese momento, las técnicas industriales y un enfoque racional de la gestión del tiempo se aplicaron a la producción y exportación de azúcar, tabaco y otros productos básicos para ser consumidos por la creciente burguesía urbana europea, los artesanos y las clases trabajadoras. Estas industrias, en forma de plantaciones y haciendas de diversos tamaños, presagiaron y posibilitaron la Revolución Industrial de Europa.

Estas nuevas empresas fueron trabajadas por millones de africanos esclavizados traídos de diversas sociedades de África Occidental desde el actual Senegal hasta Angola antes que ellos, por miles de esclavos nativos y trabajadores europeos contratados y, después de ellos, por cientos de miles de contratados. trabajadores de África, Europa y la periferia, India, China e incluso Java. No solo fue en el Caribe donde ocurrieron las primeras colonizaciones externas europeas sostenidas, sino que estas colonias requirieron y estimularon la creación y organización de redes comerciales y gubernamentales lejanas, una empresa verdaderamente global, con el objetivo de enriquecer las tesorerías imperiales y crear relaciones dependientes. territorios a su servicio.

Reconsiderar el Caribe como un punto de origen del sistema global moderno significa más que una comprensión del papel del Caribe en el mundo. Significa comprender el papel del mundo en el Caribe, el constante movimiento de ida y vuelta de personas, ideas y cosas, y la intrincada interacción de fuerzas que actúan en la configuración de las economías, las sociedades y las culturas. Significa adoptar una perspectiva que permita o, mejor, efectivo uno para considerar simultáneamente los procesos más amplios y las especificidades históricas de esta compleja región del mundo. 1

Conquista y colonización

& # 147En catorcecientos noventa y dos, Colón navegó por el océano azul & # 148 comienza la rima de los niños & # 146. Sin embargo, no siempre los niños norteamericanos que lo recitan o sus maestros que lo enseñan reconocen la gravedad del proyecto de Colón o las transformaciones mundiales que se produjeron a su paso. Para los norteamericanos, el énfasis en el viaje de Colón ha involucrado principalmente el asentamiento de su continente. Esto lleva a no darse cuenta de que el eje principal de la expansión colonial fue decididamente hacia el sur, donde las poblaciones de pueblos indígenas estaban mal equipadas militarmente para disuadir por completo a los invasores y no poseían resistencia a las enfermedades que los europeos trajeron consigo. Colón, desesperadamente confundido geográficamente, se refirió a los habitantes nativos como & # 147Indios & # 148 y caracterizó a algunos como nobles salvajes y a otros como caníbales sedientos de sangre, justificando así la intervención europea, la conversión cristiana, la esclavitud y la colonización.

El Caribe estaba fortuitamente situado en términos de suelos, clima y ubicación para facilitar el desarrollo hacia el oeste de la naciente industria azucarera europea de Sicilia, España y las islas del Atlántico. Colón trajo la primera caña de azúcar al Caribe en su segundo viaje en 1493 la trajo de las Islas Canarias españolas. Es probable que africanos esclavizados de España también lo acompañaran en ese viaje, presagiando la conexión africana-esclavo-azúcar-mercancía. En el hemisferio occidental, el azúcar se cultivó por primera vez en la actual República Dominicana y se envió de regreso a Europa alrededor de 1516. Con la rápida destrucción de las poblaciones nativas, los trabajadores africanos esclavizados fueron importados poco después de que se plantaran las primeras cañas, allanando así el camino por la proliferación del extenso y secular complejo de plantaciones y la rápida transformación de los gustos y el consumo en Europa.

Una por una, al menos seis potencias europeas entraron en la refriega y lucharon con cada una por las riquezas que se obtendrían de la región bajo colonización. Las islas del Caribe se intercambiaron como parte de las negociaciones de paz después de las guerras europeas y, a veces, fueron capturadas directamente por aquellos países que podían reunir el poder naval tan lejos de sus costas. La fuente de esta riqueza fueron los frutos del trabajo de los africanos esclavizados. La intervención comercial y militar en la costa africana aseguró un suministro de trabajadores cautivos para las plantaciones. El comercio de esclavos representó la inversión de capital más grande del mundo, lo que significa que los esclavos mismos eran mercancías valiosas y fue promovido y patrocinado por las familias reales y los principales comerciantes y políticos de Europa.

Los africanos fueron esclavizados y llevados a las Américas, los productos agrícolas se transportaron, a menudo en los mismos barcos esclavistas, desde las Américas a Europa, y los productos comerciales se enviaron desde Europa a África para obtener más esclavos, el llamado comercio triangular. # 148 Más de nueve millones de africanos esclavizados llegaron al Nuevo Mundo (ver Tabla 1), alrededor del 40 por ciento fue al Caribe. Jamaica recibió casi el doble de esclavos que los importados a los Estados Unidos. Barbados y Martinica, pequeñas islas donde la esclavitud en las plantaciones se estableció muy temprano, cada una recibió aproximadamente la cantidad recibida por todo Estados Unidos. Si bien estas cifras no pueden tener en cuenta los muchos millones que murieron en el camino, sí dan una idea de la intensidad de la esclavitud en el Caribe. Los esclavos caribeños estaban notoriamente desnutridos, con exceso de trabajo y susceptibles a las enfermedades. Murieron en masa. Era más barato para los plantadores simplemente importar nuevos esclavos que mantener su fuerza laboral existente, y no se animaba a las mujeres a tener hijos hasta que parecía que el comercio de esclavos terminaría.

Si bien la esclavitud caribeña era diversa y no había dos islas que tuvieran la misma experiencia, las exigencias del proceso de producción de azúcar imponían ciertos patrones comunes. El clima dictaba los tiempos de cosecha. Los campos a menudo se distribuían según patrones geométricos, con un molino central y una sala de ebullición. Los esclavos se organizaron en tres o cuatro & # 147 pandillas, & # 148 que iban desde la & # 147 gran pandilla & # 148 de los trabajadores de campo más capacitados bajo el mando de un conductor que era un esclavo masculino, hasta la & # 147 pandilla de la vid & # 147 # 148 compuesto por niños enfermos y esclavos de tan solo cuatro años que realizaban tareas ligeras en la plantación. Las mujeres predominaban en general en el trabajo de campo y en las actividades de marketing. La mayoría de las tareas calificadas y prestigiosas de la plantación estaban reservadas para los hombres. A los esclavos se les permitió cultivar su propia comida, no por la benevolencia de los plantadores, sino porque les ahorraba dinero.

En el proceso de esclavitud y la esclavitud en las plantaciones, africanos y europeos, aunque provenientes de diversas sociedades de sus respectivos continentes, se convirtieron en razas. En este proceso, los europeos y sus descendientes se volvieron blancos, mientras que los africanos y sus los descendientes se convirtieron en & # 147black & # 148 en el sentido de que los significados asociados con los atributos físicos fueron sistematizados, elaborados, cultural e ideológicamente, y se les dio un valor diferencial. (Esto no significó que las identidades étnicas de africanos y europeos no siguieran siendo prominentes en una colonia determinada. Por ejemplo, la etnia estuvo implicada en revueltas de esclavos, y los colonos europeos de diferentes nacionalidades a menudo estaban en desacuerdo). # 147 la esclavitud racial, & # 148 el estado de esclavitud permanente se unió solo a los africanos y sus descendientes, fue heredado automáticamente por ellos al nacer. Al mismo tiempo, los europeos y los descendientes de europeos se protegieron mutuamente de los rigores del sistema y del estatus de esclavo permanente.

El patrón de las relaciones étnicas varió algo de una isla a otra.Los españoles y franceses, más que los británicos u holandeses, desarrollaron elaboradas distinciones sociales y legales para aquellos individuos de & # 147 razas mixtas & # 148 que se consideraban poseían diversas cantidades de herencia en blanco y negro. En todos los casos, la identidad étnica fue (y es) más compleja y matizada, diferenciándose significativamente de la dicotomía de los Estados Unidos & # 146 negro-blanco, donde & # 147mixed & # 148 individuos fueron colocados en & # 147black & # 148 o al menos & # 147 categoría no blanca & # 148 (la ideología de & # 147 hipodescente & # 148). Pero lo que fue constante en el Caribe fue (y en muchos aspectos sigue siendo) la valorización de la cultura europea y la "blancura", y la depreciación de las raíces africanas y la "negrura", a pesar de que la gran mayoría de Los caribeños son de ascendencia africana.

El fin de la esclavitud no fue un proceso uniforme. La esclavitud fue resistida en todas partes & # 151de gran matrimonio, la formación de comunidades fugitivas, para petit marronage, actos individuales de subversión y sabotaje, y estas acciones ayudaron a acelerar la emancipación final. Un dramático levantamiento de esclavos y una revolución que comenzaron en 1791 dieron lugar a un Haití independiente, solo la segunda nación independiente en las Américas (después de los Estados Unidos), en 1804. En Inglaterra, una combinación de fuerzas del libre mercado e intereses humanitarios terminó con la trata de esclavos en 1807 y esclavitud en 1834-38. En Cuba, no fue hasta 1886 que la institución finalmente se desvaneció.

La transición de la esclavitud a la libertad implicó penurias y conflictos, seguidos de un período de adaptación tanto para los ex esclavos como para los hacendados. Muchos ex esclavos continuaron trabajando en las plantaciones, pero más en sus propios términos. Algunos formaron comunidades campesinas. Como quizás en ningún otro lugar del mundo, los llamados campesinos & # 147 reconstituidos & # 148 desarrollaron después capitalismo. Para salvar sus ganancias en parte recortando los salarios de los ex esclavos, los plantadores y el estado colonial trajeron trabajadores contratados de todo el mundo, que vivían en condiciones de esclavitud en el Caribe.

Los africanos llegaron a Jamaica y Trinidad. Más de 125.000 chinos contratados llegaron a Cuba, Guyana, Jamaica y Trinidad. Contratado & # 147Portugués & # 148 de Madeira fue a Trinidad y Guyana. De 1838 a 1917, más de 400.000 indios contratados fueron llevados a Jamaica, Guyana, Surinam y Trinidad (los indios orientales constituyen ahora el 40% de la población de Trinidad y Tobago y el 55% de la población de Guyana) y 100.000 a Martinica. Guadalupe y Guayana Francesa. Suriname también recibió 22.000 javaneses contratados. La esclavitud (y la contratación) dejaron el legado de lealtades divididas, competencia étnica y de clases, y amplias disparidades en la riqueza y el acceso a los recursos que hoy imprimen todos los aspectos de la sociedad, la economía y la política caribeñas.

Cuando finalmente terminó la lucha contra la esclavitud, dio paso a la lucha nacionalista anticolonialista, un rasgo prominente de la vida caribeña del siglo XX, liderada en su mayor parte por los trabajadores y sus organizaciones nacientes. 2 Al mismo tiempo, el dominio europeo cedió el paso en gran parte, aunque no completamente, a la hegemonía política, cultural y militar de Estados Unidos & # 151 incluyendo una serie de intervenciones militares & # 151 que eventualmente atrajeron turistas, televisión por satélite, Internet y la política monetaria internacional. Fondo. Esta experiencia también fue diversa (ver Tabla 2).

Las diferencias políticas, la diversidad lingüística y las tradiciones y prejuicios heredados de las diferentes potencias coloniales han significado que el Caribe ha sufrido una falta de unidad y cosmovisiones insulares. Los isleños a menudo se sienten más en común con la metrópoli colonial que con los residentes de la isla vecina que hablan un idioma diferente.

Si los caribeños se han visto limitados en sus relaciones políticas y económicas, son quizás estas mismas limitaciones las que han generado las condiciones para la innovación y la creatividad las que marcan las formas culturales caribeñas, desde el idioma, la religión y la música hasta la estructura familiar. Como escribió una vez Derek Walcott, un escritor caribeño y ganador del Premio Nobel de Literatura: & # 147Colonials, comenzamos con esta enervación palúdica: que nada podría construirse entre estas chozas podridas, patios traseros descalzos y tejas mudadas. Si no había nada, había de todo para hacer. & # 148 3 Y hacer que tuvieran. En 1992, el quinto centenario del primer viaje de Colón & # 146, el Caribe literatos ganó los premios de escritura más prestigiosos de Europa. El novelista martinicano Patrick Chamoiseau fue galardonado con el Premio Goncourt de Francia # 146, la poeta cubana Dulce Mar & iacutea Loynaz ganó el Premio Cervantes de España y # 146, y Walcott, de la pequeña Santa Lucía, ganó el Nobel.

La música caribeña & # 151reggae, calipso, salsa, merengue, rumba & # 151 ha ganado notoriedad y aceptación mundial e influyó en otros estilos musicales. Artistas como Mighty Sparrow, Celia Cruz y el fallecido Bob Marley han alcanzado fama mundial, y a estos nombres podrían agregarse muchos otros. El enmascarador de carnaval de Trinidad, Peter Minshall, fue director artístico de las ceremonias de apertura y clausura de los Juegos Olímpicos de 1992 en Barcelona, ​​los Juegos Olímpicos de 1996 en Atlanta y la ceremonia de apertura de la Copa del Mundo de 1994 en los Estados Unidos. Novelistas y poetas como Jamaica Kincaid, V.S. Naipaul y Kamau Brathwaite han encontrado hogares y seguidores en el extranjero, mientras que su trabajo aún es identificable como caribeño. Pero estos logros no son las únicas consecuencias de la construcción de la cultura caribeña.

La práctica de la vida cotidiana, así como el desarrollo de la cultura y la religión expresivas y comunicativas, podrían verse fructíferamente a través del prisma de la criollización. & # 147Creole, & # 148 del español criollo significado & # 147de origen local & # 148, debe entenderse en al menos tres sentidos. Una es la idea general de una mezcla cultural, de más de una tradición cultural transformándose bajo las condiciones locales en algo diferente a sus antecedentes, un proceso de cambio con documentación temprana en el Caribe, y que incluso comenzó en los propios barcos esclavistas. Pero en lugar de una asimilación fácil, como la describe el modelo estadounidense & # 146 & # 147melting pot & # 148 que tiene sus contrapartes en el Caribe, la criollización ocurrió y ocurre en el contexto de diferencias de poder social. La criollización puede ser más pronunciada en algunas áreas de la cultura que en otras, depende del contexto histórico y establece sus propios estándares.

Las formas de familia afro-caribeñas, con predominio de hogares encabezados por mujeres, monoparentalidad y matrimonio de hecho, no son de alguna manera & # 147desviadas & # 148.Hay que verlas en su desarrollo histórico y como estrategias de hombres y mujeres. (especialmente) mujeres ideadas en el contexto de escasez. La criollización es evidente en las religiones caribeñas sincréticas y sus usos para oponerse al orden establecido. Éstos incluyen santer & iacutea (aveces llamado regla ocha o lukum y iacute) y palo monte mayombe En Cuba vudú en Haití el orisha religión en Trinidad obeah en el Caribe de habla inglesa y Kumina, Myal, Revival and Rastafarianism & # 151 con sus evocaciones explícitas de África & # 151 en Jamaica. La música y las formas de arte caribeñas, como el Carnaval en Trinidad y Cuba y el Jonkonnu en Jamaica, son resultados complejos del proceso de criollización que incluyen cepas de origen africano, europeo e incluso de origen amerindio. Tal arte y juego estilizado implica resistencia y oposición.

Un segundo sentido de & # 147creole & # 148 describe una especie de situación lingüística. Existen formas de habla criolla en todo el Caribe y, por lo tanto, los términos & # 147 de habla holandesa & # 148 & # 147 de habla inglesa & # 148 y & # 147 de habla francesa & # 148 Caribe son algo engañosos. El término & # 147pidgin & # 148 se refiere al comercio especializado o jergas de contacto, y un idioma criollo surge cuando las poblaciones en contacto se involucran en una interacción regular y el pidgin se convierte en el idioma del hogar & # 151, un primer idioma, expandiendo las funciones del idioma & # 146. y alcance.

Además del multilingüismo, el bilingüismo y el monolingüismo, el Caribe también exhibe & # 147diglosia, & # 148 la forma lingüística creada cuando existen dos códigos, que comparten un nivel (por ejemplo, vocabulario) pero difieren en otros niveles (por ejemplo, en pronunciación y gramática ). En Martinica, Guadalupe y Haití, por ejemplo, el francés es el idioma oficial (utilizado en procedimientos legales, en la televisión y en las escuelas), mientras que el criollo se habla en las calles y en el hogar en conversaciones informales. Un & # 147postcreole continuum & # 148 describe la variación entre un idioma criollo y uno estándar del mismo vocabulario, con Jamaica proporcionando un excelente ejemplo.

Como muestra la Tabla 3, el Caribe se caracteriza por su heterogeneidad y complejidad lingüística. El habla caribeña de todos los días es vivaz y vibrante, y mucho se basa en las estructuras lingüísticas africanas. De hecho, las palabras africanas del yoruba, kikongo y otros idiomas incluso aparecen en las ceremonias religiosas actuales. Las situaciones lingüísticas también demuestran jerarquía. A pesar de los recientes intentos de promoción y celebración del idioma local, la vieja descripción europea (y actual norteamericana) de las lenguas africanas y sus descendientes como de alguna manera deficiente permanece en algunos lugares del Caribe. Cuando se reconoce su valor, se piensa (incorrectamente) que las lenguas criollas y las formas locales de habla son útiles solo para transmitir tradiciones folclóricas, no pensamientos abstractos o teóricos.

Finalmente, & # 147creole & # 148 se usa para reclamar indigenidad y autenticidad. Las élites de clase alta y media a menudo se apropian de lo que ven como formas de cultura popular de clase baja, como la música o la carnaval, elevándolas al estatus de una nación y ellas mismas al papel de representantes y defensores de la gente común. Lo que se enfatiza es la fusión cultural de elementos antiguos para crear algo nuevo, algo esencialmente local, como el desarrollo del j & iacutebaro identidad en Puerto Rico a través del uso del folclore. En otro ejemplo, los escritores de Martinica cr & eacuteolit ​​& eacute celebran diversas contribuciones culturales a la cultura martinicana, pero esto está realmente ligado a sus intentos de promover un cosmopolitismo que justifique su posición social y de clase. Pero estos discursos pueden generar oposición. Algunas religiones, por ejemplo, se representan a sí mismas como implicadas en prácticas africanas & # 147puras & # 148. En cualquier caso, las políticas de identidad de hoy están seriamente comprometidas y atrapadas en el comercialismo y la publicidad internacional.

No solo la producción cultural caribeña se mueve en órbitas internacionales. Los caribeños también lo hacen. El movimiento siempre ha sido una característica de la sociedad caribeña y su base misma está atrapada en la idea de la migración. Los plantadores y los funcionarios coloniales a menudo veían sus estancias en el Caribe como temporales. Los africanos esclavizados fueron sacados de sus países de origen y, al ser considerados bienes muebles, a menudo fueron vendidos, moviéndose de plantación en plantación y de isla en isla. Los trabajadores contratados vinieron con la intención de regresar, pero solo un pequeño porcentaje lo hizo.

Después de la esclavitud, los caribeños se trasladaron por la región y más allá en busca de las pocas oportunidades disponibles. Después de la Revolución Haitiana, blancos y muacirctre los hacendados y sus esclavos huyeron a Cuba y Luisiana. En la década de 1850, los antillanos trabajaban en el ferrocarril de Panamá. En la década de 1880, al menos 50.000 trabajadores, en su mayoría jamaiquinos, participaron en el intento francés de construir el Canal de Panamá, mientras que los tabaqueros cubanos emigraron con sus fábricas a Cayo Hueso y Tampa, Florida.

A principios del siglo XX, quizás 150.000 caribeños emigraron a Centroamérica para trabajar en el Canal de Panamá de los Estados Unidos y para las empresas frutícolas estadounidenses. Al mismo tiempo, cientos de miles de trabajadores viajaron desde Jamaica, Haití y las Islas de Sotavento a Cuba y República Dominicana para cortar caña, muchos de los cuales enfrentaron hostilidad nativista. Otros se dirigieron a la industria petrolera en Cura & ccedilao, Aruba y Venezuela. Se formaron comunidades importantes del Caribe en Nueva York, Boston y Miami. Después de la Segunda Guerra Mundial, los antillanos fueron reclutados para trabajar en el Reino Unido y los caribeños también se establecieron en París y Amsterdam.

Los intelectuales y líderes políticos caribeños a menudo comenzaron en el extranjero. El patriota cubano Jos & eacute Mart & iacute trabajó por la independencia de su isla mientras vivía en Nueva York, Tampa y Key West. Marcus Garvey, nacido en Jamaica, dirigió su Asociación Universal para el Mejoramiento del Negro, que una vez contó con casi 1,000 sucursales a nivel internacional, desde Harlem, donde formó parte de una floreciente comunidad antillana en las primeras décadas del siglo XX. El bibliófilo y activista político puertorriqueño Arthur Schomburg fue parte de una tradición caribeña radical en los Estados Unidos de las décadas de 1920 y 1930. El pensador e historiador marxista de Trinidad C.L.R. James vivió gran parte de su vida en Londres. Y el escritor Aim & eacute C & eacutesaire de Martinica escribieron la primera versión de Cahier d & # 146un retour au pays natal (Cuaderno de un regreso a mi tierra natal) en París en la década de 1930. Este fue el documento más importante del movimiento n & eacutegritude & # 151política cultural diseñado para crear y fomentar una identidad negra positiva.

Como han demostrado innumerables estudios de grupos de inmigrantes caribeños en América del Norte, estas personas han alterado drásticamente sus nuevas comunidades, enriqueciendo las culturas locales con su carnaval, música, formas empresariales, ética de trabajo, activismo político y amor por la educación. Las religiones afrocaribeñas también han encontrado nuevos adeptos en las comunidades de inmigrantes y más allá. Concentrados en Toronto, en Florida y en el noreste de los Estados Unidos, donde su número está creciendo (ver Tabla 4), los migrantes caribeños a menudo están mejor posicionados con respecto a la educación y los recursos que muchos nativos de los Estados Unidos. Ha habido fricciones con afroamericanos y latinos, así como momentos de cooperación.

Los exiliados cubanos conservadores de clase media con influencia política caribeña pudieron afectar la ley de inmigración de Estados Unidos durante la presidencia de Ronald Reagan. El trato diferencial de los refugiados cubanos y haitianos que llegaban en embarcaciones desvencijadas al sur de Florida (los cubanos aceptaban, los haitianos deportados) tenía todo que ver con las relaciones étnicas de Estados Unidos, la política de la Guerra Fría y la clase y posición social de las comunidades inmigrantes. Algunos migrantes definidos en el Caribe como mulato, & # 147mixed, & # 148 & # 147brown, & # 148 o incluso & # 147white, & # 148 que se han distanciado de los negros, se encuentran clasificados en los Estados Unidos como negros o agrupados en la vasta categoría hispana.

Muchos caribeños en el extranjero mantienen un pie en el nuevo entorno y un pie en casa, siguiendo los desarrollos políticos y brindando apoyo financiero y emocional a los familiares de lejos. Las remesas a Jamaica, Cuba y la República Dominicana, por ejemplo, ascienden a cientos de millones de dólares estadounidenses al año. Pero el vasto movimiento de personas y cosas es y siempre ha sido caribeño, mostrando de otra manera cómo el Caribe anticipó y ahora ejemplifica el mundo moderno globalizado.

1. Algunos buenos trabajos introductorios generales sobre el Caribe se enumeran a continuación en & # 147Referencias & # 148.

2. O. Nigel Bolland, On the March: Labor Rebellionis en el Caribe británico, 1934-39 (Kingston: Ian Randle, 1995).

3. Derek Walcott, & # 147 Lo que dice el Crepúsculo, & # 148 en Sueña en Monkey Mountain y otras obras (Londres: Jonathan Cape, 1972).

Caballero, Franklin W. El Caribe: Génesis de un nacionalismo fragmentado. 2ª ed. Nueva York: Oxford University Press, 1990.

Knight, Franklin W. y Colin A Palmer, eds. El caribe moderno. Chapel Hill: Prensa de la Universidad de Carolina del Norte, 1989.

Mintz, Sidney W. Dulzura y poder: el lugar del azúcar en la historia moderna. Nueva York: Viking, 1985.

————— caribe Transformaciones. 3ª ed. Nueva York: Columbia University Press, 1989.

Mintz, Sidney W. y Sally Price, eds. Contornos del Caribe. Baltimore: Prensa de la Universidad Johns Hopkins, 1985.

Mintz, Sidney W ,. y Richard Price. El nacimiento de la cultura afroamericana: un enfoque antropológico. Boston: Beacon Press, 1992.

Parry, J.H., Philip Sherlock y Anthony P. Maingot. Una breve historia de las Indias Occidentales. 4ª ed. Nueva York: St. Martin & # 146s Press, 1987.

Richardson, Bonham C. El Caribe en el mundo más amplio, 1492-1992: una geografía regional. Cambridge: Cambridge University Press, 1992.

Beckles, Hilary y Verene Shepherd, eds. Libertad caribeña: economía y sociedad desde la emancipación hasta el presente. Kingston: Ian Randle, 1993.

Brereton, Bridget y Kevin A. Yelvington, eds. El Caribe colonial en transición: ensayos sobre la historia social y cultural posterior a la emancipación. Gainesville: University Press of Florida, 1999.

Chomsky, Aviva. Trabajadores de las Indias Occidentales y la United Fruit Company en Costa Rica, 1870-1940. Baton Rouge: Prensa de la Universidad Estatal de Luisiana, 1996.

Conniff, Michael L. Trabajo negro en un canal blanco: Panamá, 1904-1981. Pittsburgh: University of Pittsburgh Press, 1985.

Croucher, Sheila L. Imaginando Miami: política étnica en un mundo posmoderno. Charlottesville: Prensa de la Universidad de Virginia, 1997.

Foner, Nancy, ed. Nuevos inmigrantes en Nueva York. Nueva York: Columbia University Press, 1987.

Fraginals, Manuel Moreno, Frank Moya Pons y Stanley L. Engerman, eds. Entre la esclavitud y el trabajo libre: el Caribe hispanohablante en el siglo XIX. Baltimore: Prensa de la Universidad Johns Hopkins, 1985.

García & iacutea, Mar & iacutea Cristina. La Habana, EE.UU .: Exiliados cubanos y cubanoamericanos en el sur de Florida, 1959-1994. Berkeley: Prensa de la Universidad de California, 1996.

Goveia, Elsa V. & # 147 Las leyes de los esclavos antillanos del siglo XVIII. & # 148 Revista de Ciencias Sociales 4, no. 1 (1960): 75-105.

Grasmuck, Sherri y Patricia R. Pessar. Entre dos islas: migración internacional dominicana. Berkeley: Prensa de la Universidad de California, 1991.

Grenier, Guillermo J. y Alex Stepick III, eds. Miami ahora! Inmigración, etnia y cambio social. Gainesville: University Press of Florida, 1992.

Henry, Frances. La diáspora caribeña en Toronto: aprendiendo a vivir con el racismo. Toronto: University of Toronto Press, 1994.

Ho, Christine G.T. Trinnies de agua salada: redes de inmigrantes afro-trinitarios y no asimilación en Los Ángeles. Nueva York: AMS Press, 1991.

James, Winston. Sosteniendo en alto la bandera de Etiopía: el radicalismo caribeño en la América de principios del siglo XX. Londres: Verso, 1998.

Kasinitz, Philip. El Caribe de Nueva York: inmigrantes negros y la política de la raza. Ithaca: Cornell University Press, 1992.

Payne, Anthony y Paul Sutton, eds. Política caribeña moderna. Baltimore: Prensa de la Universidad Johns Hopkins, 1993.

Price, Sally y Richard Price. Maroon Arts: vitalidad cultural en la diáspora africana. Boston: Beacon Press, 1999.

Purcell, Trevor W. Fallout del plátano: clase, color y cultura entre los antillanos en Costa Rica. Los Ángeles: Centro de Estudios Afroamericanos, Universidad de California en Los Ángeles, 1993.

Richardson, Bonham C. El Caribe en el mundo más amplio, 1492-1992: una geografía regional. Cambridge: Cambridge University Press, 1992.

Sala-Molins, Louis. Le Code Noir ou, Le Calvaire de Canaan. París: Prensas Universitarias de Francia, 1987.

Scott, Rebecca J. La emancipación de los esclavos en Cuba: la transición al trabajo libre, 1860-1899. Princeton: Princeton University Press, 1986.

Smith, M.G. Estructura familiar de las Indias Occidentales. Seattle: University of Washington Press, 1962.

Smith, R.T. La familia matrifocal: poder, pluralismo y política. Londres: Routledge, 1996.

Sutton, Constance R. y Elsa M. Chaney, eds. La vida caribeña en la ciudad de Nueva York: dimensiones socioculturales. Nueva York: Centro de Estudios Migratorios de Nueva York, 1987.

Watkins-Owens, Irma. Relaciones de sangre: inmigrantes caribeños y la comunidad de Harlem, 1900-1930. Bloomington: Indiana University Press, 1996.

Wilson, Samuel M., ed. Los pueblos indígenas del Caribe. Gainesville: University Press of Florida, 1997.

Kevin A. Yelvington es profesor de antropología en la Universidad del Sur de Florida en Tampa.


Conozca a los supervivientes de un "genocidio de papel"

Un líder de los indígenas caribeños conocido como los taínos describe cómo se borró la historia de su pueblo y qué están haciendo para recuperarla.

La gente que ahora llamamos taína descubrió a Cristóbal Colón y a los españoles. No nos descubrió, ya que estábamos en casa y se perdieron en el mar cuando aterrizaron en nuestras costas. Así es como lo vemos, pero pasamos a la historia como descubiertos. Los taínos son los pueblos del Caribe de habla arahuaca que llegaron de América del Sur en el transcurso de 4.000 años. Los españoles esperaban encontrar oro y especias exóticas cuando desembarcaron en el Caribe en 1492, pero había poco oro y las especias eran desconocidas. Colón luego centró su atención en la siguiente mejor mercancía: el tráfico de esclavos.

Maritza Luz Feliciano Potter, 38 años

Debido al duro trato en las minas de oro, los campos de caña de azúcar y las enfermedades desenfrenadas que llegaron con los españoles, la población disminuyó rápidamente. Así nació el mito de la extinción taína. Los taínos fueron declarados extintos poco después de 1565 cuando un censo muestra solo 200 indios viviendo en La Española, ahora República Dominicana y Haití. Los registros del censo y los relatos históricos son muy claros: no quedaron indios en el Caribe después de 1802. Entonces, ¿cómo podemos ser taínos?

Pocos historiadores han analizado profundamente estos registros del censo, a pesar de que los indios siguieron apareciendo en informes, testamentos y registros de matrimonio y nacimiento durante el período colonial y más allá. Sobrevivimos porque muchos de nuestros antepasados ​​huyeron a las montañas. Cuando comenzó la inquisición en España en 1478, cualquier judío que no quisiera ser torturado o asesinado solo tenía que convertirse al catolicismo. Se hicieron conocidos como conversos (convierte). Esta práctica también se aplicó a los indios taínos. Luego, después de 1533, cuando la monarquía española "concedió" su libertad a los esclavos indios, cualquier español que se mostrara reacio a dejar ir a sus esclavos taínos simplemente los reclasificaría como africanos. En todo momento, los hombres españoles en el Caribe se casaban con mujeres taínas. ¿No eran sus hijos taínos?

El genocidio de papel significa que se puede hacer desaparecer a un pueblo en el papel. El censo de 1787 en Puerto Rico enumera a 2.300 indios puros en la población, pero en el próximo censo, en 1802, no figura ni un solo indio. (El proyecto de fotografía aquí reinventa los datos del censo). Una vez que se escribe algo en un papel, no hay casi nada que pueda hacer para cambiarlo. Cada enciclopedia tiene relatos suyos de Colón, y que nos llamó indios y que no quedó ni un solo indio en el Caribe poco después. No importa cómo se vea físicamente o afirme su identidad, está extinto. Esto es genocidio de papel: una narrativa creada por los conquistadores y perpetuada por todos los investigadores posteriores.

Nací en el pueblo de Jaibon en República Dominicana. Cuando era un niño que crecía en los Estados Unidos, había leído que no había una sola gota de sangre indígena en el Caribe, que todos los indígenas habían sido asesinados. Pero las personas como yo siempre se identificaron como indígenas. Siempre supimos que teníamos ascendencia india.

A principios de los 90 comenzamos a reunirnos en diferentes eventos nativos como pow-wows y festivales. Comenzamos un movimiento de recuperación para tratar de preservar lo que sabíamos del idioma y las prácticas sobrevivientes.

Más tarde, los estudios de ADN comenzaron a mostrar que la gente en el Caribe sí tenía ADN mitocondrial nativo americano: 61 por ciento de todos los puertorriqueños, 23 a 30 por ciento de los dominicanos y 33 por ciento de los cubanos. Esa es una gran cantidad de marcadores genéticos para un pueblo supuestamente extinto. En 2016, un genetista danés extrajo ADN antiguo de un diente encontrado en un cráneo de 1.000 años de las Bahamas. Este diente tenía una hebra completa de ADN taíno. ¿Coincidiríamos? De 164 puertorriqueños examinados, todos coincidían con el ADN taíno. (Obtenga información sobre si las pruebas de ADN pueden reunir a las familias inmigrantes).

Todo el tiempo, nos hemos estado escribiendo de nuevo en la historia. Internet es nuestra herramienta más poderosa. Hoy, tenemos todo un cuadro de jóvenes académicos que se identifican como taínos. Haciendo nuevas preguntas y cuestionando viejas respuestas, nos están volviendo a escribir en la historia. Algunos libros han dejado de usar la palabra extinción para describirnos también.

Otra forma en que afirmamos nuestra identidad es atacando los registros del censo. Durante mucho tiempo, no hubo opción india para las personas de América Latina: eras hispano, blanco, negro o una mezcla. Cuando se incluyó la opción indígena o indígena en el censo de Puerto Rico, 33,000 personas se identificaron como indígenas. Nuestras identidades siempre han estado ocultas a plena vista. Eso es lo que refleja este proyecto de fotografía.

Kayla Anarix Vargas-Estévez, 17 años

Queremos que el mundo sepa que los taínos no fueron exterminados. Desempeñamos un papel importante en la formación de nuestras naciones insulares. Para nosotros, aprender esta historia es como encontrar a un pariente perdido hace mucho tiempo, una parte de ti mismo de la que no sabías nada. Cuando me di cuenta de que muchas de nuestras tradiciones orales, cultura material, espiritualidad y lengua son indígenas, me di cuenta de lo triunfante que era el pueblo taíno. (Así es como los cartógrafos están ayudando a los pueblos indígenas a defender sus tierras).

Recuerdo la primera vez que llegué a casa cuando era niño después de descubrir a Columbus. Estaba tan emocionado y había hecho un dibujo de los tres pequeños barcos. Cuando llegué a casa, mi madre me contó la verdadera historia. Me quedé impactado. Millones de personas murieron a causa de su sed de oro y reconocimiento. Llegar hoy a un punto en el que la población en general, no solo los caribeños o los indígenas, esté de acuerdo en que él no es alguien a quien celebrar es muy gratificante.

Siempre que contemplo mi historia y pienso en las atrocidades cometidas por los españoles me pregunto: ¿Qué hacían las abuelas y las madres mientras veían a sus hijos, hermanos y padres masacrados y violados, saqueados y saqueados sus pueblos? Deben haber rezado mucho, como lo hacen todas las personas que sufren. Pero, ¿qué pasó con esas oraciones? ¿Se desvanecieron en el aire como el humo de una fogata? Entonces me doy cuenta: los descendientes somos sus oraciones. Hemos vuelto para hacer las cosas bien, para contar nuestra historia.


No fue la curiosidad y el deseo de explorar lo que inspiró a Cristóbal Colón. Colón fue un cristiano devoto. Hizo gran parte de su primer nombre Christopher, que significa Portador de Cristo. Dijo sus oraciones diarias y cantó `` más que el sacerdote promedio ''. Quería navegar hacia el Este para ganar riqueza y financiar otra cruzada para arrebatar Tierra Santa a los musulmanes, una cruzada que él `` esperaba liderar personalmente ''. Nota 1

En Europa, con el dinero reemplazando al trueque y con un aumento en el comercio, las monedas de oro y los metales preciosos estaban más en la mente de muchas personas, y estos también serían una consideración. Colón llevó su plan a la principal potencia marítima, Portugal, pero en 1484 su rey, Juan II, lo rechazó. Colón juzgó a los dos monarcas de España, Fernando de Aragón y su esposa, la reina Isabel de Castilla. Isabella había logrado recuperar las finanzas de su reino tras la ruina de su predecesor, su medio hermano, Juan IV. Era una administradora capaz y se preocupaba por el significado político de la riqueza. Después de que ella y Fernando conquistaron Granada, ganando su cruzada contra los musulmanes y judíos de España en 1492, acordaron financiar a Colón. El vecino Portugal había estado avanzando en su comercio marítimo alrededor del extremo sur de África hacia la India, y su patrón de navegación Bartolomeu Dias lo había redondeado en 1488. La reina Isabel estaba dispuesta a apostar un poco de dinero en el plan de Colón para llegar a la India por una ruta más corta. navegando hacia el oeste. Se dice que le impresionó la confianza de Colón en que su voluntad era la voluntad de Dios.

El primer viaje

Colón creía que el Lejano Oriente estaba a solo un par de miles de millas al oeste, un cálculo que incluía una consideración bíblica. Había estudiado las Escrituras e interpretado el segundo libro de Esdras 6:42 como una descripción de la tierra como seis partes de tierra seca y una parte de mar. Los océanos de agua salada cubrían en realidad alrededor del 71 por ciento de la superficie terrestre.

Colón y su nerviosa tripulación navegando en tres pequeños barcos mercantes decían sus vísperas y cantaban un himno a la Virgen María todas las noches antes de dormir en sus duras cubiertas. (Debían aprender a usar las hamacas de los nativos americanos.) El 12 de agosto de 1492, después de setenta días en el mar, divisaron una pequeña isla plana con árboles verdes en el mar Caribe que Colón llamó San Salvador y sus habitantes llamaron Guanahani. Colón y la tripulación conocieron a gente amable allí: los taínos, un pueblo arahuaco que vivía en parte del Caribe. Consciente de otras islas, Colón y su tripulación salieron de Guanahani a última hora del 14 de agosto y viajaron durante tres meses, incluso a una isla más grande que llamaron Hispaniola, todavía creyendo que estaban en el Lejano Oriente. Colón quedó impresionado por la belleza de las islas, especialmente la Española, con sus montañas boscosas y valles fluviales. Encontró a los taínos amistosos y llegó a la conclusión de que podían ser fácilmente dominados y tenían los ingredientes de lo que él llamaba "buenos sirvientes".

Colón también quedó impresionado por el oro que usaban las personas en La Española, especialmente los jefes de la isla y el oro ndash que se encontraba en los ríos de la isla. Para un europeo como Colón, el oro representaba una riqueza mayor que para los nativos, que lo usaban como decoración y joyería más que como dinero.

El 24 de diciembre, el buque insignia de Colón, el Santa María, naufragó en la costa de La Española. Las mercancías a bordo se llevaron a tierra y se creó un asentamiento, llamado La Navidad. Colón dejó allí a treinta y nueve hombres y el 4 de enero, y con los dos barcos que le quedaban inició su viaje de regreso a España.

Perspectiva sobre el impacto en Europa

Colón regresó a España el 5 de marzo de 1493. Además del poco de oro que le habían dado los nativos, Colón regresó con seis nativos de Tiano que habían sobrevivido al viaje de regreso; otros seis habían muerto en el mar, y Colón trajo especies de pájaros y plantas.

En su libro Orillas del conocimientoJoyce Appleby, profesora emérita de historia en UCLA, describe el impacto de las consecuencias del viaje de Colón que no estaban relacionadas con sus intenciones. Ella escribe sobre el impacto de la conciencia de nuevos pueblos y culturas, nuevos animales y plantas, que escribe estimuló nuevas curiosidades entre los europeos. Appleby describe que los europeos en general habían sido `` personas indiferentes '', que `` el aislamiento y la desaprobación religiosa habían reducido la curiosidad durante más de un milenio '', que incluso la curiosidad de los niños se embota con explicaciones repetitivas como `` Dios así lo quiso ''. Escribe sobre la influencia del obispo Agustín de principios de los años 400, quien había dicho que no era necesario indagar en la naturaleza de las cosas como hacían los griegos. Hubo el Renacimiento y el humanismo que se desarrollaron en Europa desde mediados del 1300, pero ahora con los europeos yendo al Nuevo Mundo y concienciando a los europeos sobre personas, plantas y animales que habían sido desconocidos. Los europeos que comenzaron a finales del siglo XV se sintieron impulsados ​​a un nuevo interés y curiosidad por el mundo físico. nota 2

Según Appleby, los objetos traídos a Europa desde el Nuevo Mundo comenzarían a llenar gabinetes y vitrinas: mariposas, hojas y fósiles de animales. La naturaleza asumiría el papel de instructora y las comparaciones entre especímenes del Viejo Mundo y del Nuevo Mundo iniciarían investigaciones. Estaba a punto de comenzar una nueva era de investigaciones científicas.

Más impacto

Desde el Nuevo Mundo, Colón traería a Europa nuevos alimentos: chiles, frijoles, papas, tomates, maíz y también tabaco. Y entre el Viejo Mundo y el Nuevo Mundo habría un intercambio menos agradable. Durante siglos, escribe Appleby, `` los asiáticos, africanos y europeos habían producido una especie de inmunidad a las enfermedades de los demás ''. Los taínos no tenían esa protección y fueron los primeros en sentir `` la fuerza letal de los gérmenes europeos ''. Nota 3

Antes de todo esto y antes de un segundo viaje de regreso a lo que Colón todavía pensaba que era Asia, Fernando e Isabel tuvieron que trabajar en jurisdicciones territoriales con el Papa Alejandro VI. Solicitaron al Papa la soberanía sobre las islas del Caribe en las que Colón había puesto un pie. El 4 de mayo de ese año de 1493, el Papa les otorgó el título exclusivo en el papal; las personas que habían estado viviendo no fueron consultadas, por supuesto. Seguían siendo tiempos de autoritarismo e imperio.

El Papa describió a Fernando e Isabel como `` siervos ilustres de Dios '' y los elogió por su `` recuperación del reino de Granada del yugo de los sarracenos (musulmanes) '', y habló de los dos monarcas difundiendo el gobierno cristiano `` tan agradable al Dios inmortal ''.

Segundo viaje

Cuatro meses después, en septiembre, los dos monarcas enviaron a Colón de regreso al Caribe, esta vez con 17 barcos que transportaban alrededor de 1200 soldados, alrededor de 200 de ellos `` caballeros voluntarios ''. Colón tenía instrucciones de convertir a los isleños al cristianismo, y había prometido exportar oro y especias y pagar los costos de su empresa. Se le prometió el diez por ciento de la riqueza que podría reunir.

Según Appleby, los barcos estaban llenos de "semillas, plantas, caballos, perros, cerdos, ganado, pollos, ovejas y cabras". Ferdinand y los caballeros voluntarios esperaban con ansias establecer asentamientos en las tierras recién reclamadas. nota4

Colón y su flotilla regresaron a Navidad a fines de noviembre. Colón esperaba encontrar un pueblo bullicioso. Había expresado su certeza de que sus hombres podían subyugar a los lugareños, a quienes había descrito como "desnudos y sin armas y muy cobardes". Nota 5 Cuando Colón desembarcó, encontró los cadáveres de sus hombres en la playa y su asentamiento destruido.

El 8 de diciembre, Colón siguió su camino y fundó otro asentamiento en la costa norte de La Española llamado Isabel. Desde allí, el 24 de abril de 1494, navegó en busca de Asia continental y seis días después encontró Cuba. A principios de junio encontró Jamaica y nueve días después regresó a Cuba. Luego fue de regreso a Hispaniola. Colón dejando a sus hermanos a cargo en Hispaniola.

Colón regresó a España en 1495. Ese fue también el año en que la sífilis fue diagnosticada por primera vez en Europa, que se describió como llevada de regreso a Europa por la tripulación de Colón.

A Hispaniola otra vez

Colón regresó a La Española en mayo de 1498. Fue un gobernador duro, al que se le podría describir que había utilizado la tortura y la mutilación para gobernar La Española. note6 Hizo que ahorcaran a algunos de su tripulación por desobediencia. Estaba interesado en vender esclavos y no ansioso por bautizarlos, y esto fue criticado por los eclesiásticos. Los colonos regresaron a España y describieron a Colón como un mal administrador de la isla. La monarquía envió un agente a Santo Domingo e hizo reemplazar a Colón, arrestarlo y devolverlo a España encadenado.

Colón estuvo en la cárcel durante seis semanas antes de que el atareado rey Fernando ordenara su liberación. En 1502, el rey Fernando lo envió en busca de un estrecho que supuestamente conducía al Océano Índico. Falló, pero encontró Centroamérica.

En 1502 Hispaniola tenía como gobernador a Nicolás de Ovando. La monarquía de España expresó su expectativa de que Ovando pusiera orden en la colonia. Para ello, en noviembre de 1503 Ovando autorizó la Masacre de Jaragua.

A finales de 1504, Colón, con mala salud, regresó a España por última vez. Escribió un par de libros, uno de ellos titulado Libro de profecías, un libro que afirmaba que había que encontrar el Huerto del Edén y que el cristianismo tenía que extenderse por todo el mundo, incluida la Tierra Santa arrebatada a los musulmanes, antes de que hubiera la segunda venida de Jesucristo.


Trinidad y Tobago independiente

El PNM ganó seis elecciones consecutivas y ocupó el poder de 1956 a 1986. Esta continuidad y estabilidad en el gobierno fueron acompañadas de problemas económicos y malestar social, que estallaron en disturbios generalizados en 1970-71. El auge del petróleo en 1973-1981 trajo una prosperidad repentina a la mayoría de los sectores de la población, y Trinidad y Tobago entró en un período de rápido desarrollo e industrialización. Un sector estatal sustancial y programas de bienestar social bastante completos se crearon a partir de las ganancias del petróleo, mientras que el sector privado se expandió rápidamente. Un colapso de los precios del petróleo, junto con el fracaso del PNM para ganar el apoyo de la mayoría de los indo-trinitarios y una corrupción profundamente arraigada, llevaron a un marcado declive en la popularidad del partido después de 1981, el año de la muerte de Williams.

En diciembre de 1986, la Alianza Nacional para la Reconstrucción (NAR), un partido de coalición liderado por A.N.R. Robinson, ganó la mayoría de los escaños en un programa que pedía la desinversión de la mayoría de las empresas estatales, la reorganización del servicio civil y el reajuste estructural de la economía a la luz de la reducción de los ingresos petroleros. Aunque el gobierno de la NAR logró en cierto modo estimular el crecimiento económico manteniendo la inflación baja, sus políticas fueron ampliamente resentidas y el partido resultó dañado por escisiones y deserciones. En julio de 1990, un pequeño grupo musulmán radical intentó un golpe de Estado, en el que varios ministros, incluido Robinson, el primer ministro, fueron rehenes durante seis días. La NAR fue derrotada en las elecciones de diciembre de 1991 y el PNM volvió al poder.

El gobierno del PNM de 1991-1995 continuó con la mayoría de las políticas económicas y sociales inauguradas por sus predecesores de la NAR. En 1995, el primer ministro convocó elecciones generales anticipadas. El resultado fue un empate entre el PNM y el principal partido de oposición, el Congreso Nacional Unido (UNC), que fue apoyado principalmente por indo-trinitenses. Los dos escaños de Tobago fueron para la NAR, encabezada por Robinson. Este último dio su apoyo a la UNC, cuyo líder, Basdeo Panday, se convirtió así en primer ministro. Panday fue el primer primer ministro indo-trinitario, y su gobierno fue el primero en Trinidad y Tobago en ser controlado por un partido cuya base electoral era la población indo-trinitaria. Después de dejar el cargo, Panday fue acusado en 2002 de no haber declarado activos a la Comisión de Integridad parlamentaria.

El gobierno de la UNC siguió políticas económicas y sociales generalmente similares a las de los gobiernos de NAR y PNM de 1986-1995. Hubo nuevas inversiones considerables, especialmente en turismo, petroquímicos y gas natural. Desde principios del siglo XXI, Trinidad y Tobago ha continuado su rápido ritmo de desarrollo industrial, que incluyó la construcción de plantas de gas natural licuado y fundiciones de acero. El productor y refinador de azúcar de propiedad estatal, Caroni Ltd., cerró en 2003, pero algunos productores de caña independientes continuaron la producción para la industria del ron. Otros se dedicaron al cultivo de cultivos alternativos como la yuca y las frutas, y se ofreció un plan de compensación a los ex trabajadores de la industria azucarera.


El Caribe después de Colón - Historia

Antes de la llegada de Cristóbal Colón en 1492, la mayor parte del Caribe estaba poblada por tres tipos o grupos de habitantes: los Ciboney o Guanahuatebey, los Tainos o Arawak y los Caribes. Las distinciones culturales entre los tres grupos no son grandes, el factor diferenciador más grande parece ser sus respectivas fechas de llegada a la región. Los Ciboney parecen haber llegado primero y se encontraron en partes de Cuba y las Bahamas. También parecen haber tenido las formas más elementales de organización social. Los grupos más numerosos fueron los arahuacos, que residían en la mayor parte de las Antillas Mayores: Cuba, Jamaica, La Española (actualmente Haití y República Dominicana) y Puerto Rico. La cadena de islas del este más pequeña era el hogar de los caribes, un grupo de bosque tropical relacionado con la mayoría de los indígenas que se encuentran en América Central y del Sur. Barbados y varias islas más pequeñas no estaban habitadas de forma permanente.

Las estimaciones del tamaño de la población prehispánica de las Américas varían considerablemente. Tanto Colón como el padre Bartolomé de Las Casas (quien escribió la primera historia de la conquista española y el trato a los indios) produjeron estimaciones que parecen desafiar la credibilidad. Las Casas pensó que la población del Caribe podría haber estado en la vecindad de varios millones, y en virtud de haber vivido tanto en La Española como en Cuba, donde ocupó encomiendas, o el derecho al tributo de los indios, es lo más cercano a un relato de un testigo ocular. Las Casas tenía predilección por la hipérbole y es dudoso que pudiera haber producido estimaciones confiables para las áreas donde no viajó. Sin embargo, algunos estudiosos más recientes han tendido a estar de acuerdo con Las Casas, estimando hasta 4 millones de habitantes para la isla Hispaniola en 1492. Aunque la disputa continúa, parece que se está desarrollando un consenso para cifras mucho más bajas que las aceptadas anteriormente.

Una población indígena de menos de un millón para todo el Caribe seguiría siendo una población relativamente densa, dada la tecnología y los recursos de la región a fines del siglo XV. Probablemente la mitad de estos habitantes habrían estado en la gran isla de Hispaniola, alrededor de 50.000 en Cuba y mucho menos en Jamaica. Puerto Rico, Dominica, Santa Lucía, San Vicente y Trinidad tenían poblaciones bastante concentradas, si no grandes.

Las poblaciones preeuropeas de los territorios que luego formaron el Caribe de la Commonwealth pertenecían a los grupos designados como caribes y arahuacos. Ambos eran habitantes de los bosques tropicales, que probablemente se originaron en la vasta extensión de bosques de las regiones del norte de América del Sur y estaban relacionados lingüística y étnicamente con los pueblos de los bosques tropicales actuales como los chibcha, los warao, los yanomamo, los caraqueños, los Caquet o, o Jirajara - en resumen, los pueblos que se encuentran en cualquier lugar desde Panamá hasta Brasil.

Los arahuacos vivían en reinos teocráticos, con un panteón de dioses ordenados jerárquicamente, llamado zemisy jefes de aldea, o caciques. los zemis fueron representados por iconos de madera, piedra, huesos y restos humanos. Los arawaks creían que estar en la buena disposición de sus zemis los protegió de enfermedades, huracanes o desastres en la guerra. Por lo tanto, sirvieron pan de yuca (mandioca), así como bebidas y tabaco a sus zemis como ofrendas propiciatorias.

El tamaño de la comunidad y el número de zemis que poseía estaban directamente relacionados con la importancia del jefe. Los jefes vivían en chozas rectangulares, llamadas bohíos, mientras que los miembros regulares de la comunidad vivían en chozas redondas, llamadas caneyes. La construcción de ambos tipos de edificaciones fue la misma: armazones de madera rematados con paja, con piso de tierra y escaso mobiliario interior. Pero los edificios eran lo suficientemente fuertes para resistir huracanes.

Desde la perspectiva europea, la riqueza de los indígenas indígenas era realmente modesta. Mientras Colón y sus sucesores buscaban oro y otros bienes comerciales de valor en el mercado europeo, los antillanos nativos no estaban interesados ​​en el comercio y usaban el oro solo de manera ornamental. Sus posesiones personales consistían en taburetes de madera con cuatro patas y respaldo tallado, hamacas de tela de algodón o cuerdas de aproximadamente dos metros de largo para dormir, cuencos de barro y madera para mezclar y servir alimentos, calabazas o calabacines para beber agua y rescatar botes, y su posesión más preciada, grandes canoas para transporte, pesca y deportes acuáticos. Una de esas canoas encontrada en Jamaica podría transportar a unas setenta y cinco personas.

Los indios se pintaban el cuerpo de vivos colores, y algunos llevaban pequeños adornos de oro y conchas en la nariz, alrededor del cuello o colgando de las orejas. La pintura corporal también se empleó para intimidar a los oponentes en la guerra.

Los aldeanos Arawak producían alrededor de dos cosechas por año de mandioca, maíz, papas, maní, pimientos, frijoles y arrurruz. El cultivo se realizó mediante el método de tala y quema común en toda América Central, y el área cultivada se abandonó después de la cosecha. Los indios trabajaban la tierra con palos, llamados coasy construyó montículos de tierra en los que plantaron sus cosechas. También podrían haber utilizado fertilizantes de ceniza, material compostado y heces para aumentar la productividad. Incluso hay evidencia de irrigación simple en partes del suroeste de La Española.

La caza y la pesca eran actividades importantes. Los arawaks cazaban patos, gansos, loros, iguanas, pequeños roedores y perezosos gigantes de los árboles. Se domesticaron loros y una especie de perro mudo. La mayor parte de la pesca, realizada a mano a lo largo de la costa y en los ríos, era de moluscos, langostas y tortugas. Los peces más grandes se capturaron con cestas, lanzas, anzuelos y redes. En algunos casos, los peces se capturaron uniendo los anzuelos de palos afilados a un pequeño pez chupador, llamado remora, que se adhirió a peces más grandes como tiburones y tortugas.

La comida se preparaba horneando en piedras o asando a la parrilla sobre un fuego abierto, usando pimientos, hierbas y especias en abundancia para darle sabor y conservación. En algunos lugares, la cerveza se elaboraba a partir de maíz. Las descripciones de los primeros europeos indicaron que el suministro de alimentos era suficiente y en general los habitantes estaban bien alimentados, hasta que el aumento de la demanda de los nuevos inmigrantes y la dislocación creada por sus animales importados crearon hambruna.

Los caribes de las islas orientales eran un grupo muy móvil que poseían canoas similares a las de los arahuacos, pero las empleaban para actividades más bélicas. Su organización social parecía ser más simple que la de los arahuacos. No tenían canchas de pelota ceremoniales elaboradas como las que se encuentran en las islas más grandes, pero sus pequeñas casas de madera con armazón rodeaban una chimenea central que podría haber servido como centro ceremonial. Muchos de sus artefactos culturales, especialmente los recuperados en Trinidad, se parecen a los de los Arawaks. Esto podría explicarse en parte por la práctica caribeña de capturar a las mujeres arawak como novias, que luego podrían haber socializado a los niños a lo largo de las líneas arawak.

La organización social y política de la sociedad caribe refleja tanto su inclinación militar como su estatus móvil. Las aldeas eran pequeñas, a menudo formadas por miembros de una familia extensa. El líder de la aldea, la mayoría de las veces el cabeza de familia, supervisaba las actividades de recolección de alimentos, principalmente la pesca, realizada por los hombres, y el cultivo, una tarea de las mujeres. Además, el líder resolvió disputas internas y lideró redadas contra grupos vecinos. El propósito de estas redadas era conseguir esposas para los varones más jóvenes de la aldea.

La guerra era una actividad importante para los machos caribes, y antes de la llegada de los españoles tenían una justificada reputación como los guerreros más temidos del Caribe. Usando arcos, flechas envenenadas, jabalinas y garrotes, los caribes atacaron en largas canoas, capturaron mujeres arawak y, según informantes arawak, cocinaron y comieron ritualísticamente a algunos hombres cautivos. Sin embargo, no hay registros de que los caribes se comieran a los humanos después del advenimiento de los europeos, lo que arroja dudas sobre los cuentos arawak.

Cuando los españoles llegaron al Caribe a fines del siglo XV, los caribes y los arahuacos, como todos los demás pueblos fronterizos, estaban experimentando adaptaciones mutuas. Los arahuacos, generalmente más pacíficos, se estaban volviendo más hábiles en la lucha y, lejos de la frontera en disputa, los caribes, como los de Trinidad, dedicaban más tiempo a la agricultura que a la guerra.

Los caribes y los arahuacos fueron eliminados progresivamente por las secuelas de la conquista, y los pacíficos arahuacos sufrieron la mayor catástrofe. Las poblaciones concentradas en La Española, Cuba, Puerto Rico y Jamaica disminuyeron rápidamente, víctimas de esclavitud, dislocación social y enfermedades epidémicas desconocidas. Las poblaciones más pequeñas y dispersas de las islas más pequeñas del Caribe oriental sobrevivieron mucho mejor física y epidemiológicamente. En el siglo XVII, los caribes resistieron los asentamientos europeos en Dominica, Santa Lucía y San Vicente, destruyendo la primera colonia inglesa en Santa Lucía en 1641 y retrasando la ocupación efectiva de Dominica y San Vicente hasta mediados del siglo XVIII. siglo. Algunos caribes se resistieron a la asimilación o aculturación por parte de los europeos, y algunos de sus descendientes aún viven en una reserva en Dominica. Tanto los caribes como los arahuacos dejaron influencias indelebles en los idiomas, la dieta y las formas de vida de las personas del siglo XX que viven en la región. Los cultivos alimentarios caribeños, como maní, anacardos, papas, tomates, piñas, calabazas, mandioca y maíz, se han extendido por todo el mundo. El hábito de fumar tabaco de los indios se ha generalizado y el tabaco se ha convertido en un importante producto comercial. Palabras arawakas y caribanas han permeado los idiomas de la región: palabras como agutí, aguacate, barbacoa, bohio (una choza de campesinos), bucanero, calpulli (una zona urbana), caney (una choza de paja), canoa, caníbal, mandioca, cayo, conuco (un área cultivada), quaqua (un autobús o camión), Quajiro (un campesino), guayaba, hamaca, huracán, iguana, maíz, manatí y Zemi (un icono).

El impacto de la conquista

Los europeos que invadieron y conquistaron el Caribe acabaron con el mundo interiormente cohesionado de los pueblos originarios y subordinaron la región y los pueblos a los acontecimientos de un mundo más amplio en el que sus fortunas estaban ligadas a las de África, Europa y América. Los pueblos del Caribe fueron devastados por nuevas enfermedades epidémicas, como el sarampión, la viruela, la malaria y la disentería, introducidas por los europeos y los africanos importados como esclavos. Sus organizaciones sociales y políticas se reestructuraron en nombre del cristianismo. Sus vidas sencillas estaban regidas por la esclavitud y las demandas de los europeos orientados al lucro y con mentalidad comercial. Sobre todo, fueron lentamente inundados cultural y demográficamente por el flujo de nuevos inmigrantes en los años inmediatamente posteriores a la conquista.


Fernando de Magallanes, el Circunnavigator

En 1519, el explorador portugués Fernando de Magallanes zarpó bajo bandera española con cinco barcos. Su misión: encontrar una ruta a través o alrededor del Nuevo Mundo para llegar a las lucrativas Islas de las Especias. En 1522, un barco, el Victoria, llegó cojeando al puerto con dieciocho hombres a bordo: Magallanes no estaba entre ellos, habiendo sido asesinado en las Filipinas. Pero el Victoria había logrado algo grandioso: no solo había encontrado las Islas de las Especias, sino que había recorrido todo el mundo, primero en hacerlo. Aunque Magellan solo llegó a la mitad, el suyo sigue siendo el nombre más comúnmente asociado con esta poderosa hazaña.


Historia mundial épica

Antes de la llegada de los españoles, las cuatro islas grandes y pequeñas del Caribe estaban habitadas por una diversidad de grupos etnolingüísticos cuyo número total, según las mejores estimaciones, ascendía a millones.

Los indios taínos (o arawak) constituían el grupo dominante en las Antillas Mayores (Hispaniola, Cuba, Jamaica y Puerto Rico), mientras que los caribes, relativamente recién llegados del continente sudamericano, ocupaban muchas de las islas de las Antillas Menores. Otros grupos habitaron diferentes partes de la región, generando un complejo mosaico de grupos etnolingüísticos en todo el Caribe en los siglos anteriores a la llegada de los europeos.


Las estimaciones de población para el Caribe anterior a la conquista varían ampliamente. Para Hispaniola, la primera isla grande que los españoles encontraron y sometieron, las estimaciones académicas de las poblaciones anteriores al contacto oscilan entre un mínimo de 60.000 y un máximo de 8.000.000.

La mayoría de las estimaciones se sitúan entre 300.000 y 1.500.000, aunque nunca se sabrá con precisión cuántas personas habitaban La Española, el Caribe o cualquier otra parte de las Américas antes de la llegada de los europeos.

Al mismo tiempo, existe un amplio consenso académico de que a fines de la década de 1400 el Caribe, al igual que las Américas en su conjunto, sostenía una población indígena grande y en crecimiento, un crecimiento que fue repentina e irrevocablemente revertido por la invasión europea.

El marino genovés Cristóbal Colón, patrocinado por la Corona de Castilla y Aragón (España), encabezó la expedición que inauguró el encuentro moderno entre el Viejo Mundo y el Nuevo.

Su primera llegada a tierra en el Nuevo Mundo ocurrió el 12 de octubre de 1492, Colón pasó a bordear las costas de Cuba, La Española y otras islas antes de comenzar el viaje de regreso a España a mediados de enero de 1493. Antes de partir dejó un contingente de algunos 40 hombres en La Española, en un fuerte llamado Navidad, para iniciar el proceso de asentamiento.

Islas del caribe español

Convencido de haber llegado a las Indias Orientales, Colón llamó indios a los habitantes nativos, nombre con el que se llama desde entonces a los habitantes indígenas de las Américas. Los seis indios taínos, así como la orfebrería autóctona finamente labrada, los loros y otros artículos que llevó consigo a la corte española, a la que llegó en marzo de 1493, convencieron a la Corona de financiar un segundo viaje, mucho más grande que el primero.

Mientras tanto, las versiones publicadas del informe de Colón # 8217 a la Corona española circularon rápidamente por gran parte de Europa, comenzando en Italia en abril de 1493. El efecto fue electrizante, ya que la Europa moderna temprana se dio cuenta de un mundo entero que hasta entonces había estado fuera de su alcance.

La Corona española requirió y buscó la aprobación del Papa para participar en el proceso de asentamiento de tierras desconocidas no cristianas y convertir a sus habitantes no cristianos a la fe católica.


El Papa Alejandro VI respondió a la solicitud de la Corona emitiendo una serie de bulas papales, la más importante de las cuales fue la bula Inter Caetera de 1493, que dividió las tierras del Nuevo Mundo entre España y Portugal. Poco después, los españoles y portugueses acordaron una versión modificada de la bula, el Tratado de Tordesillas (1494), que se convirtió en la base de las reclamaciones españolas y portuguesas sobre las tierras recién descubiertas de América.

El segundo viaje de Colón a las Indias fue mucho más grande que el primero, con 1.200 hombres (sin mujeres) en 17 barcos que llevaban un amplio armamento y al menos seis meses de suministros. Al tocar tierra en noviembre de 1493, la expedición reclamó varias islas en las Antillas Menores antes de continuar para reclamar Puerto Rico (llamado Boriquén por sus habitantes) y regresar a la guarnición de Natividad en la costa norte de La Española.

Para disgusto de los exploradores, la guarnición estaba en cenizas y los 40 hombres muertos, probablemente asesinados por los habitantes taínos de la isla. La Hispaniola en ese momento estaba gobernada por una serie de jefaturas gobernadas por caciques taínos (caciques), que habían respondido violentamente a los españoles & # 8217 los violentos esfuerzos para adquirir mujeres para relaciones sexuales y obligar a los hombres a buscar oro en la isla & # 8217s ríos. .

En respuesta, Colón navegó unas pocas millas al este a lo largo de la costa norte de Hispaniola y estableció un nuevo puesto de avanzada llamado Isabela. Las partidas de forrajeo en el interior regresaron con 30.000 ducados en oro, lo máximo que la isla rendiría jamás. Reteniendo cinco barcos y un fuerte contingente para proteger la guarnición, en febrero de 1494 Colón envió 12 barcos de regreso a España con instrucciones de regresar con más ganado, armas, medicinas y hombres.

Dejando a su hermano menor Diego a cargo de Isabela, Colón navegó hacia el oeste, explorando la costa sur de Cuba y Jamaica al sur, antes de regresar a Isabela en septiembre de 1494. En su ausencia, los colonos bajo el mando de Diego Colón habían enfurecido a la isla. Los habitantes taínos por sus violentos esfuerzos por asegurar a sus mujeres y su trabajo.

Mientras tanto, Colón se había decidido por la idea de esclavizar a los indios, que buscarían oro y otros metales preciosos en las islas y se venderían como bienes muebles en los mercados europeos. En febrero de 1495, aprobó el primer envío de unos 500 taínos a España para ser vendidos como esclavos.

Un mes después, en el interior de La Española, se produjo la primera batalla campal a gran escala entre las fuerzas españolas y taínas. La Batalla de Vega Real de marzo de 1495 resultó en la derrota total de los taínos, y sus hondas y flechas no pudieron competir con las espadas y armaduras de los españoles.

Uno de los caciques derrotados, Caonabo, fue encadenado y enviado a España. Murió en el camino y fue enterrado en el mar.Una estatua en su honor se puede encontrar en el actual Santo Domingo, donde muchos lo recuerdan como el primer mártir indígena de América y # 8217 contra la invasión europea.

En los años siguientes, cuando se difundió la noticia del descubrimiento de Colón y la Corona decidió subyugar a las Indias, los barcos y los hombres llegaron al Caribe. En 1495 & # 821196, la isla de Hispaniola fue completamente sometida y sus habitantes sobrevivientes esclavizados.

La Corona pronto reemplazó la esclavitud absoluta con la institución de la encomienda, en la que la Corona concedía grupos de indios a encomenderos individuales, de quienes se decía que los tenían en encomienda, o & # 8220 en fideicomiso & # 8221. Las exploraciones continuaron hasta finales de la década de 1490 y en el siglo XVI.

En 1508, la atención de la Corona se desplazó de La Española a Cuba, donde se lanzó una importante expedición de conquista en 1511 bajo el liderazgo del designado por la Corona, Diego Velázquez. Los españoles invasores masacraron a miles de nativos arawak (o sub-taínos), ciboney y mayarí. En 1515, la conquista de Cuba estaba completa.

Así, la conquista del Caribe se llevó a cabo de manera poco sistemática, con los españoles & # 8220 saltando & # 8221 de una isla a otra en su marcha mar adentro hacia el oeste. Para 1515, la población nativa de La Española, Cuba y otras islas del Caribe había disminuido vertiginosamente.

Además de la guerra, la violencia y el trabajo forzoso, la principal causa de muerte de los indios fue su falta de inmunidad biológica a las enfermedades europeas, especialmente la viruela, así como el sarampión, la peste bubónica, el tifus y el cólera.

Para la década de 1550, los habitantes indígenas del Caribe casi habían desaparecido, solo unos pocos miles sobrevivían en 1600, prácticamente todos habían muerto. Las islas del Caribe, a su vez, se utilizaron como puntos de partida para futuras conquistas en las Américas, comenzando con la conquista de México bajo Hernán Cortés en 1519 & # 821121.


Ver el vídeo: La conquista española de América, documental