Prenomen de Thutmosis II

Prenomen de Thutmosis II


La estela de Marsella

La estela de Marsella, también conocida como La mesa de ofrendas de Qenhirkhopshef, se encontraba originalmente en el complejo del templo de Karnak en Luxor. Probablemente se hizo durante el reinado del faraón Merenptah de la decimonovena dinastía o su hijo Seti II. Los 34 cartuchos contienen 30 nombres reales de 17 faraones, de los cuales cuatro son los nombres (omitidos) de la madre y la esposa de Ahmose (números 8, 9, 33 y 34). Ahora reside en el museo. Musée d'Archéologie Méditerranéenne (Número de inventario 204) en Marsella, Francia, de donde recibe su nombre.
Mide 39,5 y 34 veces 15 cm (15,5 y 13 veces 5,9 pulgadas).

Nota: Cartouche 14 contiene Aa-kheperu-en-ra que solo puede ser una variante de Aa-kheperu-ra, el prenomen de Amenhotep II. El prenomen de Thutmosis II (Aa-kheper-en-ra), ya está presente (12 y 24).

#JeroglíficosNombre en listafaraón
1, 21 Usuario Maat Ra, setep en Ra
wsr-m & # 42786 & # 42788t-r & # 42788 stp.n-r & # 42788
Ramsés II
2 Ramessu mery Amun
r & # 42788-msi-sw mri-imn
Ramsés II
3 Senakht en Ra
sn & # 7723t.n-r & # 42788
Senakhtenra
4 Seqen en Ra
s & # 7731n.n-r & # 42788
Seqenenra
5 Wadj kheper Ra
w & # 42786 & # 7695 - & # 7723pr-r & # 42788
Kamose
6, 31 Nab hapet Ra
nb - & # 7717 & # 42786pt-r & # 42788
Mentuhotep II
7 Nab pehty Ra
nb-p & # 7717ti-r & # 42788
Ahmose I
10, 30 Aa kheper ka Ra
& # 42788 & # 42786 - & # 7723pr-k & # 42786-r & # 42788
Thutmosis I
11, 23 Hombres kheper Ra
mn - & # 7723pr-r & # 42788
Thutmosis III
12, 24 Aa kheper en Ra
& # 42788 & # 42786 - & # 7723pr-n-r & # 42788
Thutmosis II
13 Zoser ka Ra
& # 7695sr-k & # 42786-r & # 42788
Amenhotep I
14 Aa kheperu en Ra
& # 42788 & # 42786 - & # 7723prw-n-r & # 42788
Amenhotep II
15, 25 Hombres kheperu en Ra
mn - & # 7723prw-n-r & # 42788
Thutmosis IV
16, 29 Neb Maat Ra
nb-m & # 42786 & # 42788t-r & # 42788
Amenhotep III
17, 26 Djoser kheperu en Ra
& # 7695sr - & # 7723prw-n-r & # 42788
Horemheb
18, 27 Hombres pehty Ra
mn-p & # 7717ti-r & # 42788
Ramsés I
19, 28 Hombres Maat Ra
mn-m & # 42786 & # 42788t-r & # 42788
Seti I
20 Usiri Seti mery en Ptah
wsiri sti mri.n-pt & # 7717
Seti II
22 Amenhotep
imn - & # 7717tp
Amenhotep I
32 Ramessu mery Amun
r & # 42788-msi-sw mri-imn
Ramsés II

Thutmosis II

Jeroglíficos, el nombre del trono de Thutmosis II (Aakheperenre) en un obelisco en el último piso del Templo de Hatshepsut, en Luxor y la orilla oeste de Egipto.

Orla de Thutmosis II en Buhen

Thutmosis II (a veces leído como Thutmosis, o Tutmosis II y significa que Thoth ha nacido) fue el cuarto faraón de la XVIII Dinastía de Egipto. Construyó algunos monumentos menores e inició al menos dos campañas menores, pero hizo poco más durante su gobierno y probablemente fue fuertemente influenciado por su esposa, Hatshepsut. Su reinado generalmente data de 1493 a 1479 a. C. El cuerpo de Thutmose II & # 8217 se encontró en Deir el-Bahri Cache sobre el templo mortuorio de Hatshepsut y se puede ver hoy en el Museo Egipcio de El Cairo.

Es posible que Thutmose II nunca hubiera gobernado Egipto si no hubiera sido por la muerte temprana de Wadjmose y Amenmose, los hijos mayores de Thutmose I, dejándolo como único heredero. Se convirtió en el cuarto gobernante de la XVIII Dinastía de Egipto. Al parecer, era el hijo mayor de Mutnefert, una reina real menor de Thutmose I, que era ella misma hermana de la reina principal de Thutmose I, Ahmose.

Fechas y duración del reinado

Manetho & # 8217s Epitome llama a Thutmose & # 8220Chebron & # 8221 (que es una referencia a su prenomen, Aakheperenre) y le da un reinado de 13 años, pero esta cifra es muy discutida entre los estudiosos. Algunos egiptólogos prefieren acortar su reinado en una década completa a solo 3 años porque su fecha de año más alta es solo una estela del día 8 del año 1 II Akhet. La duración del reinado del rey Thutmosis II ha sido un tema controvertido y muy debatido entre los egiptólogos con poco consenso dado el pequeño número de documentos sobrevivientes para su reinado, pero los eruditos más antiguos prefieren un reinado de 13 años, mientras que los eruditos más nuevos prefieren un 3 & # más corto. 8211 Reinado de 4 años para este rey debido a la cantidad mínima de escarabajos y monumentos atestiguado bajo Tutmosis II. Todavía es posible estimar cuándo habría comenzado el reinado de Thutmosis II y # 8217 por medio de un ascenso helíaco de Sothis en el reinado de Amenhotep I & # 8217, lo que le daría un reinado desde 1493 a. C. hasta 1479 a. C., aunque la incertidumbre sobre cómo interpretar el El aumento también permite una fecha de 1513 a. C. a 1499 a. C., y la incertidumbre sobre cuánto tiempo gobernó Thutmosis I también podría situar su reinado varios años antes todavía. No obstante, los eruditos generalmente le asignan un reinado desde 1493 o 1492 hasta 1479.

Argumento a favor de un reinado corto

Ineni, que ya había envejecido al comienzo del reinado de Thutmosis II, vivió durante todo el reinado de este gobernante hasta convertirse en el de Hatshepsut. Además, Thutmosis II está mal documentada en el registro monumental y en las autobiografías contemporáneas de las tumbas de los funcionarios del Imperio Nuevo. Un recuento claro de los monumentos de su gobierno, que es la principal herramienta para estimar el reinado de un rey cuando los documentos fechados no están disponibles, es casi imposible porque Hatshepsut usurpó la mayoría de sus monumentos, y Thutmosis III, a su vez, reinscribió el nombre de Thutmosis II y # 8217. indiscriminadamente sobre otros monumentos. Sin embargo, aparte de varios bloques supervivientes de edificios erigidos por el rey en Semna, Kumma y Elefantina, el único monumento importante de Thutmose II y # 8217 consiste en una entrada de piedra caliza en Karnak que una vez se encontraba en la parte delantera de la explanada del Cuarto Pilón. Incluso este monumento no se completó en el reinado de Thutmosis II y # 8217, sino en el reinado de su hijo Thutmosis III, que insinúa & # 8220 la naturaleza casi efímera del reinado de Thutmosis II & # 8217. & # 8221 La puerta de entrada se desmanteló más tarde y se incorporaron sus bloques de construcción. en los cimientos del Tercer Pilón por Amenhotep III. En 1987, Luc Gabolde publicó un importante estudio que comparó estadísticamente el número de escarabajos supervivientes que se encuentran bajo Thutmose I, Thutmose II y Hatshepsut. Si bien los monumentos pueden ser usurpados, los escarabajos son tan pequeños y comparativamente insignificantes que alterar sus nombres no sería práctico y sin fines de lucro, por lo tanto, brindan una mejor comprensión de este período. Se cree que el reinado de Hatshepsut # 8217 fue durante 21 años y 9 meses. Gabolde destacó, en su análisis, el número consistentemente pequeño de escarabajos supervivientes conocidos para Thutmose II en comparación con Thutmose I y Hatshepsut respectivamente, por ejemplo, el estudio anterior de Flinders Petrie & # 8217 sobre focas de escarabajo observó 86 focas para Thutmose I, 19 focas para Thutmose II y 149 sellos para Hatshepsut, mientras que estudios más recientes de Jaeger estiman un total de 241 sellos para Thutmose I, 463 sellos para Hatshepsut y solo 65 sellos para Thutmose II. Por lo tanto, a menos que hubiera un número anormalmente bajo de escarabajos producidos bajo Thutmosis II, esto indicaría que el reinado del rey fue bastante breve. Sobre esta base, Gabolde estimó que Thutmose I y II & # 8217s reinan en aproximadamente 11 y 3 años completos, respectivamente. En consecuencia, la duración del reinado de Thutmosis II ha sido un tema muy debatido entre los egiptólogos con poco consenso dado el pequeño número de documentos supervivientes de su reinado.

Argumento a favor de un largo reinado

El reinado del rey Thutmose & # 8217 todavía se da tradicionalmente 13 o 14 años. Aunque la autobiografía de Ineni se puede interpretar en el sentido de que Thutmose reinó poco tiempo, también llama a Thutmose un & # 8220hawk en el nido & # 8221, lo que indica que quizás era un niño cuando asumió el trono. Ya que vivió lo suficiente para engendrar dos hijos, Neferure y Thutmose III. Esto sugiere que pudo haber tenido un reinado más largo de 13 años para llegar a la edad adulta y formar una familia. El egiptólogo alemán J. Von Beckerath utiliza esta línea de argumentación para respaldar el caso de un reinado de 13 años para Thutmosis II. Alan Gardiner señaló que en un momento dado, Georges Daressy había identificado un monumento en 1900 que estaba fechado en el año 18 de Thutmose, aunque no se ha identificado su ubicación precisa. Esta inscripción ahora se atribuye generalmente a Hatshepsut, quien ciertamente tenía 18 años. von Beckerath observa que aparece una fecha del año 18 en una inscripción fragmentaria de un funcionario egipcio y señala que la fecha probablemente se refiere a Hatshepsut & # 8217s prenomen Maatkare, que había sido alterada de Aakheperenre Thutmose II, con la referencia a la fallecida Thutmosis II eliminada . También está el hecho curioso de que Hatshepsut celebró su Sed Jubilee en su año 16, que von Beckerath cree que ocurrió 30 años después de la muerte de Thutmosis I, su padre, quien fue la principal fuente de su reclamo de poder. Esto crearía una brecha de 13 a 14 años donde el reinado de Thutmose II y # 8217 encajaría entre el gobierno de Hatshepsut y Thutmose I & # 8217.

Para fortalecer su posición y legitimar su gobierno, se casó con Hatshepsut, la hija mayor de Thutmose I y la reina Ahmose. Posiblemente era mayor que Thutmose II. Durante este período, Hatshepsut también llevó el título de & # 8220Dios & # 8217s Esposa de Amón & # 8221, un puesto que pudo haber tenido incluso antes de la muerte de Thutmosis I. Hatshepsut habría sido hermanastra y prima de Thutmosis II y # 8217. A la luz de la historia, se convirtió en un faraón mucho más conocido que su marido.

Creemos que Thutmose II tuvo un solo hijo de una chica del harén llamada Isis (o Iset). Sin embargo, Thutmosis III tendría que esperar para gobernar Egipto hasta después de la muerte de Hatshepsut. Thutmosis II debió darse cuenta de las ambiciones de su esposa, porque intentó fomentar el ascenso de su hijo al trono nombrando a su hijo como su sucesor antes de morir. Pero tras la muerte de Thutmosis II, su hijo aún era muy joven, por lo que Hatshepsut se aprovechó de la situación al principio nombrándose regente y luego asumiendo todas las insignias del faraón. También pudo haber tenido hasta dos hijas de Hatshepsut. Estamos bastante seguros de que uno de ellos se llamaba Neferure y otra posible hija llamada Neferubity.

Sabemos que Thutmosis II era una persona físicamente débil, y muchos egiptólogos especulan que incluso durante su gobierno, Hatshepsut pudo haber sido el verdadero poder detrás del trono.

Creemos que Thutmosis II (nacido del dios Thoth), que era su nombre de nacimiento (llamado por los griegos), gobernó durante unos catorce años antes de morir a los treinta y pocos años. Sin embargo, los estudiosos recientes desean que su gobierno se reduzca a tres años. A veces también se le llama Thutmose II, o Thutmosis II y su nombre de trono era A-kheper-en-re., Que significa & # 8220Great is the Form of Re & # 8221. La Historia de Egipto de Oxford sitúa su reinado entre 1492-1479, mientras que la Crónica de los faraones proporciona fechas de 1518 a 1504. Aidan Dodson & # 8217s Monarchs of the Nile da su reinado como 1491-1479 AC.

Sabemos que envió campañas a Palestina y Nubia, como lo demuestra una breve inscripción en el templo de Deir el-Bahari y una estela excavada en la roca en Sehel, al sur de Asuán. Se nos dice que tuvo que aplastar una revuelta en Nubia en su primer año y que esto compró la desaparición del reino de Kush en Kerma. Aparentemente, para castigar a los kushitas por su rebelión, hizo que todos fueran ejecutados con la excepción de un hijo real, que fue devuelto a Egipto como rehén. Se nos dice que la campaña de Palestina fue contra los beduinos Shosu en la región de Nahrin. Sin embargo, el término Shosu también puede referirse a los nubios, y algunos egiptólogos creen que esta referencia realmente se relaciona con la campaña en Nubia.

También tenemos evidencia de los proyectos de construcción de Thutmose II & # 8217s. Se han encontrado rastros de un templo construido por él justo al norte del templo de Medinet Habu en Cisjordania en Luxor (antigua Tebas). Este pequeño templo, conocido como Shespet-ankh (Capilla de la Vida), fue terminado por su hijo, Thutmosis III. También había construido una entrada de piedra caliza en forma de pilón frente a la explanada del Cuarto Pilón en Karnak, que también tuvo que ser completada por Thutmosis III. El material de esta puerta y otra estructura de piedra caliza se reutilizaron más tarde en el edificio de los cimientos del tercer pilón de Karnak.

Sin embargo, la puerta se ha reconstruido desde entonces en Karnak & # 8217s Open Air Museum. Las escenas en la puerta a veces representan a Thutmosis II con Hatshepsut y, a veces, solo a Hatshepsut. A un lado de la puerta, se muestra a Thutmosis II recibiendo coronas, mientras que otras escenas muestran a su hija, Nefrure y Hatshepsut recibiendo vida de los dioses. También sabemos de un proyecto de construcción en Nubia en Semna y Kumma, y ​​bloques sobrevivientes de sus edificios en Elefantina. En Elefantina se encontró una estatua de Thutmosis II que probablemente fue encargada por Hatshepsut.

Momia

La momia de Tutmosis II y # 8217 fue descubierta en el escondite de Deir el-Bahri, revelada en 1881. Fue enterrado junto con otros líderes de las dinastías XVIII y XIX, incluidos Ahmosis I, Amenhotep I, Tutmosis I, Tutmosis III, Ramsés I, Seti I, Ramsés II y Ramsés IX, así como los faraones Psusennes I, Psusennes II y Siamun de la XXI Dinastía.

Gaston Maspero desenvolvió la momia el 1 de julio de 1886. Hay un gran parecido familiar con la momia de Thutmose I, su probable padre, ya que la cara y la forma de la cabeza de la momia son muy similares. El cuerpo de Thutmosis II sufrió mucho a manos de los antiguos ladrones de tumbas, con su brazo izquierdo roto en la articulación del hombro, el antebrazo separado en la articulación del codo y el brazo derecho cortado por debajo del codo. Su pared abdominal anterior y gran parte de su pecho habían sido cortados, posiblemente con un hacha. Además, le habían cortado la pierna derecha del cuerpo. Todas estas lesiones se sufrieron post-mortem, aunque el cuerpo también mostraba signos de que Thutmose II no tuvo una vida fácil, como atestigua la siguiente cita de Gaston Maspero:

& # 8220 Apenas había cumplido los treinta años cuando cayó víctima de una enfermedad de la que el proceso de embalsamamiento no pudo borrar las huellas. La piel es escabrosa en parches y está cubierta de cicatrices, mientras que la parte superior del cráneo está calva, el cuerpo es delgado y algo encogido y parece haber carecido de vigor y fuerza muscular. & # 8221


Hatshepsut

Educada en la Universidad de Cambridge, Stephanie Aulsebrook tiene un doctorado en arqueología griega de la Edad del Bronce Final. Sus intereses de investigación también incluyen la cuenca más amplia del Mediterráneo oriental durante el mismo período. Fue becaria de investigación postdoctoral en IASH y actualmente está trabajando en la publicación de un importante edificio de culto prehistórico en el sitio arqueológico de Micenas, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. También le gustan los gatos (casi en la misma medida que los antiguos egipcios).

En el Antiguo Egipto, el quinto faraón de la XVIII Dinastía era una mujer, Hatshepsut. Inteligente y ambiciosa, superó la dificultad de ser una reina al combinar su reconocida feminidad con la representación faraónica tradicional (masculina). Como encarnación del poder estatal egipcio, era sin duda una mujer tremendamente peligrosa. Una campaña de destrucción violenta para erradicar su memoria dio lugar a sugerencias de que la existencia de esta reina se consideraba transgresora. Pero, ¿fue su género lo que llevó a que Hatshepsut fuera considerada un peligro para el apreciado orden cosmológico de Egipto?

Hatshepshut, nacida alrededor de 1507 a. C., era hija del faraón Thutmosis I y Ahmose, quien entre sus muchas esposas era la reina oficial o Gran Esposa Real. Hatshepsut fue la gran esposa real del sucesor de su padre, Thutmosis II. También era medio hermano de Hatshepsut, descendiente de una esposa menos prestigiosa. Durante el reinado de su padre, Hatshepsut fue nombrada sacerdotisa de mayor rango en el culto de una de las principales deidades egipcias, Amón. Con estos títulos vinieron los deberes y privilegios asociados, y como real, Hatshepsut habría poseído y controlado grandes propiedades y talleres. Por lo tanto, Hatshepsut ocupaba un lugar destacado en la jerarquía política y religiosa de la corte de Egipto con una contribución sustancial a su gobierno.

El reinado de su marido fue breve, aunque tuvieron una hija juntos, Neferure. Tras la muerte de Thutmosis II, su muy pequeño hijo, de otra esposa, fue declarado Thutmosis III y Hatshepsut nombrado corregente. Una estela contemporánea decía:

"[El Rey] subió al cielo y se unió a los dioses. Su hijo tomó su lugar como Rey de las Dos Tierras (Egipto) y él era el soberano en el trono de su padre. Su hermana, la esposa de Dios, Hatshepsut, se ocupaba de los asuntos del estado: las Dos Tierras estaban bajo su gobierno y se le pagaban impuestos ".

Este arreglo fue poco común, pero no sin precedentes. Se utilizó la corregencia para proteger la sucesión. Por lo general, el faraón titular promovía a su sucesor elegido para que gobernara junto a ellos, asegurando una transición ordenada, el corregente fuera tratado como un segundo faraón. El nombramiento de un co-regente mientras el faraón era un niño era una práctica aceptada, aunque se requería con poca frecuencia. En este caso, el corregente no se hizo faraón y dimitió cuando el niño-faraón alcanzó la madurez. No se sabe si, cuando se declaró como corregente, Hatshepsut albergaba más ambiciones. Sin embargo, durante los primeros siete años de la corregencia, quizás incluso antes, Hatshepsut se convirtió en faraón.

Hatshepsut no fue la primera mujer faraona. Tres siglos antes, la reina Sobekneferu de la XII Dinastía se convirtió en faraón. Su reinado fue breve y, lamentablemente, se sabe muy poco de ella. Se han postulado otras faraonas anteriores, pero la evidencia de su estado e incluso existencia es escasa. Hatshepsut se destaca por la forma en que se insertó en la sucesión al doblar las normas políticas contemporáneas y su posterior tratamiento después de la muerte.

Ser faraón no significaba simplemente gobernar el estado egipcio. Había más que tomar decisiones políticas o apariciones públicas. Los egipcios creían que el papel principal del faraón era mantener maat. Este complejo concepto de orden cosmológico, que abarca la verdad, la bondad y la justicia, fue encarnado por el propio Egipto, así como por una diosa llamada maat. Todos los egipcios tenían esta responsabilidad, pero solo el faraón, a través de su naturaleza divina, podía interceder directamente ante los dioses. Ser faraón significaba ser el protector espiritual de Egipto, protegiendo a su pueblo del caos. Al declararse faraona, Hatshepsut superó el considerable poder que ya ejercía como corregente para asumir el manto de la máxima autoridad divina.

Hatshepsut necesitaba legitimar su afirmación. Podemos ver cómo lo logró a través de los relieves, estelas y esculturas encargadas para sus impresionantes monumentos. Decidiendo no usar a su esposo como base para su reclamo, se declaró elegida por el dios Amón y su padre, Thutmosis I. Hatshepsut reescribió la historia inventando una corregencia entre ella y su padre. También adoptó para sí misma la ficción faraónica estándar de una procreación divina.

Tras la adhesión, los faraones adquirieron varios nombres nuevos. Los nuevos nombres faraónicos de Hatshepsut se seleccionaron cuidadosamente para incorporar referencias a su padre y varias diosas, especialmente maat. Por ejemplo, parte de su nuevo prenomen, "uno verdadero del ka (espíritu) de Re", debido a la construcción de la palabra femenina, se deletreaba igual que ma'at. Este ingenioso juego de palabras, imposible para los faraones masculinos, repitió la estructura utilizada por Sobekneferu para sus prenomen y puede haber sido un guiño deliberado a esta reina anterior.

Hatshepsut fue un prolífico constructor de monumentos. Los faraones utilizaron este tipo de autoengrandecimiento para justificar su gobierno. Hatshepsut usó formas popularizadas por reyes anteriores y colocó sus monumentos junto a los de faraones particularmente célebres, fundamentando su estatus dentro de las tradiciones arquitectónicas de Egipto. Su enfoque principal fue la elaboración del complejo religioso en Karnak, dedicado al dios que ella consideraba su padre divino, Amón.

Quizás la expresión material más famosa del concepto de la mujer rey de Hatshepsut es cómo eligió representar visualmente su forma física. Las primeras representaciones siguieron las convenciones de las reinas. Luego vino un cambio significativo: el cuerpo femenino de Hatshepsut recibió accesorios faraónicos masculinos que incluían tocado y barba. Las estatuas posteriores son indistinguibles de las de los faraones masculinos, pero sus inscripciones utilizan formas femeninas. Hatshepsut no pretendía ser un hombre, sino que adquirió la confianza suficiente para utilizar los tropos clásicos de las imágenes faraónicas: esta fue una declaración de que estaba en el apogeo de su poder. Este dualismo masculino / femenino no era nuevo. Los faraones masculinos incorporaron aspectos visuales de las diosas femeninas cuando fue apropiado. El faraón encarnaba la unidad, ya fuera la unión entre el Alto y el Bajo Egipto (de ahí la referencia a Egipto como las Dos Tierras) o masculino y femenino. Hatshepsut combinó ambos de una manera única, todavía firmemente asentada dentro de las imágenes tradicionales egipcias.

Hatshepsut continuó la tradición faraónica de expediciones militares y diplomáticas. Usó una expedición al Reino de Punt como una oportunidad para traer de regreso materiales y bienes exóticos, como árboles de mirra, para dedicarlos a su divino padre Amón. Los relieves de Hatshepsut la mostraban como una esfinge pisoteando a sus enemigos. También se advirtió a los enemigos internos potenciales sobre los peligros de oponerse a Hatshepsut:

"El que le rinda homenaje, vivirá; el que blasfeme contra su Majestad, blasfeme, morirá".

La lealtad al faraón era obligatoria para mantener maat. A juzgar por el esplendor de algunas de las tumbas de sus oficiales, Hatshepsut también recompensó generosamente a quienes tenían fe en su realeza.

¿Qué pasó con Thutmosis III durante este tiempo? Parece que, aunque las acciones de Hatshepsut significaron que desempeñó un papel menor, su relación fue amistosa. Hatshepsut confiaba en él lo suficiente como para nombrarlo jefe del ejército. Sus monumentos enfatizaron su papel inferior: se la mencionaba con más frecuencia, se la mostraba de pie frente a él, se la representaba con la prestigiosa "doble corona" más a menudo y, en una escena, se le mostraba adorándola a ella y a la poderosa diosa Hathor. En ningún momento Hatshepsut negó que Thutmosis III fuera corregente o buscara reemplazarlo, pero al convertirse en faraón, rechazó el camino esperado para los corregentes temporales.

Hatshepsut murió a los cincuenta. Originalmente enterrada junto a su padre, Thutmose I, su cuerpo se conmovió cuando se creó una nueva tumba para él. Su momia ha sido identificada recientemente, y el análisis parece mostrar que sufría de diabetes y probablemente murió de cáncer de huesos.

Después de su muerte, Thutmosis III tuvo un reinado largo y exitoso. El legado de Hatshepsut se aceptó sin dificultad durante dos décadas. Las actitudes cambiaron cuando Thutmosis III nombró a su hijo, Amenhotep II, como corregente. De repente, Hatshepsut se reformuló como un pasivo peligroso. En muchos de sus monumentos más importantes se llevó a cabo una brutal campaña de destrucción y mutilación. Su cartucho fue arrancado de inscripciones, su imagen se desprendió de los relieves y las esculturas de ella fueron derribadas o se eliminaron los elementos faraónicos masculinos. Este asalto a su memoria física no fue extenso, muchos monumentos más pequeños quedaron intactos. Apuntaron al más grande e impresionante de sus logros arquitectónicos donde Hatshepsut era más visible públicamente y, por lo tanto, más peligrosa. La severidad de esta acción solo fue igualada por el trato que se le dio dos siglos después al rey hereje, Akhenaton, cuyas reformas religiosas sacudieron a la sociedad egipcia.

Durante un tiempo, muchos egiptólogos asumieron que esta acción vengativa fue emprendida por Thutmosis III en represalia por haber sido forzada a la humillante posición de corregente menor de una mujer. Sin embargo, esta teoría no tiene en cuenta el momento de la destrucción, ¿por qué esperar todos esos años? Tampoco concuerda con la relación aparentemente amistosa entre Hatshepsut y Thutmose III a lo largo de la corregencia.

En general, los académicos, particularmente durante la mitad del siglo XX, se apresuraron a culpar al género de Hatshepsut por lo que percibieron como sus fallas. Su uso de imágenes corporales masculinas se sugirió como un intento de engañar a la sociedad egipcia, de una manera aparentemente análoga a la leyenda del Papa Juana. Algunos la describieron como intrigante y demasiado ambiciosa, que luchaba por quitarle el poder al rey legítimo. Hatshepsut incluso fue criticada por no seguir políticas adecuadamente militaristas debido a su feminidad. Otros se centraron en encontrar el poder real (masculino) detrás del trono: un candidato favorito era su Royal Steward, Senenmut.

Algunos argumentos se hicieron desde una posición de ignorancia. Una mayor excavación ha descubierto más evidencia sobre el reinado de Hatshepsut. Ha demostrado que Hatshepsut siguió un camino de realeza muy similar al de los faraones masculinos más famosos. Otros argumentos, sin embargo, traicionan ideas preconcebidas sobre el papel de la mujer en el Antiguo Egipto, ideas que no están confirmadas por la evidencia. En comparación con las sociedades contemporáneas, las mujeres egipcias tenían mejores derechos legales, un papel más importante en la vida pública, participaban más ampliamente en las actividades económicas y recibían los mismos pagos o privilegios que los hombres por realizar la misma tarea. Las supervisoras, gobernadoras y jueces están atestiguadas. Por supuesto, el Antiguo Egipto no fue una utopía femenina, pero tampoco se puede demostrar que una faraona fuera considerada intrínsecamente peligrosa. No se tomaron medidas equivalentes para borrar el nombre de Sobekneferu o cualquier otra faraona. Los hijos eran preferidos a las hijas para la sucesión, pero un faraón masculino era claramente muy deseable, no esencial.

Entonces, ¿por qué se hicieron tantos esfuerzos para profanar los logros de Hatshepsut y borrar su nombre? La respuesta es porque Hatshepsut era peligrosa para Thutmosis III y Amenhotep II, no por su género sino porque había demostrado el poder que la realeza no faraónica podía ejercer. Amenhotep II era, como su padre y su abuelo, también hijo de una esposa menos prestigiosa, y su madre no era de la realeza. Había que asegurar su legitimidad frente a los rivales familiares. Este miedo puede explicar por qué Amenhotep II decidió no registrar los nombres de sus reinas; esperaba que tal acción pudiera evitar que surgiera el mismo problema para su propio sucesor. Esta estrategia no tuvo éxito: un hijo menor usurpó a su sucesor elegido. Tampoco impidió la adhesión de otra faraona poco más de un siglo después del reinado de Hatshepsut.

Que la erradicación del nombre de Hatshepsut tuviera la intención de proteger a Amenhotep II explica por qué sucedió después de que se convirtió en corregente. Los funcionarios de Hatshepsut probablemente ya habían fallecido en ese momento, lo que elimina una posible fuente de disidencia. La destrucción de su memoria no fue un frenesí vengativo nacido de la misoginia, sino un acto político fríamente calculado, ventajoso para sus sucesores inmediatos.

La recepción moderna de Hatshepsut sigue siendo mixta. En muchas ocasiones, su vida es juzgada por estándares que no se aplican a los faraones masculinos. La entrada de Wikipedia de Hatshepsut comienza casi de inmediato con especulaciones sobre su relación con su mayordomo real, presentada como motivo de su ascenso al poder. Otros han podido celebrar sus logros por sus propios méritos y aceptar a Hatshepsut como uno de los faraones más exitosos para gobernar el Antiguo Egipto, hombre o mujer. Por ejemplo, durante el proyecto de construcción del metro de El Cairo, su nombre se usó para la tuneladora en honor a sus grandes desarrollos de infraestructura. Obligada a enfrentar los desafíos ideológicos de ascender al trono por medios no convencionales y de ser una reina, Hatshepsut demostró ser peligrosamente capaz de controlar la compleja política del Antiguo Egipto para cumplir el papel de faraón.

Otras lecturas

Grimal, Nicolas (Ian Shaw, trad.). 1992. Historia del Antiguo Egipto. Oxford y Cambridge (Massachusetts): Blackwell

Shaw, Ian. (ed.) 2000. La Historia de Oxford del Antiguo Egipto. Oxford: Prensa de la Universidad de Oxford


Cartuchos 2

Una vez más, hace unos 20 años, en los Santuarios de Thutmosis III, Luxor
Aunque aparentemente construido por Hatshepsut, hay muchos Cartouches de Ramsés II en las columnas y dinteles.
También estaban estos. Uno tiene una similitud con el de Ramsés, pero no el otro.
Agradecería tus sugerencias.
Manténgase a salvo, todos y cada uno y cuide a sus vecinos.
TIA
Fof

AlpinLuke

Una vez más, hace unos 20 años, en los Santuarios de Thutmosis III, Luxor
Aunque aparentemente construido por Hatshepsut, hay muchos Cartouches de Ramsés II en las columnas y dinteles.
También estaban estos. Uno tiene una similitud con el de Ramsés, pero no el otro.
Agradecería tus sugerencias.
Manténgase a salvo, todos y cada uno y cuide a sus vecinos.
TIA
Fof
Ver archivo adjunto 28302 Ver archivo adjunto 28303

AlpinLuke

Era raro que dos Monarcas usaran el mismo Nombre de Trono y esto sucedió a una gran distancia temporal. Tenga en cuenta que los habitantes de KmT [Antiguo Egipto] solían conocer a sus Soberanos con su Nombre de Trono [Juncia y Abeja], no con su Nombre de Nacimiento. Entonces él era Kheperkara para ellos.

Cuando esto sucedía en una sucesión, generalmente el Monarca era el mismo. como cuando Neferkheperure Amenhotep se convirtió en Neferkheperure Akhenaton o cuando Nebkheperure Tutankhaten se convirtió en Nebkheperure Tutankhamen.


Familia

Thutmose II era hijo de Thutmose I y una esposa menor, Mutnofret. Puede casarse con su media hermana completamente real, Hatshepsut, para asegurar su reinado. Sus ejércitos detuvieron las rebeliones en Nubia y el Levante y derrotaron a un grupo de beduinos nómadas. Pero estas campañas fueron dirigidas por el rey y los generales apóstoles, y no por el mismo Thutmosis II. Esto se ve a menudo como evidencia de que Thutmosis II todavía era un niño cuando se convirtió en rey. Thutmosis II engendró a Neferure con Hatshepsut, y un heredero varón, el famoso Thutmosis III, por una esposa menor llamada Iset antes de su muerte.

Algunos arqueólogos creen que Hatshepsut era el poder real detrás del trono durante el gobierno de Thutmosis II y # x2019s. Las políticas internas y externas eran similares y afirmó que su padre quería que gobernaran juntos. Se la representa en varias escenas de un portal de Karnak que data del reinado de Thutmosis II y aposs, tanto junto con su esposo como sola. [1] Más tarde, ella misma se coronó Faraón varios años después del gobierno de su esposo y un joven sucesor, Thutmosis III. & quot; Los agentes de la reina y aposs en realidad reemplazaron el nombre del niño rey & aposs en algunos lugares con sus propios cartuchos & quot; en la puerta de entrada. [2]

El historiador antiguo Manetón escribió que Thutmosis II gobernó durante 13 años. Esta cifra es muy controvertida entre los estudiosos. Algunos historiadores modernos creen que gobernó durante solo tres años. [3]


Contenido

Thutmose II era hijo de Thutmose I y una esposa menor, Mutnofret. Puede casarse con su media hermana completamente real, Hatshepsut, para asegurar su reinado. Sus ejércitos detuvieron las rebeliones en Nubia y el Levante y derrotaron a un grupo de beduinos nómadas. Pero estas campañas fueron dirigidas por los generales del rey, y no por el propio Thutmosis II. Esto se ve a menudo como evidencia de que Thutmosis II todavía era un niño cuando se convirtió en rey. Thutmosis II engendró a Neferure con Hatshepsut, y un heredero varón, el famoso Thutmosis III, por una esposa menor llamada Iset antes de su muerte.

Algunos arqueólogos creen que Hatshepsut era el poder real detrás del trono durante el gobierno de Thutmosis II. Las políticas internas y externas eran similares y afirmó que su padre quería que gobernaran juntos. Se la representa en varias escenas de una entrada de Karnak que data del reinado de Thutmosis II, tanto junto con su esposo como sola. Ώ] She later had herself crowned Pharaoh several years into the rule of her husband's young successor Thutmose III. "The queen's agents actually replaced the boy king's name in a few places with her own cartouches" on the gateway. & # 912 & # 93

The ancient historian Manetho wrote that Thutmose II ruled for 13 years. This figure is highly disputed among scholars. Some modern historians believe he ruled for only three years. Α]


Throne name (prenomen)

The pharaoh's throne name, the first of the two names written inside a cartouche, with the title nsw-bity (nesu-bity, nesw-bit, nswt-bjtj). It means "S/He of the Sedge and Bee". This is often translated as "King of Upper and of Lower Egypt", as the sedge and bee were symbols for Upper and Lower Egypt. & # 912 & # 93

El término nsw-bity may be from the Berber word for "strong man ruler".(Schneider 1993)

The epithet neb tawy, "Lord of the Two Lands", meaning the valley and delta regions of Egypt was also often used.


Burial [ edit ]

Excavation work in the looted NRT V Tanite tomb of Shoshenq III revealed the presence of two sarcophagi: one inscribed for Usermaatre-setepenre Shoshenq III and the other being an anonymous sarcophagus. The unmarked sarcophagus, however, ‘was clearly a secondary introduction’ according to its position in the tomb. ⎗] In the Tanite tomb's debris, several fragments were found from one or two canopic jars bearing the cartouches of a Hedjkheperre Shoshenq. Rohl had pointed out that the Staatliche Museum in Berlin possessed a canopic chest for Hedjkheperre Shoshenq I and that these jars from the tomb of Shoshenq III were too large to fit inside the Berlin canopic chest. Rohl ‘used the evidence of the jars as the key element of his theory that there were indeed two Hedjkheperre Shoshenqs’. Ε] Dodson noted that the Tanite canopic vessels bear the name ‘Hedjkheperre-Setpenre-meryamun-sibast-netjerheqaon’ and, since the epithet netjerheqaon ('god ruler of Heliopolis') was never employed by the 22nd Dynasty kings until the reign of Shoshenq III, this is clear evidence that the new Shoshenq IV was buried in Shoshenq III's Tanite tomb and must have succeeded this king. ⎘] It also establishes that the king buried in the second sarcophagus in Shoshenq III's tomb was certainly not Shoshenq I. Dodson was initially reluctant to accept Rohl's proposal for a second Hedjkheperre Shoshenq but his own research into the archaeological evidence led him to revise his opinion:

“Having implicitly rejected such a conclusion in 1986, further study of the canopic fragments as part of my general treatment of royal canopics has now led me rather to support the existence of two Shoshenqs with the prenomen Hedjkheperre.” & # 917 & # 93


Aakheperenre Thutmose II, Pharaoh of Egypt

Thutmose II was the son of Thutmose I and a minor wife, Mutnofret. He was, therefore, a lesser son of Thutmose I and chose to marry his fully royal half-sister, Hatshepsut, in order to secure his kingship. While he successfully put down rebellions in Nubia and the Levant and defeated a group of nomadic Bedouins, these campaigns were specifically carried out by the king's Generals, and not by Thutmose II himself. This is often interpreted as evidence that Thutmose II was still a minor at his accession. Thutmose II fathered Neferure with Hatshepsut, but also managed to father a male heir, the famous Thutmose III, by a lesser wife named Iset before his death.

Some archaeologists believe that Hatshepsut was the real power behind the throne during Thutmose II’s rule because of the similar domestic and foreign policies which were later pursued under her reign and because of her claim that she was her father’s intended heir. She is depicted in several raised relief scenes from a Karnak gateway dating to Thutmose II's reign both together with her husband and alone.[1] She later had herself crowned Pharaoh several years into the rule of her husband's young successor Thutmose III this is confirmed by the fact that "the queen's agents actually replaced the boy king's name in a few places with her own cartouches" on the gateway.[2]

[edit]Dates and length of reign

Manetho's Epitome refers to Thutmose II as "Chebron" (which is a reference to his prenomen, Aakheperenre) and gives him a reign of 13 years, but this figure is highly disputed among scholars. Some Egyptologists prefer to shorten his reign by a full decade to only 3 years because his highest Year Date is only a Year 1 II Akhet day 8 stela.[3] The reign length of Thutmose II has been a controversial and much debated topic among Egyptologists with little consensus given the small number of surviving documents for his reign, but a 13-year reign is preferred by older scholars while newer scholars prefer a shorter 3-4 year reign for this king due to the minimal amount of scarabs and monuments attested under Thutmose II. It is still possible to estimate when Thutmose II's reign would have begun by means of a heliacal rise of Sothis in Amenhotep I's reign, which would give him a reign from 1493 BC to 1479 BC,[4] although uncertainty about how to interpret the rise also permits a date from 1513 BC to 1499 BC,[5] and uncertainty about how long Thutmose I ruled could also potentially place his reign several years earlier still. Nonetheless, scholars generally assign him a reign from 1493 or 1492 to 1479.[6][7]

[edit]Argument for a short reign

Ineni, who was already aged by the start of Thutmose II's reign, lived through this ruler's entire reign into that of Hatshepsut.[8] In addition, Thutmose II is poorly attested in the monumental record and in the contemporary tomb autobiographies of New Kingdom officials. A clear count of monuments from his rule, which is the principal tool for estimating a king's reign when dated documents are not available, is nearly impossible because Hatshepsut usurped most of his monuments, and Thutmose III in turn reinscribed Thutmose II's name indiscriminately over other monuments.[9] However, apart from several surviving blocks of buildings erected by the king at Semna, Kumma and Elephantine, Thutmose II's only major monument consists of a limestone gateway at Karnak that once lay at the front of the Fourth Pylon's forecourt. Even this monument was not completed in Thutmose II's reign but in the reign of his son Thutmose III which hints at "the nearly ephemeral nature of Thutmose II's reign."[10] The gateway was later dismantled and its building blocks incorporated into the foundation of the Third Pylon by Amenhotep III.[11]In 1987, Luc Gabolde published an important study which statistically compared the number of surviving scarabs found under Thutmose I, Thutmose II and Hatshepsut.[12] While monuments can be usurped, scarabs are so small and comparatively insignificant that altering their names would be impractical and without profit hence, they provide a far better insight into this period. Hatshepsut's reign is believed to have been for 21 years and 9 months. Gabolde highlighted, in his analysis, the consistently small number of surviving scarabs known for Thutmose II compared to Thutmose I and Hatshepsut respectively for instance, Flinders Petrie's older study of scarab seals noted 86 seals for Thutmose I, 19 seals for Thutmose II and 149 seals for Hatshepsut while more recent studies by Jaeger estimate a total of 241 seals for Thutmose I, 463 seals for Hatshepsut and only 65 seals for Thutmose II.[13] Hence, unless there was an abnormally low number of scarabs produced under Thutmose II, this would indicate that the king's reign was rather short-lived. On this basis, Gabolde estimated Thutmose I and II's reigns to be approximately 11 and 3 full years, respectively. Consequently, the reign length of Thutmose II has been a much debated subject among Egyptologists with little consensus given the small number of surviving documents for his reign.

[edit]Argument for a long reign

Thutmose's reign is still traditionally given 13 or 14 years. Although Ineni's autobiography can be interpreted to say that Thutmose reigned only a short time, it also calls Thutmose a "hawk in the nest," indicating that he was perhaps a child when he assumed the throne.[14] Since he lived long enough to father two children--Neferure and Thutmose III--this suggests that he may have had a longer reign of 13 years in order to reach adulthoood and start a family. The German Egyptologist, J. Von Beckerath, uses this line of argument to support the case of a 13-year reign for Thutmose II.[15] Alan Gardiner noted that at one point, a monument had been identified by Georges Daressy in 1900[16] which was dated to Thutmose's 18th year, although its precise location has not been identified.[17] This inscription is now usually attributed to Hatshepsut, who certainly did have an 18th year. von Beckerath observes that a Year 18 date appears in a fragmentary inscription of an Egyptian official and notes that the date likely refers to Hatshepsut's prenomen Maatkare, which had been altered from Aakheperenre Thutmose II, with the reference to the deceased Thutmose II being removed.[18] There is also the curious fact that Hatshepsut celebrated her Sed Jubilee in her Year 16 which von Beckerath believes occurred 30 years after the death of Thutmose I, her father, who was the main source of her claim to power. This would create a gap of 13 to 14 years where Thutmose II's reign would fit in between Hatshepsut and Thutmose I's rule.[19]

Upon Thutmose's coronation, Kush rebelled, as it had the habit of doing upon the transition of Egyptian kingship. The Nubian state had been completely subjugated by Thutmose I,[20] but some rebels from Khenthennofer rose up, and the Egyptian colonists retreated into a fortress built by Thutmose I.[21] On account of his relative youth at the time, Thutmose II dispatched an army into Nubia rather than leading it himself, but he seems to have easily crushed this revolt with the aid of his father's military generals.[22]

Thutmose also seems to have fought against the Shasu Bedouin in the Sinai, in a campaign mentioned by Ahmose Pen-Nekhbet.[23] Although this campaign has been called a minor raid, there is a fragment which was recorded by Kurt Sethe which records a campaign in Upper Retenu, or Syria, which appears to have reached as far as a place called Niy where Thutmose I hunted elephants after returning from crossing the Euphrates.[24] This quite possibly indicates that the raid against the Shasu was only fought en route to Syria.[25]

Thutmose II's mummy was discovered in the Deir el-Bahri cache, revealed in 1881. He was interred along with other 18th and 19th dynasty leaders including Ahmose I, Amenhotep I, Thutmose I, Thutmose III, Ramesses I, Seti I, Ramesses II, and Ramesses IX, as well as the 21st dynasty pharaohs Psusennes I, Psusennes II, and Siamun.

The mummy was unwrapped by Gaston Maspero on July 1, 1886. There is a strong familial resemblance to the mummy of Thutmose I, his likely father, as the mummy face and shape of the head are very similar. The body of Thutmose II suffered greatly at the hands of ancient tomb robbers, with his left arm broken off at the shoulder-joint, the forearm separated at the elbow joint, and his right arm chopped off below the elbow. His anterior abdominal wall and much of his chest had been hacked at, possibly by an axe. In addition, his right leg had been severed from his body.[26] All of these injuries were sustained post-mortem, though the body also showed signs that Thutmose II did not have an easy life, as the following quote by Gaston Maspero attests:

He had scarcely reached the age of thirty when he fell a victim to a disease of which the process of embalming could not remove the traces. The skin is scabrous in patches, and covered with scars, while the upper part of the skull is bald the body is thin and somewhat shrunken, and appears to have lacked vigour and muscular power.[27]


Ver el vídeo: The pharaoh that wouldnt be forgotten - Kate Green