Jacques Offenbach, el XIXmi siglo en la música

Jacques Offenbach, el XIX<sup>mi</sup> siglo en la música

  • Jacques Offenbach.

    NADAR (Gaspard Félix TOURNACHON, conocido como) (1820-1910)

  • Escenas de la Gran Duquesa de Gerolstein y Barbazul de Offenbach.

    ORLEANS François Philippe d '(1818-1900)

  • Orfeo en el inframundo de Offenbach.

    CHERET Jules (1836-1932)

Cerrar

Título: Jacques Offenbach.

Autor: NADAR (Gaspard Félix TOURNACHON, conocido como) (1820-1910)

Fecha mostrada:

Dimensiones: Alto 0 - Ancho 0

Técnica y otras indicaciones: Fotografía en papel salado.

Lugar de almacenamiento: Sitio web del Museo de Orsay

Copyright de contacto: © Foto RMN-Grand Palais - H. Lewandowski

Referencia de la imagen: 91-001114-02 / PHO1991-2 (58)

© Foto RMN-Grand Palais - H. Lewandowski

Escenas de la Gran Duquesa de Gerolstein y Barbazul de Offenbach.

© Foto RMN-Grand Palais - D. Arnaudet

Cerrar

Título: Orfeo en el inframundo de Offenbach.

Autor: CHERET Jules (1836-1932)

Fecha de creación : 1874

Fecha mostrada: 1874

Dimensiones: Alto 127 - Ancho 90

Técnica y otras indicaciones: Litografía en color.

Lugar de almacenamiento: Sitio web de la Biblioteca Nacional de Francia (París)

Copyright de contacto: © Foto Biblioteca Nacional de Francia

Referencia de la imagen: AFF-CHERET (JULES)

Orfeo en el inframundo de Offenbach.

© Foto Biblioteca Nacional de Francia

Fecha de publicación: Octubre de 2006

Contexto histórico

Una trayectoria extraordinaria

Cuando llegó a París en noviembre de 1833, a la edad de catorce años, Jacques Offenbach era un pequeño inmigrante judío alemán sin un centavo que no tenía más capital que su talento como violonchelista y el implacable deseo de triunfar. Debe contentarse con brillar en los salones, esperando obtener el apoyo indispensable para "abrirse paso".

La revolución de 1848 devolvió a Offenbach a Colonia, su ciudad natal, donde esperó tiempos mejores. Logró su mayor éxito allí (La Belle Hélène, 1864 ; Barba Azul, 1866 ; La gran duquesa de Gerolstein, 1867 ; Los bandidos, 1869), mientras se impone en otras salas (Vida parisina en el Palais-Royal en 1866). Cuatro meses después de su muerte, obtuvo un triunfo póstumo en la Opéra-Comique con su fantástica ópera, Los cuentos de Hoffmann.

Análisis de imagen

Un compositor y sus imágenes

La memoria colectiva ha conservado la imagen del anciano Offenbach, lisiado de gota y envuelto en sus pieles. El retrato realizado por Nadar alrededor de 1850 muestra a otro Offenbach más joven. Ya no tiene el pelo largo que usaba cuando era "violonchelo Paganini", y sus anteojos y patillas lo hacen reconocible al instante. Instalado en la misma silla donde Nadar sentará unos años más tarde a Gérard de Nerval, el joven músico mira al espectador con seguridad, en una actitud no desprovista de cierto romanticismo. La instantánea fue tomada cuando Offenbach entró en la Comédie-Française.

La acuarela de Prince de Joinville se relaciona con el período más glorioso de su carrera, ya que presenta una escena de Barba Azul (1866) y otro de La gran duquesa de Gerolstein (1867). El primero muestra la furia del general Boom cuando su soberano nombra al soldado Fritz como general en jefe. El segundo ilustra la presentación por parte del señor de Barbe-Bleue de su nueva esposa, la ex campesina Boulotte, a la corte del rey Bobèche. El príncipe de Joinville, tercer hijo de Luis Felipe y marinero emérito, produjo estas dos escenas después de partitura de frontispicios, porque, de 1848 a 1870, fue desterrado de Francia, como toda su familia.

Si bien la acuarela del príncipe es obra de un aficionado talentoso y posiblemente solo se ha mostrado a familiares, el cartel de "Orfeo en el inframundo al contrario, fue diseñado para ser visto por tantas personas como fuera posible y para tener el mayor efecto. A través de su genio publicitario, Chéret consigue sugerir la excepcional riqueza de la puesta en escena, habiendo gastado Offenbach más de 200.000 francos para la reanudación de su obra favorita en el Théâtre de la Gaîté. A la izquierda, John Styx, el ex-rey de Beocia, esconde la cohorte de dioses y diosas mientras, al otro lado, Eurídice levanta su copa a Baco, frente a Júpiter disfrazado de mosca. Estas figuras enmarcan el carro de Apolo, cuya elevación en el cielo marca el punto culminante del espectáculo, en el final del segundo acto.

Interpretación

Una estética de riqueza

Offenbach ha creado un género lírico adaptado a las expectativas de un público ahora más amplio. Para todos sus contemporáneos, su música, viva, nerviosa, eléctrica, simboliza la nueva sociedad que nació bajo el Segundo Imperio. Si todos los estratos sociales aprecian las ciento diez obras escénicas compuestas por Offenbach, no obstante, las destina principalmente a la buena sociedad de la que busca los favores. Es significativo que sea un príncipe, hijo del último rey de los franceses, el autor de la acuarela que aquí se presenta. Podría decirse que el Príncipe de Joinville aplaudió a la cantante Hortense Schneider (que aparece en las dos escenas que pintó) durante una gira por Londres, donde la aristocracia inglesa regularmente le dio una bienvenida triunfal. Sabemos que, de abril a octubre de 1867, el papel de la Gran Duquesa de Gerolstein le valió a Hortense Schneider la visita de todas las cabezas coronadas que acudieron a París para la Exposición Universal. Para retener a este público elegante al que había comenzado a acercarse desde el foso de la orquesta de la Comédie-Française, Offenbach siempre quiso ofrecerles los espectáculos más ricos y magníficos.

Los dos teatros que dirigió, Les Bouffes-Parisiens y La Gaîté, nacieron por iniciativa suya para ofrecer a los espectadores el máximo de lujo y confort. En La Gaîté, Offenbach inventa "opéra-bouffe-féerie", un género que compite con el esplendor de la "gran ópera" y anuncia la revisión del music hall mezclando música, canto, comedia, efectos espectaculares y ballet. Originalmente opéra bouffe en dos actos y cuatro tableaux, Orfeo en el inframundo en 1874 en La Gaîté se convirtió en un hada de la ópera en cuatro actos y doce cuadros. Chéret, en quien Offenbach había confiado en 1858, traduce magistralmente estas "doce pinturas deslumbrantes" que la prensa aclamó.

  • fiesta imperial
  • música
  • ópera
  • retrato
  • Segundo imperio
  • Offenbach (Jacques)
  • Nerval (Gérard de)
  • ballet
  • teatro
  • Comedia francesa

Bibliografía

Siegfried KRACAUER, Jacques Offenbach o el secreto del Segundo Imperio, París, 1937, reimpresión París, Gallimard, coll. "Le Promeneur", 1994. Jean-Claude YON y Laurent FRAISON, Offenbach, Archivos del Museo de Orsay n ° 58, París, R.M.N., 1996. Jean-Claude YON, Jacques Offenbach, París, Gallimard, coll. "N.R.F. Biografía", 2000.

Para citar este artículo

Jean-Claude YON, “Jacques Offenbach, el XIXmi siglo en la música "


Vídeo: La Grande Duchesse du Gerolstein Offenbach